Economía
Ver día anteriorDomingo 13 de noviembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Indignados tomarán las calles de Madrid este domingo para repudiar a los políticos

Marchan miles en Portugal, Alemania y España en contra de la crisis en Europa

En Lisboa rechazan las draconianas medidas de austeridad recientemente anunciadas

Foto
Burócratas, policías y personal militar marcharon ayer en Lisboa contra las medidas de austeridadFoto Reuters
Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Domingo 13 de noviembre de 2011, p. 25

Lisboa, 12 de noviembre. Miles de personas salieron a las calles de ciudades en Portugal, Alemania y España en protesta por la situación económica en Europa, que amenaza con volver a la recesión, según advirtió esta semana la Comisión Europea.

En Lisboa miles de empleados públicos y militares rechazaron las medidas draconianas de austeridad, anunciadas en días recientes por el gobierno, en un aumento de la tensión social en Portugal, cuyo país, el más pobre de la eurozona, es uno de los tres rescatados por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En Alemania varios miles de personas participaron el sábado en marchas de protesta contra el poder de los bancos. En Francfort unas 10 mil personas formaron una cadena humana que rodeó el barrio bancario de la ciudad, corazón financiero del país, el mundo no es una mercancía, fue una de las proclamas, mientras en Berlín otras 8 mil abrazaron la zona donde se encuentra la sede del gobierno y el Parlamento.

Por su parte el movimiento español 15-M anunció que tomará este domingo las calles de Madrid para repudiar a la clase política, a una semana de las elecciones generales.

A estas movilizaciones se sumaron las ocurridas en Barcelona, donde los indignados volvieron a la Plaza de Cataluña, ahí instalaron un punto de información, que pretenden mantener hasta las elecciones legislativas del 20 de noviembre.

Varios miles de empleados públicos y militares realizaron este sábado en Lisboa una manifestación contra las medidas de austeridad.

Contra la ofensiva del gobierno, por los derechos, por los salarios y la dignidad, gritaban los manifestantes. No al robo de salarios, o Empleo sí, desempleo no, exclamaban.

Los empleados públicos de Lisboa que desfilaron por la avenida Libertad, la principal arteria de la capital, habían recibido el refuerzo de colegas provenientes de diversas ciudades del país, mientras que policías de civil también participaron de la manifestación.

El gobierno debe ceder y si no nos movemos nada se hará, dijo Jorge Fresco, un empleado público de 54 años, a la Afp. En otro barrio del centro de la capital, militares de civil también protestaron contra las medidas de austeridad, en particular el congelamiento de las promociones y el bloqueo de los planes de carrera.

La aplicación ciega de las medidas de austeridad trae prejuicios a la institución militar. El ejército no puede ser tratado de esa forma, explicó Antonio Lima Coelho, de 52 años, responsable de la Asociación de Oficiales.

Las dos manifestaciones fueron organizadas como consecuencia de la aprobación en el Parlamento del presupuesto de 2012, de un rigor draconiano y cuyas medidas afectan fundamentalmente a los empleados públicos.

En las dos concentraciones de protesta se escucharon también consignas como Fuera el FMI, FMI es igual a desempleo, miseria y hambre y La huelga es fundamental.

En las ciudades alemanas las protestas fueron convocadas por la organización antiglobalización Attac, la red Campact y grupos ecologistas. Esta repercusión demuestra que cada vez más personas están hartas de que los mercados financieros determinen la política y de que los grandes bancos puedan extorsionar a sociedades enteras, reprochó en Francfort Max Bank, de Attac.

También participaron en las protestas miembros del movimiento Occupy, que desde hace semanas acampan ante la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Francfort y cerca de la cancillería en Berlín.

En Barcelona, España, unas 200 personas del movimiento de los indignados volvieron a la céntrica Plaza de Cataluña, donde instalaron un punto de información sobre las opciones de voto que existen y cómo funciona el sistema, de cara a las elecciones del 20 de noviembre.

Los indignados españoles llamaron a manifestarse en Madrid antes de las elecciones y desafiar una prohibición de concentrase en más de 100 lugares de la capital, entre ellos la Puerta del Sol, decretada por las autoridades durante la campaña.