Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 30 de diciembre de 2011Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En 2011 se registraron ocho agresiones en su contra; una propició la muerte de Isaac Echinedu

Denuncian afrodescendientes sufrir discriminación y racismo en México

Policías federales y locales nos detienen y violan nuestros derechos sólo por nuestro color de piel, acusan

Xenofobia, por falta de profesionalización de autoridades, lamenta Wilner Metelus

Foto
De acuerdo con la antropóloga de la UNAM Luz María Martínez Montiel, en México se discrimina a la gente por ignorancia. El color de la piel está asociado con una cultura extraña, porque no sabemos valorar la cultura indígena, que es muy rica, y la africana, que es tan grandiosa como cualquier otra del mundoFoto La Jornada
César Arellano García e Itza Varela Huerta
 
Periódico La Jornada
Viernes 30 de diciembre de 2011, p. 33

La población afrodescendiente en México es víctima de discriminación y racismo debido a su color de piel, aseguran integrantes de diásporas africanas y caribeñas que llegaron al país en busca de mejores condiciones laborales.

Tan sólo en 2011, esta comunidad registró ocho casos de agresiones en su contra. El más relevante fue el del nigeriano Isaac Echinedu, quien en mayo pasado falleció luego de ser detenido y golpeado por policías capitalinos en la colonia Obrera.

“Algunos policías –tanto federales como locales– nos detienen arbitrariamente o nos agreden, violando nuestros derechos y garantías como extranjeros con estatus legal en territorio mexicano”, manifestaron.

Entrevistados por La Jornada, acusaron que viven discriminación y xenofobia por parte de agentes migratorios. Frecuentemente nos hostigan preguntándonos cuál es nuestro país de origen y si contamos con la documentación en regla que acredite su estancia legal en el país.

Datos del Instituto Nacional de Migración (INM) indican que hasta 2009 en el país había 13 mil 38 migrantes caribeños y mil 637 africanos, de los cuales 733 eran haitianos, 88 jamaicanos y 174 nigerianos. En tanto, las más recientes estimaciones de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) señalan que en el periodo comprendido entre 2002 y 2010, de un total de 845 solicitudes de refugio reconocidas, 368 fueron de personas provenientes de África o alguna isla del Caribe.

Para el haitiano Wilner Metelus, presidente del Comité de Defensa de los Naturalizados Afromexicanos, las agresiones que sufren los afrocaribeños se deben a la falta de profesionalización, tanto de las autoridades como de los cuerpos policiacos. El gobierno mexicano debe brindar protección a los extranjeros que están en su territorio, no convertirlos en víctimas de abusos y ataques, como ha ocurrido últimamente. Lo que falta en México es educación, cultura y capacitación de las policías y de las autoridades en general.

Señaló que Isaac Echinedu murió debido a la golpiza que recibió de los uniformados de la SSP capitalina. No respetaron sus derechos humanos a pesar de que tenía todos sus papeles en orden, relata el haitiano legalizado en México.

Entrevistada por separado, Luz María Martínez Montiel, especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en estudios sobre afrodescendencia, aclaró que en México la discriminación racial va de la mano con la condición social: aún queda el prejuicio racial de que la gente de piel oscura es descendiente de esclavos.

La antropóloga, quien se ha dedicado al estudio de la historia, cultura y religión de los pueblos afroamericanos, abundó que en México se discrimina a la gente por ignorancia. El color de la piel está asociado con una cultura extraña, porque no sabemos valorar la cultura indígena, que es muy rica, y la africana, que es tan grandiosa como cualquier otra del mundo. Tenemos una secuela de colonialismo, una mentalidad heredada de la Colonia, donde sólo lo blanco es apreciado y lo negro es despreciado.

De acuerdo con la más reciente encuesta nacional sobre discriminación elaborada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), 23.3 por ciento de la población consultada no viviría con una persona de otra raza; 23.4 por ciento no lo haría con una persona de otra cultura y 26.6 por ciento no cohabitaría con un extranjero.

Martínez Montiel señaló que nos ha costado mucho trabajo que se cumplan las leyes en el país, no solamente en favor de los extranjeros, sino también de los mexicanos, principalmente los indígenas. Supuestamente cualquier forma de discriminación está penada. La Constitución mexicana nos dice que respetemos las diferencias cuando se trata de extranjeros, y por otra parte nos declara iguales a todos los habitantes de este territorio.

Añadir un comentario