Deportes
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Va a ser un gran juego, la gente estará segura: Torres López

Reportan otro tiroteo cerca del estadio TSM; mil policías vigilarán el encuentro
Leopoldo Ramos y Lilia Angélica Ovalle
Corresponsales
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. a14

Torreón, Coah., 9 de septiembre. A unas horas de iniciar el partido entre Santos y Chivas, un nuevo tiroteo sucedió en las inmediaciones del Territorio Santos Modelo (TSM), a pesar de que las autoridades habían anunciado la participación de más de mil policías para reforzar la seguridad, en torno al inmueble, para los más de 20 mil aficionados.

El enfrentamiento, confirmado por las autoridades, ocurrió a las 18:33 horas de este viernes. La Fiscalía General del Estado a través de su cuenta de Twitter informó de una balacera en la carretera Torreón-Francisco I. Madero en la que no se reportaron lesionados ni muertos. El suceso obligó a cancelar una rueda de prensa convocada a las 19 horas en la que participarían el gobernador Jorge Torres López, el fiscal del estado Jesús Torres Charles y el alcalde Eduardo Olmos Castro.

En una entrevista previa el gobernador Jorge Torres Lópezdeclaró: “Estamos seguros que va a ser un gran juego y sobre todo, que va a ganar el Santos y que toda la gente que asista va a estar tranquila y segura; yo mismo estaré por ahí.

No quisiera dar el número de los elementos (que participarán), pero sí hay una cantidad importante de elementos de la Policía Federal, hablé directamente con el secretario (de Seguridad Pública) Genaro García Luna y nos apoyó de forma importante, agregó.

El 20 de agosto pasado hubo escenas de pánico entre los más de 20 mil asistentes, jugadores y sus familiares, cuando hombres armados dispararon en contra del Territorio Santos Modelo tras atacar una patrulla de la policía municipal que se encontraba afuera del inmueble.

Los asistentes se refugiaron entre las butacas e irrumpieron en el campo de juego.

Diez días después hubo otro tiroteo frente al estadio cuando hombres armados emboscaron a policías municipales, pero esta vez no había juego.