Ciencias
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Los fumadores muy dependientes las consideran una especie de píldora mágica, señala

Las terapias de remplazo de nicotina, sin efectos a largo plazo, según estudio
Afp
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2012, p. 3

Washington, 9 de enero. Las terapias de remplazo de la nicotina (TRN), como chicles, parches y aerosoles nasales, no ayudan a dejar de fumar a largo plazo, según un estudio en Estados Unidos dado a conocer este lunes.

Este estudio muestra que las TRN no son más eficaces para ayudar a las personas a dejar de fumar a largo plazo que intentar dejar de hacerlo por uno mismo, dijo Hillel Alpert, principal autor de la investigación, realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad Harvard.

Alpert y sus colegas estudiaron a 787 adultos en Massachusetts que acababan de dejar de fumar, y encontraron que muchos que seguían TRN recayeron con el tiempo en la misma proporción que los que no las seguían.

Apoyo profesional

Los participantes del estudio fueron encuestados en tres periodos: 2001-2002, 2003-2004 y 2005-2006.

Las tasas de recaída no sólo fueron las mismas entre los que usaron TRN y los que no, sino que el estudio encontró que los fumadores muy dependientes que siguieron una terapia sin apoyo profesional tuvieron dos veces más probabilidades de recaer que los que no siguieron el tratamiento.

“Esto puede indicar que algunos fumadores muy dependientes perciben la TRN como una especie de píldora ‘mágica’, y al darse cuenta de que no lo es, se encuentran sin apoyo en sus esfuerzos por dejar de fumar, condenados al fracaso”, dijo el estudio, publicado en la revista Tabacco Control.

A pesar de que estudios anteriores controlados de manera aleatoria demostraron que las TRN eran eficaces en ayudar a dejar de fumar, investigaciones más recientes muestran la debilidad de los ensayos en la población general en un entorno real, argumentaron los autores.

El estudio también mostró que muy pocas personas siguen las recomendaciones de uso de las TRN durante ocho semanas; muchos optan por periodos más cortos.

La industria de las TRN se disparó desde la irrupción del chicle de nicotina, en 1984, según la información incluida en el artículo. En aquel entonces los productos de TRN representaban una industria de 45 millones de dólares en Estados Unidos.

Desde que se aprobó la venta libre de TRN en 1996, la industria del sector aumentó a 800 millones dólares por año. Además, las ventas de medicamentos con receta para dejar de fumar alcanzaron 841 millones de dólares en 2007.

Actualmente, más fondos públicos subvencionan los tratamientos para dejar de fumar para estadunidenses de bajos ingresos: 39 programas estatales cubrían uno o más tipos de TRN en 2011, frente a 17 en 1996.

La tasa de tabaquismo en Estados Unidos se ha estabilizado en alrededor de 20 por ciento de la población en los pasados cinco años después de una etapa de declive constante.

Lo que este estudio demuestra es la necesidad de que la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) apruebe sólo los medicamentos que han demostrado ser eficaces para ayudar a los fumadores a dejar de serlo a largo plazo y reduzcan la nicotina para bajar el poder adictivo de los cigarrillos, dijo el coautor del estudio, Gregory Connolly, director del Centro de Harvard para el Control Mundial del Tabaco.