Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 22 de febrero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Piden crear alternativa a la evaluación universal
Karina Avilés
 
Periódico La Jornada
Miércoles 22 de febrero de 2012, p. 41

A casi tres décadas de que se implantó el sistema evaluatorio en México, hoy los maestros enfrentan el mayor desafío en la época neoliberal porque el objetivo de la evaluación universal, calificada de cancerígena, es modificar el perfil histórico del magisterio en tanto frente de resistencia para que no se cancele la educación pública, alertaron especialistas.

Expertos en educación y docentes coincidieron en la urgencia de construir una contrapropuesta, vinculada a la concepción de una buena enseñanza, para lo cual habría que empezar por eliminar la relación entre pruebas y mayores ganancias.

En el foro ¿Evaluar a los docentes para mejorar la educación?, realizado en Casa Lamm, Tatiana Coll, profesora-investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), trazó un símil entre la guardería ABC y la evaluación en México. El sistema educativo nacional está en una condición de subrogación, donde lo que interesa es reducir costos, pagar menos, eliminar el derecho al trabajo, añadió.

César Navarro, profesor-investigador del Instituto Mora y de la UPN, expresó que no se necesitan cambios constitucionales, ya que la reforma estructural comenzó por la vía de la evaluación como un instrumento que otorga mayor control a la lideresa Elba Esther Gordillo, quien vende alianzas, pactos y todo lo demás. Vende niños y a la educación pública. Su última ganga fue vender a los maestros. Por ello, enfatizó que el golpe más lesivo para el magisterio se concretó en la administración de Felipe Calderón.

Proponer para trascender la confrontación

En su turno, Manuel Pérez Rocha, ex rector de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, observó que para evitar que toda esta profunda problemática se quede en la mera pugna se requiere confrontar la concepción paupérrima e inaceptable que tienen la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la dirección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) sobre la buena educación.

El profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Hugo Aboites, dijo que esa evaluación propone un perfil en el cual el individuo es evaluado uno por uno, a secas, a solas y a la salida, y funciona mejor si se le vigila y amenaza incluso con el despido. “Es un sistema punitivo y clasificatorio que ordena a los maestros en buenos, malos y aquellos de los que hay que deshacerse, concluyó.