Economía
Ver día anteriorMartes 8 de noviembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Ya se logró despertar a todos en Estados Unidos, expresa un sitio de divulgación

Pese a la amenaza de desalojo, los ocupa marcharon de punta a punta de Manhattan

Gracias al movimiento se debaten en el país cuestiones que antes se evitaban, como la creciente concentración del ingreso y del poder político, dijo el ex secretario del Trabajo, Robert

Foto
En el centro de Moscú, policías rusos detuvieron ayer un activista en una céntrica plaza. El líder de un grupo de oposición, Sergei Udaltsov, dijo que su movimiento es semejante al de Ocupa Wall StreetFoto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 8 de noviembre de 2011, p. 29

Nueva York, 7 de noviembre. Una vez más se sienten los pasos para un posible intento de las autoridades de expulsar a Ocupa Wall Street de la Plaza Libertad, pero las actividades del movimiento aquí y a lo largo del país se multiplican, y sus participantes afirman que esto apenas empieza, 52 días después de haber convocado a ocupar todo.

Perdí mi chamba pero encontré una ocupación, se lee en la pancarta de una manifestante.

En Plaza Libertad uno de los participantes cuenta a La Jornada que en el plantón se percibe que las autoridades consideran realizar de nuevo un desalojo de Ocupa Wall Street en Nueva York. Parece bastante claro que están elaborando un plan para afirmar que apoyan la libre expresión, pero que también tienen que actuar para garantizar las libertades y bienestar de otros afectados por este plantón, explica.

La semana pasada, una carta que varios legisladores y autoridades locales enviaron al alcalde Michael Bloomberg expresa preocupación por asuntos de seguridad pública y calidad de vida para los residentes, comercios y empleados que están en esa zona.

Por otro lado, medios como el New York Times, el Daily News, el ultraconservador New York Post, y noticieros locales han reportado problemas dentro del plantón, así como quejas de residentes y otros por las condiciones de salubridad, ruido y demás.

Bloomberg nunca ha ocultado su desacuerdo con el mensaje de Ocupa Wall Street, pero ha sido cauto al destacar que tienen el derecho de expresarlo. Durante las últimas siete semanas ha vacilado en sus respuestas, pues a veces anuncia decisiones para expulsarlos y de repente cambia y acepta su presencia como algo válido, pero advierte siempre que su gobierno procederá de manera apropiada en el momento oportuno en torno a Ocupa Wall Street.

J.A. Myerson, de Occupy Wall Street News, sitio de información y noticias sobre Ocupa Wall Street y aliado del movimiento, escribió que la gente de Zuccotti Park (nombre oficial de Plaza Libertad) se prepara para ser desalojada. Pero incluso si eso llegara a suceder, afirma que ya se logró un primer objetivo: despertar a todos en este país. Si se pierde la Plaza Libertad, agrega, “eso no anulará el trabajo realizado… La ocupación del Parque Zuccotti sólo fue la primera salva. El embate que se dirige hacia ellos es un Estados Unidos que ya no tolera la explotación”.

Todo indica que esta amenaza no ha detenido nada. Hoy cientos de manifestantes, junto con líderes comunitarios de varias partes de Nueva York, inmigrantes y dirigentes sindicales, realizaron una Marcha de punta a punta para el 99%, desde la punta norte de Manhattan a Plaza Libertad –unos 20 kilómetros– a fin de mostrar la solidaridad entre las comunidades y este movimiento.

Por separado, manifestantes, académicos y activistas de derechos humanos, entre otros, se desplegaron para protestar porque la Sociedad de Historia de Nueva York entregó un premio a Henry Kissinger en una cena de gala. Los manifestantes recordaron el largo historial de actos ilegales en el ámbito internacional de este personaje.

Esta noche también se realizó un acto ocupa frente al Departamento de Educación, donde en una asamblea se rechazó el modelo empresarial para la educación pública implementado por el gobierno de Bloomberg. Maestros, estudiantes, padres de familia y académicos intercambiaron experiencias, denunciaron el ataque contra maestros y escuelas públicas, y ofrecieron un abanico de propuestas para impulsar una educación democrática.

Acciones por todo el país

En Washington se realizó un acto masivo el domingo para tratar de evitar que el gobierno de Barack Obama apruebe la construcción de un oleoducto que irá de Canadá a Texas. Más de 10 mil manifestantes, según organizadores, rodearon la Casa Blanca, marcharon por el centro de la ciudad y concluyeron el día en el plantón de Ocupa Washington.

El sábado se realizaron acciones por todo el país para promover la campaña de Ocupa Wall Street de cerrar cuentas bancarias en los grandes bancos para trasladarlas a uniones de crédito o bancos comunitarios. Miles se han comprometido a hacerlo –sólo en un sitio unos 70 mil decían que lo harían el pasado sábado– y según el Minnesota Independent, más de 650 mil han abierto cuentas en uniones de crédito en las últimas cuatro semanas, impulsados tanto por las nuevas cuotas impuestas por grandes bancos, pero también por el llamado de Ocupa Wall Street.

Junto con el Día de traslado de tu cuenta bancaria se realizaron todo tipo de acciones enfocadas en los bancos. En San Diego se realizó una marcha fúnebre para los bancos. En Tulsa, San Luis, Raleigh, Seattle y Lincoln, entre decenas más, manifestantes se presentaron en sucursales bancarias, donde algunos obstaculizaron las entradas mientras otros se sentaban adentro.

El ex secretario de Trabajo, Robert Reich, acudió a Ocupa Los Ángeles donde declaró que gracias a Ocupa Los Ángeles y al movimiento Ocupa en todo el país estamos empezando a debatir un conjunto de cuestiones que hemos evitado discutir, que son la creciente concentración del ingreso, de la riqueza y del poder político que domina este país, reportó el noticiero Democracy Now.

Las represiones también continuaron, con más de 20 manifestantes arrestados en Atlanta, 13 en Orlando y 11 en Riverside, California. En San Luis, Misuri, el alcalde advirtió que prepara una orden de desalojo.

Pero aparecen nuevos plantones cada día. En Mosier, Oregon, se instala un plantón Ocupa, y con sus sólo 430 habitantes será el pueblo más pequeño en tener uno. Aunque en solidaridad con sus contrapartes en centros urbanos, los organizadores aquí buscan destacar los graves problemas que el 99% padece en áreas rurales, y esperan que esto se multiplique en más comunidades parecidas por todo el país.

Btn rs