Política
Ver día anteriorSábado 10 de septiembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En reunión en Los Pinos, Calderón reitera reconocimiento de una sola China

Condena el Dalai Lama el uso de la violencia para frenar el terrorismo

Tristes, las noticias que surgen de México; la corrupción genera injusticia, sostiene

Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de septiembre de 2011, p. 19

El presidente Felipe Calderón se reunió ayer en privado con el XIV Dalai Lama, Tenzin Gyatso, a quien reiteró el apego del gobierno de México al principio de una sola China y el reconocimiento a la soberanía de esa república popular sobre la región autónoma del Tíbet.

Al respecto, en conferencia de prensa posterior, el líder espiritual tibetano exiliado no ofreció detalles, sólo señaló que la reunión fue buena y amistosa, y (Calderón) me preguntó sobre la situación del Tíbet.

En tanto, la Presidencia de la República, a través de un comunicado, informó que el jefe del Ejecutivo expresó a Tenzin Gyatso, premio Nóbel de la Paz 1989, que comparte con él los valores de tolerancia, solidaridad, respeto a la persona humana y paz.

Sin embargo, no se detalló cuál fue el mensaje del Dalai Lama durante su estancia, de más de una hora, en la residencia de Los Pinos, a la cual llegó y se retiró en helicóptero.

Luego de la junta con Calderón, el líder religioso, como parte de una tercera visita al país, sostuvo un encuentro con la prensa, en el que condenó la utilización de la violencia para frenar las acciones de terrorismo o de agresión, y lamentó que en ocasiones los líderes quieran resolver estos problemas “recurriendo a la violencia, pues advirtió que con eso no se soluciona el problema de fondo, porque hay que encararlo, considerando las razones fundamentales por las cuales pudo haber ocurrido, y cuando lo analizamos vemos que hay una carencia de valores éticos y morales.

A la pregunta sobre un mensaje a la población que sufre violencia en el contexto del combate al narcotráfico, el Dalai Lama expresó que México no es el único país que sufre estos problemas y llamó a la población a no desalentarse, a no perder el coraje y la fuerza y, sobre todo, a no enfrentar las situaciones con pesimismo, pues de esa manera, dijo, es más difícil remontarlas.

Aunque insistió que desde su primera visita –hace 22 años– percibió que los mexicanos son agradables, dijo que en años recientes las noticias que surgen del país son tristes y aseveró que la carencia de valores morales y éticos y la corrupción son las raíces que generan injusticia en el mundo.

Finalmente, sostuvo que la responsabilidad de crear un siglo mejor y una sociedad más justa está en los jóvenes, a quienes instó a construir en vez de destruir.