Política
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Implicado en la red de corrupción que involucraba al prófugo Néstor Moreno Díaz

Arturo Hernández, segundo ex funcionario de CFE imputado de corrupción en EU
Israel Rodríguez J.
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 14

Arturo Hernández Álvarez, quien fue director de operaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hasta abril de 2007, es el segundo funcionario que es imputado por las autoridades de Estados Unidos de participar en la intrincada red de corrupción que involucraba a Néstor Moreno Díaz, ex director de operaciones de la CFE, actualmente prófugo de la justicia tras haber sido detenido por personal de la Procuraduría General de la República (PGR), acusado de enriquecimiento ilícito, y horas después liberado mediante un amparo.

Arturo Hernández Álvarez fue identificado en un acta de la corte de distrito de California en octubre de 2009 por haber recibido sobornos a cambio de otorgar contratos de arrendamiento de plantas de emergencia a la empresa Azusa, de California.

Otros funcionarios de la CFE identificados por autoridades estadunidenses de recibir sobornos son Carlos Rovira Baker y Gustavo Santiago Torres.

Pesquisas sin avance

El titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Salvador Vega Casillas, informó en su momento que el 16 de agosto de 2010, se abrió una investigación sobre la corrupción de funcionarios de la CFE porque no recibieron información del proceso judicial abierto inicialmente en Estados Unidos.

Actualmente están abiertas en la SFP dos líneas de investigación. La primera a cargo de esta dependencia, la cual se relaciona con la situación patrimonial de los involucrados. La segunda, la lleva a cabo el órgano de control de la CFE, que indaga el tema de los contratos. Sin embargo, a más de un año de abiertas las pesquisas la SFP no ha informado en qué etapa del proceso van estas indagaciones.

Arturo Hernández Álvarez, funcionario jubilado de la CFE, presuntamente recibió sobornos de ABB para obtener contratos que generaron ingresos a esa empresa extranjera por más de 81 millones de dólares y se suma a la intrincada red de corrupción de la que aparentemente formaban parte otros altos funcionarios de CFE.

Irregularidades documentadas

Desde hace una década los reporteros Miriam Posada y Emilio Lomas documentaron una serie de irregularidades en la CFE (www.jornada.unam.mx/2001/04/13/013n1eco.html y www.jornada.unam.mx/2001/05/06/mas-nuevas.html), en las que ya estaban involucrados Arturo Hernández y Néstor Moreno, funcionarios que gozaron de gran prestigio durante la larga gestión de Alfredo Elías Ayub.

En esas investigaciones se señala, por ejemplo, que el entonces subdirector de Transformación y Control de la CFE, Néstor Moreno Díaz, liberó ilegalmente a Sistemas Eléctricos de Potencia, Automatización y Control (SEPAC) de sus compromisos legales contraídos con la CFE, y en una situación inédita provocó que este proveedor demandara civilmente a la paraestatal.

La Comisión de Intercambio y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) presentó cargos y sancionó a la compañía suiza de ingeniería ABB Ltd. por conspiración y por violar la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), luego de utilizar a subsidiarias para pagar sobornos en México a cambio de millonarios contratos.

Según la denuncia que se remonta a una investigación para el periodo 1999-2004 señalan que estos sobornos fueron canalizados a través del agente de ABB NM y otras dos agencias en México, siendo registradas en los libros como pagos de comisiones y servicios en proyectos en el país.

Según la denuncia, los pagos ilícitos incluyeron cheques a empleados de la CFE, sobornos en efectivo y un crucero al Mediterráneo para los empleados y sus esposas, a cambio de contratos que generaron entre 80 y 90 millones de dólares a ABB.

Por este caso, el pasado 25 de enero de este año ABB acordó entregar a la CFE 2.3 millones de dólares por concepto de daños y perjuicios, cifra equivalente al dinero que entregó a funcionarios en México, más intereses.