Mundo
Ver día anteriorJueves 3 de noviembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En tres semanas habrá una audiencia para ver si la Suprema Corte le permite apelar

Tribunal de Londres autoriza extradición de Assange a Suecia

El director de Wikileaks dice que en los próximos días definirá su estrategia legal

Foto
Julian Assange, fundador de Wikileaks, abandona la Suprema Corte en Londres al perder ayer una batalla legal para evitar su extradición a Suecia, donde se le acusa de violación y agresión sexualFoto Xinhua
Jerome Taylor
The Independent
Periódico La Jornada
Jueves 3 de noviembre de 2011, p. 29

Londres, 2 de noviembre. Había guardaespaldas privados, simpatizantes anónimos con máscaras de Guy Fawkes, exclamaciones de te amamos, Julian y la obligatoria multitud de paparazzi. Cuando Julian Assange llega a la ciudad, también viene el circo.

Vestido con un elegante traje azul marino y llevando en la solapa una amapola simbólica de la conmemoración de los soldados británicos muertos en la Primera Guerra Mundial, el fundador de Wikileaks ingresó a la Suprema Corte de Justicia este miércoles para escuchar de dos jueces del máximo rango, que se encuentra un paso más cerca de ser extraditado a Suecia para enfrentar acusaciones de haber violado a una mujer y de agredir sexualmente a otra en Estocolmo, el año pasado.

A 11 meses de su primera comparecencia ante la Corte de Westminster, y a casi un año de que Wikileaks publicó los primeros cables diplomáticos secretos de Estados Unidos, dos jueces de la Suprema Corte dictaminaron que la orden de arresto europea emitida por la fiscalía sueca contra el australiano de 40 años es una legal y proporcionada respuesta a la investigación de las acusaciones de que agredió sexualmente a dos mujeres en 2010. A menos que se le permita apelar ante la Suprema Corte, una decisión que se discutirá en una audiencia que se celebrará en tres semanas, es muy probable que Assange esté en un avión camino a Estocolmo para Navidad.

En breve declaración hecha en la escalinata de la Corte, Assange no dio pistas sobre cuál será su estrategia legal, lo que indica que una costosa apelación no será, necesariamente, el próximo paso a seguir.

No he sido acusado de ningún crimen en ningún país, afirmó a periodistas en medio de los flashes de las cámaras. En los próximos días consideraremos nuestras próximas acciones. Sin duda habrá muchos intentos por tratar de manipular el proceso, como ocurrió hoy, pero dichos intentos tendrán que valerse de meros tecnicismos.

El juzgado cuatro de la corte y sus superficies de madera se han vuelto escenario frecuente de extraños sucesos cuando Assange está presente. Como en audiencias previas, las galerías estaban tan repletas de público como los lugares asignados a periodistas. Los guardias de seguridad tuvieron que pedir amablemente a un miembro del público que dejara de exhibir una manta de Wikileaks.

Rudolphe Charlot, de 23 años, originario de Francia, que se dedica a la agricultura orgánica en el sur de Londres, fue encerrado en una celda dos horas y reprendido por los jueces por tomar fotografías de la audiencia con un teléfono celular. A pesar de que ahora está permitido usar celulares para hacer actualizaciones para Internet desde la corte en tiempo real, toda grabación de audio o video aún está prohibida.

Durante el proceso se solicitó a los jueces John Thomas y Duncan Ouseley considerar cuatro cuestiones legales en lo referente a la extradición de Assange: si la orden de arresto sueca fue emitida por una autoridad judicial competente, si las ofensas por las que se le persigue constituyen un crimen en Gran Bretaña, si se considera a Assange un acusado y si la orden de arresto es una respuesta acorde con las alegaciones en su contra. Los jueces respondieron afirmativamente a estos cuatro puntos.

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks