Cultura
Ver día anteriorSábado 10 de marzo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Carmen Téllez dirigirá su primer concierto con música sinfónica escrita sólo por mujeres

La cultura y la sensibilidad definen el arte, no el sexo

México está a la vanguardia en apertura a compositoras, dice la directora de orquesta

La OFCM interpretará obras de Georgina Derbez, Ana Lara, Hilda Paredes, Gabriela Ortiz y Marcela Rodríguez

Foto
Carmen Téllez, directora artística, durante un ensayo de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de MéxicoFoto Roberto García Ortiz
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Sábado 10 de marzo de 2012, p. 3

Para la directora venezolana-estadunidense Carmen Téllez el concierto que ofrecerá este fin de semana, al frente de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM), será el primero en su trayectoria dentro del ámbito sinfónico integrado de forma exclusiva con música escrita por mujeres.

Sin duda, todavía hacen falta este tipo de iniciativas para llamar la atención sobre un aspecto que está en transición, que es el arribo de las mujeres a diversos planos de la vida social y laboral que hasta hace pocas décadas no les eran comunes, afirma.

“Todavía no es natural ni convencional incluir obras de compositoras en los programas de los grandes foros y salas de concierto en el mundo. Afortunadamente, eso no puede generalizarse, y México es una de las excepciones; por lo que sé y he visto, en este país se apoya a la música contemporánea de manera ejemplar.

Veo que las compositoras graban discos, participan en festivales, estrenan, viajan, se les hacen comisiones. Las mujeres participan aquí en la música más que en otros países. En ese sentido, México está a la vanguardia y ustedes deben congratularse por ello.

Entrevistada durante un receso de un ensayo con la OFCM con motivo de las presentaciones que la agrupación ofrecerá hoy y mañana para celebrar el Día Internacional de la Mujer, integrado por obras de cinco autoras mexicanas, Carmen Téllez subraya la posición conservadora que prevalece en el ámbito sinfónico a escala internacional.

“En el mundo de la música clásica –señala–, la orquesta sinfónica es el ámbito más conservador que existe. No hay que olvidar que son instituciones que provienen del siglo XIX, lo cual puede verse en la poca programación que hacen de música contemporánea; y dentro de ésta, el mínimo espacio que dan a la escrita por mujeres.”

De acuerdo con la también compositora y directora del Centro de Música Latinoamericana de la escuela Jacobs, en Indiana, Estados Unidos, esa desproporción es menos evidente en el ámbito de la música contemporánea, en la vertiente de cámara.

En ella, enfatiza, incluso puede encontrarse cierto equilibrio entre las obras compuestas por mujeres y hombres, tanto en su cantidad como en su programación por parte de ensambles y solistas.

Autenticidad y experiencia interior

Hablar de género dentro del arte, sin importar de qué expresión se trate, es algo con lo que Carmen Téllez se manifiesta en desacuerdo.

Todo artista tiene que ser auténtico, conectar y hablar de su experiencia interior, y está claro que en el arte las diferencias están determinadas no por el sexo, sino por la cultura, la sensibilidad, la experiencia que tiene cada quien, dice.

“Pero a nivel de maestría técnica, no hay diferencia. Es similar entre hombres y mujeres. En mi experiencia, las compositoras, generalmente, tienen una factura mucho más cuidada. Ello a partir de que deben demostrar que se encuentran a la altura de la situación.

En tanto, los compositores se sienten con más oportunidad de experimentar y a veces producen obras que no están del todo trabajadas, porque nadie les va a reprochar a la hora de la verdad, como sí ocurre con las mujeres.

Inquirida al respecto, rechaza que en su faceta de directora haya tenido alguna experiencia incómoda o poco grata al frente de una orquesta por el hecho de ser mujer. Las situaciones difíciles e incluso ásperas que ha debido sortear, precisa Carmen Téllez, se han debido más al tipo de repertorio que maneja, el contemporáneo, porque es mucho más exigente y tiene elementos de mayor tensión creativa, pero son situaciones que lo mismo debe enfrentar un director.

El programa para celebrar el Día Internacional de la Mujer está integrado por El llamado de Shofar, de Georgina Derbez; Atanor, de Ana Lara; Recordare, de Hilda Paredes, y el concierto Candela, de Gabriela Ortiz, además del estreno mundial del segundo concierto para piano de Marcela Rodríguez.

Los presentaciones serán este sábado y el domingo, a las 18 y 12:30 horas, de forma respectiva, en la sala Silvestre Revueltas del Centro Cultural Ollin Yoliztli (Periférico sur 5141, colonia Isidro Fabela).