Mundo
Ver día anteriorMiércoles 9 de noviembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

No hubo resistencia de los adolescentes, afirma la jefa del operativo

Asalta la policía la Universidad de Sao Paulo y pone fin a ocupación; 70 detenidos, el saldo
Foto
Un estudiante lee poemas a policías antidisturbios brasileños, ayer en la Universidad de Sao PauloFoto Ap
Dpa
 
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de noviembre de 2011, p. 30

Sao Paulo, 8 de noviembre. Un operativo policial que terminó con 70 detenidos puso fin hoy a la ocupación de la Universidad de Sao Paulo, una de las más prestigiosas de Brasil, iniciada el 28 de octubre en protesta por la presencia en el campus de agentes de la policía militarizada.

Según María Yamamoto, coronel de esa corporación, al menos 400 agentes apoyados por helicópteros participaron en la operación, iniciada en las primeras horas de la mañana, cuando muchos estudiantes estaban aún dormidos.

“No hubo resistencia. El operativo los tomó por sorpresa”, informó Yamamoto a la red radial CBN.

Un balance preliminar reveló que, durante la desocupación, los agentes ubicaron siete botellas de cóctel molotov de los estudiantes, que habrían causado además varios daños materiales al edificio de la rectoría, ocupado el 2 de noviembre pasado.

La salida de los invasores había sido ordenada en la semana pasada por la justicia, que otorgó plazo hasta la noche del pasado lunes para que los estudiantes abandonaran voluntariamente el lugar, lo que había sido rechazado durante una asamblea en la que participaron unos 600 universitarios.

La ocupación se produjo el 28 de octubre pasado, cuando unos 200 estudiantes tomaron el edificio de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas en protesta contra la detención por parte de agentes policiales de tres alumnos que fumaban marihuana.

Tres días después, la ocupación se amplió y alcanzó el despacho del rector Joao Grandino Rodas, quien autorizó la presencia permanente de agentes de la policía militarizada en la universidad luego que un estudiante, Felipe Paiva, fue asesinado en mayo durante un asalto a las dependencias de la universidad.

La presencia de agentes policiales generó polémica entre los alumnos, parte de los cuales sostienen que la medida logró reducir la incidencia de asaltos y de tráfico de drogas en el campus.

Sin embargo, el grupo que comandó la ocupación sostuvo que la presencia de agentes abre un precedente peligroso, que podría llevar en el futuro a una represión policial a manifestaciones políticas.