Política
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aplaude la aprehensión de personajes de alta y baja calaña, como Omar El Gato Ortiz

La violencia criminal, cáncer tolerado durante muchos años, reprocha Calderón
Foto
El presidente Felipe Calderón visitó instalaciones de la Fuerza Civil, nueva policía de Nuevo León. Lo acompañan, entre otros, el gobernador Rodrigo Medina y el titular de la Sedena, general Guillermo GalvánFoto Ap
María Alejandra Arroyo y José Antonio Román
Corresponsal y enviado
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2012, p. 9

General Escobedo, NL, 9 de enero. En materia de seguridad y reconstrucción de instituciones y cuerpos policiales es necesario hacer en muy pocos años lo que no se hizo en muchos. Ése es el tamaño del reto, aseguró el presidente Felipe Calderón.

Agregó que la espiral de violencia generada por los criminales no es un problema surgido de la noche a la mañana. Es un mal que se gestó durante mucho tiempo, insistió.

Es una plaga que se fue metiendo y se fue tolerando, hasta que se hizo expansiva y, por momentos, incontrolable. Es un cáncer al que no se atendió en el primer momento y fue creciendo, haciendo tumores y generando metástasis. Hoy sabemos que está mostrando su verdadero rostro de violencia y maldad.

En una visita al campo número uno de la Fuerza Civil –nueva policía– de Nuevo León, el Presidente felicitó a esta corporación por la reciente captura de Baltazar Saucedo Estrada, El Mataperros, señalado por la Procuraduría General de la República como uno de los capos que ordenaron el ataque al casino Royale, donde murieron 52 personas.

Acompañado del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Guillermo Galván, el gobernador Rodrigo Medina y alcaldes de Monterrey y municipios vecinos, Calderón reconoció el esfuerzo de la entidad por reconstruir las instituciones de seguridad y justicia, y señaló a la corporación policiaca como la oportunidad de contar con una institución confiable, profesional y preparada para enfrentar a la delincuencia.

Después de presenciar una demostración táctica de la Fuerza Civil y supervisar las instalaciones de ésta en el municipio de Escobedo, el Ejecutivo federal destacó que en esta lucha se ha multiplicado la captura de delincuentes, personajes de alta y baja calaña. A veces, personas que uno nunca se imaginaría que participan en la delincuencia, dijo, y citó a Omar El Gato Ortiz, ex portero del equipo de futbol Monterrey acusado de secuestro.

Recordó que la detención de 17 integrantes de la banda que atacó el Royale fue posible por el trabajo coordinado de los tres niveles de gobierno. Destacó avances institucionales, como la concentración de una base de datos sobre identificación personal, la cual permitió atrapar a los primeros integrantes de la banda que atacó la casa de juegos.

El mandatario federal aseguró que ante la petición, ante el clamor, en muchos casos, ante la exigencia de ciudadanos en varias partes del país, y a petición expresa de las autoridades locales, en este caso del gobierno de Nuevo León, su administración no abandonará a las familias frente a la delincuencia.

A su vez, el general Galván aseguró que impedir que el crimen organizado atente contra la seguridad, la tranquilidad y el bienestar de la población es labor de todos los mexicanos.

El funcionario mencionó el convenio entre la Sedena y el gobierno de Nuevo León para combatir el crimen organizado.

Aseguró que los avances en la estrategia son palpables y constituyen el basamento de otras medidas que en breve se aplicarán contra la delincuencia.

El gobernador Medina dio a conocer que en sólo tres meses de operación la Fuerza Civil ha detenido a más de mil 200 personas y recuperado 150 vehículos robados. Expuso que hay dos unidades de esta corporación en funciones con 844 nuevos policías, a los cuales se sumará una nueva generación cada trimestre de 2012.

A finales de 2015 habrá 14 mil nuevos agentes, añadió, y anunció la construcción este año de otros siete puntos fijos de control, cuatro en la zona rural y tres en las carreteras que convergen en la zona metropolitana.