Economía
Ver día anteriorDomingo 9 de octubre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Exige el organismo reformas estructurales mucho más estrictas para evitar la moratoria

Son insuficientes para el FMI medidas de austeridad adoptadas por Grecia

Representante del Fondo desestima comunicado del gobierno sobre acuerdo para la ayuda

Afp, Dpa y Reuters
 
Periódico La Jornada
Domingo 9 de octubre de 2011, p. 27

Berlín, 8 de octubre. Grecia está en una encrucijada y tendrá que implementar reformas estructurales mucho más estrictas para evitar una cesación de pagos, dijo el jefe de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Atenas, Poul Thomsen, según fue citado por un diario alemán este sábado. El comentario sugiere que aún no está claro si las conversaciones en curso sobre un vital tramo de asistencia para Grecia concluirán en forma positiva, ante las dudas sobre su disposición para aplicar reformas, en un contexto de huelgas y disturbios.

Añadió que las necesidades de préstamo de Grecia serán mayores que las previstas actualmente y los tenedores de bonos privados o institucionales tendrán que pagar la cuenta. Los líderes de la Unión Europea acordaron en julio ofrecer un segundo rescate a Grecia de más de 109 mil millones de euros (147 mil millones de dólares) para ayudar al país a pagar sus deudas hasta 2020.

Grecia está en una encrucijada, dijo Thomsen, citado por el Welt am Sonntag. Está claro que el programa no funcionará si las autoridades no toman la senda que requiere reformas estructurales mucho más estrictas que aquellas que hemos visto hasta ahora, sostuvo. El viernes, el FMI desestimó un comunicado del gobierno griego que decía que ya se había completado el acuerdo sobre la ayuda.

Va a ser dos pasos adelante y uno atrás, dijo Thomsen. El gobierno griego entiende que muchos de los cambios más difíciles vienen más adelante. Al mismo tiempo, el malestar político y social está creciendo, comentó.

Atenas podría quedarse sin fondos a mediados de noviembre si no se desembolsa el nuevo tramo de asistencia por unos 8 mil millones de euros, aumentando el riesgo de un incumplimiento de pagos que hundiría a la zona euro aún más en una crisis que golpea a los mercados mundiales.

Los inspectores del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), conocidos como la troika, reanudaron la semana pasada su revisión del avance griego bajo un plan de rescate multimillonario, tras haber dejado Atenas cuatro semanas antes en medio del desacuerdo sobre cómo arreglar las finanzas del país. Adelantaron que el resultado de la auditoría de las cuentas del país será positivo pero que quedaba trabajo pro hacer.

Después de aprobarse el segundo paquete de rescate en julio a los tenedores de bonos privados se les pidió que participaran en el rescate como parte de la implicación del sector privado (PSI, por sus siglas en inglés), en la que aceptaban pérdidas por 21 por ciento en sus tenencias de deuda griega.

Pero las necesidades de financiación de Grecia podrían ser aún mayores, según dijo el representante del país ante el FMI. Panadiotis Roumeliotis, en una entrevista con el diario financiero Imerisia. Las necesidades de financiación serán mayores, principalmente por la recesión mayor a lo esperado (en Grecia) y el resultado de la PSI, expresó.

La brecha financiera tendrá que cubrirse o bien aumentando el préstamo de 109 mil millones de euros acordado el 21 de julio o a través de una restructuración de la deuda privada, citó el funcionario griego.