Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 27 de febrero de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Estudio del Cesop de la Cámara de Diputados señala carencias

Hay más deserción en educación media superior tecnológica que en bachillerato
Karina Avilés
 
Periódico La Jornada
Lunes 27 de febrero de 2012, p. 38

La educación media superior tecnológica enfrenta graves problemas, ya que mientras la deserción nacional en bachillerato es de 14.5 por ciento, en esta modalidad asciende a 23.2 por ciento y sólo escuelas de 18 entidades tienen una eficiencia terminal mayor a 50 por ciento.

El estudio Vinculación entre los jóvenes y la educación media tecnológica, del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (Cesop) de la Cámara de Diputados, elaborado por Juan Pablo Aguirre Quezada, señala que hay indicadores que muestran carencias en la calidad de la enseñanza, lo que se suma a otros grandes problemas, como la inserción laboral de los egresados y que éstos trabajen en áreas afines a sus estudios.

Pese a ser un sistema creado para lograr un rápido ingreso al mundo laboral, para los recién egresados de educación media técnica obtener un empleo no está garantizado, pues las oportunidades de trabajo dependen de factores no escolares, sino económicos o de producción, establece.

Por ejemplo, en el estado de México, con la mayor matrícula de alumnos de la educación media superior y segundo lugar en el profesional técnico en el país, sólo se han colocado 14 mil 307 egresados del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) en los pasados seis años, mientras el total de alumnos inscritos en la bolsa de trabajo en el mismo lapso asciende a 50 mil 978 jóvenes. Lo anterior es un dato preocupante, ya que la entidad cuenta con corredores industriales importantes en Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Lerma y Ecatepec, entre otros.

En Morelos, el número de egresados del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del estado fue de 2 mil 423 en los cinco años recientes. De la última generación, sólo 22 por ciento labora en un ramo vinculado con su carrera técnica, precisa.

En relación con la problemática de la deserción en el profesional técnico, las mayores tasas se ubican en Nuevo León, con 34 por ciento; Morelos, 33.6 por ciento; Durango, 29.7 por ciento; Oaxaca, 28.7 por ciento; y Baja California 27.3 por ciento, apunta el informe.

La matrícula nacional de este sistema aún es muy reducida, pues cuenta con más de 360 mil alumnos, mientras en el país hay alrededor de 4 millones 200 mil estudiantes en la enseñanza media superior.

La investigación señala que en 14 estados el número de estudiantes técnicos supera por 10 ciento al de los de la educación media superior. La reducida población estudiantil de este sistema obedece, de acuerdo con el Observatorio Ciudadano de la Educación –cita el análisis–, a que las áreas de estudio del bachillerato tecnológico y el sector productivo no están vinculadas y a que existe desprestigio de las carreras técnicas.

Añade que escuelas como el Conalep, los Centros de Estudios Tecnológicos Industrial de Servicios (Cetis) o los de la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria (Dgetas) son vistos como opciones de baja calidad frente a los bachilleratos coordinados por las instituciones de educación superior estatales o nacionales. Y una muestra es la demanda de jóvenes para entrar a las preparatorias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Añadir un comentario