Economía
Ver día anteriorJueves 27 de octubre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Cerca, la meta de evitar la bancarrota del país; se busca ubicar su débito en 120% del PIB

Acuerda Europa con la banca quita de 50% a la deuda griega

Líderes de la eurozona multiplicarán en 4 veces el fondo para la estabilidad financiera, con el propósito de situarlo en un billón de euros, según el borrador de la cumbre de emergencia

Foto
El primer ministro de Italia Silvio Berlusconi; la canciller alemana Angela Merkel; el primer ministro griego, Georgios Papandreou y la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning Schmidt, en la cumbre de emergencia de la Unión Europea que se celebró en BruselasFoto Reuters
Reuters, Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Jueves 27 de octubre de 2011, p. 29

Bruselas, 26 de octubre. La eurozona consiguió que los bancos acreedores de Grecia aceptaran una quita de 50 por ciento de la deuda de ese país, eliminando así el último obstáculo de un ambicioso plan de respuesta a la crisis de la deuda, informó un diplomático durante las últimas horas de negociación de este día. Hay acuerdo, indicó la fuente.

Antes, varios diplomáticos cercanos a las negociaciones habían anunciado que estaba cercano un compromiso de los bancos. Bancos y aseguradoras renunciarán, según el acuerdo, a 50 por ciento de sus demandas. De esta forma, parece más cercano el objetivo de evitar la bancarrota griega. Previamente, en el edificio del Consejo de Ministros se desarrollaron duras negociaciones de varias horas con los representantes de los bancos.

Los países de la eurozona se vieron obligados a actuar porque la deuda del país ya no era viable. Según los pronósticos, Atenas podría llegar el año que viene a una deuda pública de 170 por ciento de su producto interno bruto, un récord para Europa. Con este convenio se espera que se ubique en menos de 120 por ciento de aquí a 2020.

Grecia reducirá su deuda en 100 mil millones de euros

En rueda de prensa al término de la cumbre extraordinaria, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció que el segundo rescate a Grecia ascenderá a 100 mil millones de euros, después de que la banca aceptó pérdidas nominales de 50 por ciento sobre la deuda de ese país.

La condonación de la mitad de la deuda griega permitirá al país heleno reducir en 100 mil millones de euros su deuda y rebajar en 2020 a 120 por ciento del PIB su deuda pública, indicó.

Ya en julio la zona euro había logrado que bancos y aseguradoras aceptaran una quita de 21 por ciento para el nuevo paquete de ayuda para Grecia. Debido a la mala situación económica del país, este porcentaje tuvo que ser ampliado.

La Unión Europea había acordado recapitalizar a sus bancos, que deberán elevar su ratio de capital propio de 5 a 9 por ciento de sus activos para el 30 de junio de 2012.

Además, los líderes de la zona euro intentan multiplicar en cerca de cuatro veces la capacidad de su fondo de rescate para llegar a un billón de euros. Los detalles de cómo planean evitar que empeore la crisis de deuda de Europa no se definirán hasta el mes próximo, dijeron fuentes.

Poco antes del comienzo de la cumbre de emergencia, el nuevo líder del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, le dio a la eurozona un salvavidas, al señalar que el banco seguirá comprando los bonos de Estados en problemas para combatir las turbulencias en los mercados financieros.

Un borrador del comunicado de la cumbre conocido el miércoles indica que se consideran dos opciones para apalancar el fondo de 440 mil millones de euros (600 mil millones de dólares) diseñado para ayudar a los países más endeudados y contener los ataques del mercado.

Si el borrador es adoptado con pocos cambios, la segunda cumbre de la zona euro en cuatro días habrá resaltado sus intenciones, pero también habrá fracasado en producir un plan detallado para incrementar el fondo, recapitalizar a los bancos y reducir la deuda griega a niveles sostenibles, pese a las garantías de Francia y Alemania de que se alcanzaría una solución amplia.

Una propuesta sería crear un vehículo de inversión para propósitos especiales para acudir a países e inversionistas privados, como China y fondos de riqueza del Medio Oriente, para que compren bonos de países en problemas de la eurozona.

Otro método para aumentar el tamaño del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF) le permitiría usar garantías parciales a compradores de deuda de la zona. Ambas opciones podrían utilizarse simultáneamente, en un mecanismo donde también podría ayudar el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se pedirá a los ministros de Finanzas de la eurozona que finalicen los términos de las condiciones en noviembre, según el borrador del comunicado. Una fuente de la UE explicó que se esperaba que el fondo de rescate sea apalancado en cuatro veces, para situarlo en alrededor de un billón de euros.

Avanza en la dirección correcta pero va a ser decepcionante para el mercado, especialmente dado el énfasis que las autoridades pusieron para este encuentro, señaló Jessica Hoversen, analista de cambio extranjero con MF Global en Nueva York.

Los bancos europeos necesitarán elevar sus reservas de capital estructural a 9 por ciento, como medida de salud financiera, expuso en conferencia de prensa el primer ministro polaco Donald Tusk.

Los bancos que participaron en las pruebas de tensión crearán un margen de capital adicional que (...) no debería ser menor que 9 por ciento, explicó Tusk, cuyo país tiene la presidencia rotativa de la Unión Europea hasta finalizar el año.

Tusk se refería a las pruebas de tensión realizadas este año, en las que la Autoridad Bancaria Europea midió el bienestar financiero de unos 90 bancos. Muchos inversionistas consideraron esas pruebas demasiado blandas porque no evaluaron el potencial impacto de una posible moratoria en la deuda de Grecia. Este margen debería ser alcanzado para junio del próximo año, agregó.

Un comunicado de la reunión de los líderes de la UE arrojó que las autoridades de supervisión nacional deben asegurarse que los bancos no recorten excesivamente sus carteras de préstamos para cumplir con las reglas más estrictas sobre capital, así como que no congelan los préstamos y presionan una ya débil economía europea hacia una profunda recesión.

Draghi al rescate del BCE

Sobre la compra de bonos que el BCE hará de Estados en problemas para combatir las turbulencias en los mercados financieros, Draghi entregó el mensaje que los mercados financieros esperaban sobre las intenciones del BCE, mientras los líderes de la eurozona buscaban un plan exhaustivo para resolver los problemas de deuda soberana del bloque.

El sistema euro (de bancos centrales) está determinado, con sus medidas no convencionales, para evitar que fallos en los mercados monetarios y financieros creen un obstáculo para la transmisión monetaria, explicó en un documento publicado en Roma.

Draghi, quien sucederá a Jean-Claude Trichet el primero de noviembre en la presidencia del BCE, dejó en claro que las medidas sólo podrían ser temporales, y dijo que dependía de los gobiernos combatir las raíces de la crisis de deuda que comenzó en Grecia dos años atrás.

No obstante, su declaración parecía rechazar la presión del poderoso Bundesbank para que el BCE termine el programa de compra de bonos que este año provocó la renuncia de dos importantes autoridades alemanas de la institución.

Italia

Mientras tanto, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, presentó este miércoles a los líderes europeos un paquete de reformas económicas elaborado a toda prisa, en respuesta a un ultimátum para que tome medidas que impulsen el crecimiento y recorten la enorme deuda pública del país.

No está claro que los líderes reunidos en Bruselas, muy escépticos sobre la capacidad de Berlusconi de dar una respuesta seria, vayan a conformarse con promesas de futuras medidas.