Economía
Ver día anteriorMiércoles 18 de enero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En Wisconsin logran reunir más de un millón de firmas para destituir al gobernador

Ocupas protestan contra el Congreso de EU por permitir crímenes financieros

El dinero no es libre expresión, reclamaron ante la Corte por su fallo a favor de empresas

Foto
David Roth, presidente de una organización juvenil socialdemócrata suiza, ayuda a construir uno de los iglús que albergarán a ocupas, que llegaron a Davos para manifestarse contra la reunión del Foro Económico MundialFoto Reuters
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 18 de enero de 2012, p. 33

Nueva York, 17 de enero. El movimiento Ocupa –que cumple cuatro meses de vida esta semana– dio hoy la bienvenida en Washington a los representantes federales que reanudaron sesiones legislativas, con actos de protesta alrededor del Capitolio, mientras denunciaban la corrupción del sistema político por el dinero y los intereses empresariales.

En otro acto de repudio y rebelión, activistas entregaron este martes más de un millón de firmas (casi el doble requerido) a autoridades estatales en Wisconsin para la destitución del gobernador republicano Scott Walker. Una vez verificadas, la recopilación de firmas obligará a que la medida ciudadana sea llevada a un voto que podría terminar con el mandato del político que atacó los contratos colectivos de maestros y otros empleados públicos.

Desde la mañana hasta esta noche, cientos de manifestantes del movimiento Ocupa realizaron lo que llamaron Ocupa el Congreso alrededor de las instalaciones del edificio legislativo federal, para denunciar lo que llaman un gobierno de y para el uno por ciento más rico y que no representa al 99 por ciento del pueblo.

Aunque la acción fue menos concurrida de lo que los organizadores esperaban –algunos pronosticaban la concentración más grande de Ocupa hasta la fecha–, el mensaje se expresó a través de marchas, breves ocupaciones de avenidas y visitas a oficinas de legisladores, donde se distribuyeron avisos de que habían sido cesados por no cumplir con su obligación de servir al pueblo.

También tomaron las escalinatas de la Suprema Corte para denunciar un fallo que en esencia definió a las empresas como personas, por lo cual gozarán de los mismos derechos que los individuos, incluyendo la libertad de expresión, lo cual permite que grupos empresariales otorguen fondos sin límite para influir en los procesos electorales. Hoy los manifestantes corearon: el dinero no es libre expresión.

Esta noche, cientos –algunos participantes indican que llegaron a juntarse un par de miles– continuaron marchando hasta llegar a las rejas de la Casa Blanca. Enviaron tuits a la esposa de Obama, ejn los que decían: asómate a tu ventana, Michelle, y coreaban Obama, sal, tenemos algunos asuntos que hablar. A lo largo del día se escuchaban tambores y las consignas ya clásicas de este movimiento, como somos imparables/otro mundo es posible. Algunos comentaban que Ocupa el Congreso ahora se volvió Ocupa la Casa Blanca.

Este es un sistema ilegítimo, declara un comunicado de Ocupa el Congreso sobre este día de acciones. “Nuestra nación y nuestro mundo están en crisis y nuestros funcionarios ‘electos’ nos han fallado. Se negaron a responsabilizar a sus donantes –Wall Street– por los crímenes financieros que llevaron a nuestro país a la bancarrota y a destruir la economía mundial…. Rehusamos aceptar el futuro gris que los compinches de Wall Street han diseñado. Rehusamos ser la ciudadanía capturada por el uno por ciento... El 99 por ciento ya no será complaciente… Tendremos una nación por, para e impulsada por el pueblo una vez más. Eso es lo que estamos construyendo”.

Las acciones continuaban esta noche frente la Casa Blanca y se anunciaba que habría una ocupafiesta más tarde.

De hecho, los legisladores no tienen muchos admiradores aquí ni en ninguna parte. Según una nueva encuesta del Washington Post/ABC News, el nivel de desaprobación del Congreso en la opinión pública alcanza 84 por ciento, con lo que marcó un nuevo récord; sólo 13 por ciento aprueba su desempeño.

Logros en Wisconsin

En el estado de Wisconsin sindicalistas, grupos comunitarios, activistas demócratas y estudiantes lograron reunir más de un millón de firmas con el propósito de destituir al gobernador. También se recaudaron cientos de miles de firmas (las suficientes) para destituir a la vicegobernadora, al líder republicano del Senado y tres de sus colegas.

Todos ellos promovieron una ley para anular los derechos del contrato colectivo de casi todos los sindicatos de trabajadores del sector público.

Todo esto forma parte de la culminación de una masiva movilización popular (maestros, estudiantes, sindicalistas, granjeros e inmigrantes) de semanas, donde hasta se tomó el Capitolio estatal y se instaló un plantón permanente a principios de 2011, en lo que fue uno de los antecedentes del movimiento Ocupa.

En la historia del país sólo dos gobernadores han sido destituidos a través de este mecanismo, y jamás se ha logrado recolectar un porcentaje tan grande de firmas de un electorado estatal para este propósito. Para políticos y agrupaciones sociales de todo el país, esta iniciativa podría tener efectos aún más dramáticos, ya que se lleva a cabo en un año de elecciones nacionales.