Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 27 de diciembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Advierte atrasos en salud, instrucción, vivienda e infraestructura

Los rezagos en el país no se limitan al ámbito del ingreso, señala ONG
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Martes 27 de diciembre de 2011, p. 30

México no sólo es desigual en cuanto a la distribución del ingreso, como hace unas semanas señaló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sino también en cuanto al acceso a salud, educación, vivienda e infraestructura sanitaria, señala el Observatorio de Política Social y Derechos Humanos.

La organización no gubernamental indica que este escenario manifiesta la exclusión de importantes grupos de la sociedad en todo el país, cuyo reflejo más evidente se expresa en diversos grados de pobreza.

En un análisis basado en datos oficiales, detalla que la desigualdad en la distribución del ingreso refleja, por ejemplo, que en 2008 la gente del decil más rico de la población respecto del más pobre tiene una diferencia de casi 25 veces, ya que para el primero el ingreso monetario trimestral por hogar promedio era de 147 mil 240 pesos, mientras el del más bajo era de 6 mil 112. 

Aunque tal brecha se redujo ligeramente en 2010, al pasar de 121 mil 115 pesos por hogar del decil más rico a 5 mil 672 por hogar del más pobre, la diferencia es de 21 veces del ingreso más rico en contraste con el pobre.

Refiere que los datos sobre pobreza multidimensional a escala municipal del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social revelan que la calidad y espacios de la vivienda, así como los servicios básicos, son los derechos sociales donde hay mayor diferencia en el país.

Refiere que en estados como Nayarit, Colima y Nuevo León hay altos contrastes entre sus municipios en niveles de pobreza, es decir, hay localidades con bajos niveles de pobreza o carencias, y otros con niveles muy altos. 

Precisa que en los municipios colimenses de Villa de Álvarez y Colima tenían a menos de 7.7 por ciento de sus habitantes por debajo de la línea de bienestar mínimo, mientras que Comala y Armería contaban con más de 21.4 por ciento en esa situación.

En cuanto a vivienda, la relación de desigualdad varía entre zonas de residencia. Un ejemplo es que la cuarta parte de los 2 mil 456 municipios mejor posicionados del país tienen menos de 13 por ciento de su población con carencia en la calidad y los espacios en sus viviendas. En contraste, la cuarta parte de los peor posicionados tienen a más de 40 por ciento en esa condición.

Sobre el acceso a los servicios básicos de vivienda, la cuarta parte de los municipios mejor posicionados (entre los que destacan las delegaciones capitalinas Miguel Hidalgo y Benito Juárez) tienen menos de dos de cada 10 habitantes con esta carencia; mientras que en la cuarta parte de los municipios peor posicionados, que suman 614, de los cuales 325 son de Oaxaca, 55 de Veracruz, 49 de Puebla, 42 de Guerrero, 41 de Yucatán y 40 de Chiapas, entre otros, la proporción es de siete de cada 10.