Mundo
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

No somos guerreristas, sostiene el presidente Hugo Chávez al recibir a su par iraní

Tenemos bombas llenas de amor por la libertad: Ajmadineyad

Venezuela e Irán reafirman vínculos; mantienen acuerdos económicos que rondan los 5 mil mdd

Foto
El presidente de Irán Mahmud Ajmadineyad fue recibido ayer en Caracas por su par venezolano, Hugo ChávezFoto Ap
Reuters, Afp, Pl y Dpa
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2012, p. 17

Caracas, 9 de enero. Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Irán, Mahmud Ajmadineyad, se comprometieron este lunes a fortalecer sus relaciones y bromearon con apuntar armas hacia Washington, en un desafío a Estados Unidos y a otras potencias de Occidente que buscan aislar a la nación islámica por su programa nuclear.

Estamos hoy verdaderamente de júbilo dándole la bienvenida a un verdadero hermano, dijo Chávez al recibir en el Palacio de Miraflores a un relajado presidente iraní que inició en Venezuela la primera etapa de su gira por países de América Latina, que incluye Nicaragua, Cuba y Ecuador.

La visita a Caracas de Ajmadineyad ocurrió en momentos de un incremento de las tensiones por el desarrollo nuclear iraní.

En Viena, la Agencia Internacional de Energía Atómica confirmó hoy que Irán comenzó a enriquecer uranio con una pureza de 20 por ciento –insuficiente para fabricar bombas atómicas– en la nueva planta de Fordo, provincia de Qom, lo que fue dado a conocer el primero de enero por la república islámica.

El anuncio de Teherán fue tachado de escalada por Estados Unidos y Alemania, y de provocación por Gran Bretaña.

Por esto, en un intento por presionar para que Irán renuncie a su programa de desarrollo nuclear, Estados Unidos insistió hoy en que los países latinoamericanos que reciban a Ajmadinejad deben hacer todo lo posible para recordarle que el camino tomado en su diálogo nuclear con la comunidad internacional es erróneo.

Washington señaló recientemente que la gira de Ajmadineyad por América Latina es una muestra de la desesperación que vive Irán para conseguir aliados, y advirtió que no es momento de profundizar lazos con ese país.

Pero Chávez dio la bienvenida a su par iraní para seguir estrechando nuestras relaciones, nuestras luchas, y en tono irónico dijo que tienen razón los voceros y los medios del imperialismo que aseguran que él y Ajmadineyad se reúnen en Caracas para afinar la puntería rumbo a Washington con bombas y cañones listos para ser disparados.

Vamos a trabajar mucho para unas bombas, para unos misiles, para seguir dando una guerra. La guerra nuestra es contra la pobreza, el hambre y el subdesarrollo, dijo.

Chávez añadió que asume la tarea que le ha tocado junto con otros líderes de frenar la locura imperialista, que se ha desatado como nunca, con un poderío terrible que amenaza al mundo.

El presidente venezolano rechazó que él y Ajmadineyad sean calificados de guerreristas y recalcó que ni Irán ni Venezuela han invadido otros países. Y enseguida se preguntó: ¿Quién ha invadido naciones enteras? ¿Quién ha lanzado miles de bombas sobre pueblos indefensos, incluidas bombas atómicas?.. Nosotros no. Nosotros somos parte de los pueblos agredidos, y seguimos siendo agredidos y pretenden hacernos quedar como agresores.

En su oportunidad, el líder iraní le siguió la broma a Chávez y sostuvo que las bombas que tienen están llenas de amor por los pueblos y la libertad. Nosotros amamos a todos los pueblos, incluso al estadunidense, que sufre bajo el dominio de los arrogantes, y rechazó las acusaciones del imperialismo de que Teherán fabrica una bomba atómica.

El sistema dominante es decadente, por lo que han adoptado un rostro más agresivo, dijo, sin referirse directamente a Washington ni a sus aliados, y añadió: a pesar de los arrogantes que no quieren que estemos juntos, lo estaremos para siempre, y calificó a Chávez de campeón mundial de la lucha contra el imperialismo.

Expulsión de cónsul venezolana

Estados Unidos decidió este domingo expulsar a la cónsul venezolana en Miami, Livia Acosta, acusada en un documental de la cadena en lengua española Univisión de estar implicada en un supuesto complot iraní contra instalaciones nucleares estadunidenses.

Chávez, al reaccionar hoy a esta medida, que calificó de injustificada y arbitraria, puntualizó que es una nueva muestra de prepotencia del imperio ridículo. Adelantó que va a analizar con la cancillería la respuesta que habrá que dar a Estados Unidos.

Teherán, que ha rechazado siempre las acusaciones de que su programa nuclear tiene fines militares, ha sido objeto recientemente de nuevas sanciones estadunidenses por su proyecto atómico, mientras la Unión Europea anunció un principio de acuerdo para decretar un embargo a las importaciones de petróleo iraní.

En respuesta, Irán, de acuerdo con versiones de la prensa internacional, advirtió la semana contra la presencia militar de Estados Unidos en el golfo Pérsico y amagó con cerrar el estrecho de Ormuz, por donde pasa 35 por ciento del transporte marítimo mundial de crudo, versión que fue rechazada por la cúpula militar iraní.

En este contexto, Chávez y Ajmadineyad firmaron una declaración en la que ratificaron los vínculos bilaterales entre sus países y se comprometieron a seguir desarrollando una alianza estratégica que beneficie a ambas naciones, al tiempo que firmaron nuevos acuerdos de cooperación que se suman a los existentes en áreas económicas, sociales y de comecio.

Venezuela e Irán mantienen acuerdos económicos que rondan los 5 mil millones de dólares.

Ajmadineyad viajará a Nicaragua para asistir este martes a la toma de posesión del presidente Daniel Ortega, y seguirá su gira en Cuba, donde se reunirá el miércoles con el presidente Raúl Castro, y no se descarta un encuentro con Fidel Castro.

Enseguida se trasladará a Ecuador, cuyo gobierno desestimó hoy la posición estadunidense de que no es momento para que los países del mundo profundicen sus relaciones con Irán, e indicó que Washington no tiene derecho a decidir por los demás.