Economía
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Severos impactos en el ambiente y la biodiversidad: Greenpeace

Controlado, el derrame de crudo en el río Coatzacoalcos, dicen autoridades
Afp y Notimex
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2012, p. 22

Jalapa, 9 de enero. La falla en un oleoducto estatal en Veracruz fue controlada luego de que unos mil 500 barriles de petróleo se derramaron desde finales de 2011 en una floresta y en el río Coatzacoalcos, informó el gobierno este lunes.

Está controlado el derrame de hidrocarburo ocurrido la madrugada del pasado 31 de diciembre, indicó un comunicado de la Secretaría del Medio Ambiente, donde señala que la cantidad de petróleo vertido equivale a mil 500 barriles o cerca de 240 mil litros.

El derrame se había producido en un oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), y según la información oficial afectó un área de 30 mil metros cuadrados de suelo natural con vegetación y 9 kilómetros del río Coatzacoalcos, uno de los más caudalosos de México, pero también uno de los más contaminados.

Según Pemex, ya se tiene un avance de 35 por ciento en las labores de limpieza del área afectada por el derrame de crudo, ocasionado por un acto vandálico en Coatzacoalcos, en diciembre pasado.

La Secretaría del Medio Ambiente aseguró que fueron recogidos unos 100 mil litros de crudo y que ya se contrató a una empresa para la limpieza del río.

La organización ambientalista Greenpeace denunció que el derrame ha provocado severos impactos en el medio ambiente y la biodiversidad, sobre todo entre peces y pelícanos.

En su cuenta de Twitter Pemex indicó que el producto emulsionado agua-aceite quedó confinado casi en su totalidad en la laguna aledaña al río Coatzacoalcos, y tras realizar un recorrido se comprobó que no existe contaminación asociada a este incidente en las playas del municipio.

Pemex solicitó ayuda del Instituto Politécnico Nacional (IPN) para que se ocupe de la toma de muestras de agua en el río, a fin de comprobar que el grado de afectación es mínimo.

La petrolera explicó que trabaja en la zona con 25 lanchas, 12 unidades de presión, una retroexcavadora, así como compresoras, cordones oleofílicos y barreras, a fin de revertir las afectaciones y limpiar las zonas contaminadas por el combustóleo.

El percance ocurrió el pasado 31 de diciembre y fue causado por una toma clandestina en el oleoducto de 30 pulgadas Nuevo Teapa-Poza Rica, provocando una fuga de petróleo crudo en el municipio de Coatzacoalcos, en la zona conocida como El Polvorín.

Las lluvias y los fuertes vientos del frente frío número 23 ocasionaron que el hidrocarburo se esparciera y llegara a las aguas del río Coatzacoalcos, donde se produjo la contaminación de diversas especies y daños a las actividades de pesca de los habitantes de la zona.