Mundo
Ver día anteriorMartes 13 de marzo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

Las condiciones de su detención violan el artículo 16 de la convención contra la tortura, dice

Cruel, inhumano y degradante, el trato a Manning: relator de la ONU

El abogado Juan Méndez concluye investigación tras 14 meses y presenta informe a la asamblea

EU le niega entrevista en privado con el soldado acusado de filtrar documentos a Wikileaks

Foto
El soldado Bradley Manning (derecha) es escoltado al dirigirse a un tribunal en el fuerte Meade, en Maryland, para una audiencia militar que determinará si enfrenta un consejo de guerra por el caso Wikileaks Foto Ap
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 13 de marzo de 2012, p. 20

Nueva York, 12 de marzo. El trato del gobierno de Estados Unidos a Bradley Manning –el militar estadunidense acusado de filtrar miles de documentos oficiales a Wikileaks– fue cruel, inhumano y degradante, en violación de las convenciones internacionales, concluyó el relator especial sobre tortura de la Organización de Naciones Unidas en su informe oficial sobre el caso.

El relator Juan Méndez terminó su investigación de 14 meses sobre el caso Manning con un informe dirigido a la Asamblea General de la ONU. El relator especial concluye que imponer condiciones de detención seriamente punitivas a alguien que no ha sido encontrado culpable de ningún delito es una violación a su derecho a la integridad física y sicológica, así como a su presunción de inocencia.

Méndez investigó las condiciones de Manning desde su arresto, en mayo de 2010, y señala que los militares estadunidenses impusieron un trato cruel e inhumano cuando mantuvieron al soldado en aislamiento (o detención solitaria) por 23 horas al día durante 11 meses. Méndez ya había denunciado esto la semana pasada en una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, pero ahora ya es una conclusión formal en un informe oficial de su oficina, entregado al pleno del organismo mundial.

En su informe, el relator especial indica que el gobierno de Estados Unidos le negó una reunión privada y no vigilada con Manning para evaluar sus condiciones de detención cuando estaba confinado en aislamiento, y con ello determinar si esas condiciones podían ser técnicamente definidas como tortura. Aunque el gobierno estadunidense sí autorizó una cita, indicó que sería vigilada.

En su informe Méndez afirma que lamentablemente, hasta la fecha el gobierno continúa su negativa a que el relator especial tenga comunicaciones privadas, no vigiladas y privilegiadas con el soldado Manning, de acuerdo con los métodos de trabajo de su mandato.

Sin embargo, Méndez escribió en su informe que la detención solitaria es una medida severa que puede causar serios efectos sicológicos y fisiológicos, sobre individuos sin importar sus condiciones específicas, y advirtió que ese trato puede implicar violaciones de convenciones internacionales sobre derechos políticos y civiles, así como de artículos de la convención contra la tortura. (El informe se encuentra en: http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G12/110/40/PDF/G1211040.pdf?OpenElement].

Méndez, argentino de larga trayectoria como abogado y reconocido defensor de derechos humanos a escala internacional, resumió, en entrevista con The Guardian: “yo concluyo que los 11 meses bajo condiciones de detención solitaria… constituyen por lo menos, trato cruel, inhumano y degradante, en violación del artículo 16 de la convención contra la tortura. Si los efectos con relación a dolor y sufrimiento infligidos sobre Manning fueron más severos, podrían constituir tortura”. Méndez agregó que no pudo determinar si las condiciones que padeció Manning constituyen tortura precisamente por no haber podido entrevistarlo en privado.

Para el abogado Michael Ratner, las conclusiones de Méndez implican que el presidente Barack Obama encubrió el trato cruel e inhumano de Manning cuando aseguró, a mediados del año pasado, que el soldado estaba custodiado bajo condiciones apropiadas que cumplen con nuestras normas básicas, comentó en entrevista hoy con La Jornada.

El reconocido abogado constitucionalista agregó que también valida la posición del ex vocero del Departamento de Estado P.J.Crowley, quien fue obligado a renunciar a su puesto en marzo de 2011 cuando denunció el trato de Manning por el Pentágono.

Ratner ha encabezado algunos de los casos más importantes contra el gobierno estadunidense sobre violaciones de derechos humanos, crímenes de guerra, y varios de los casos de Guantánamo; es presidente emérito del Centro de Derechos Constitucionales (CCR) y ahora asesor legal de Julian Assange y Wikileaks. Dijo a La Jornada que detrás de este trato de las autoridades a Manning hay dos cosas: “por un lado, a los militares no les gusta cuando se revelan sus documentos, y éste fue un caso de castigo antes de condena. Por otro lado, fue un intento de obligar a Manning a cooperar en el caso contra Wikileaks, de golpearlo para que aceptara confesar su culpabilidad y cooperar en el caso contra Assange”.

Se sabe, aunque no hay confirmación oficial, que el Departamento de Justicia instaló un gran jurado en Virginia para proceder a elaborar y presentar una posible acusación judicial contra Assange.

Lo impresionante es que, un día después de que 16 civiles son asesinados en Afganistán, es a Manning a quien están torturando por revelar crímenes de guerra, mientras los que los ordenan no son fiscalizados, declaró Ratner. El abogado pronostica que en 10 años, Bradley Manning será visto como el héroe, mientras los oficiales serán los culpables de tratar de encubrir todo.

Las condiciones carcelarias de Manning cambiaron en abril de 2011, cuando fue trasladado de la cárcel militar en la base naval de Quantico, en Virginia, a una prisión en el fuerte Leavenworth, en Kansas. En las últimas semanas fue trasladado a otro centro de detención en Virginia para poder asistir a las fases preliminares de su juicio ante un tribunal militar en el fuerte Meade, en Maryland.

Manning fue arrestado en una base militar estadunidense cerca de Bagdad a finales de mayo de 2010, donde trabajaba de analista de inteligencia, al ser acusado de ser la fuente de cientos de miles de informes miliares clasificados y cables diplomáticos que fueron filtrados al público por Wikileaks a través de varios medios de información, entre ellos La Jornada.

Manning enfrenta 22 cargos en el juicio militar, que podrían implicar una condena a cadena perpetua.

Para actualizaciones y mayor información, consulte La Jornada Wikileaks