Economía
Ver día anteriorMiércoles 14 de marzo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Los nuevos créditos se emplean para pagar intereses y no para reducir el capital: ASF

La deuda pública interna superó $4 billones, o 27% del PIB

Es el mayor pasivo del gobierno central y paraestatales; multiplica por 2.27 el monto que había al comenzar el actual sexenio

En poder de extranjeros, 23%; entre nacionales, 72%

Foto
Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de marzo de 2012, p. 26

La deuda contratada por el sector público en el mercado financiero mexicano rompió por primera vez la barrera de los 4 billones de pesos, para alcanzar una nueva marca y consolidarse como el principal pasivo de todos los que enfrentan el gobierno central y las entidades paraestatales, reveló información del Banco de México (BdeM).

El endeudamiento interno del sector público alcanzó 4 billones 24 mil 72.9 millones de pesos, cantidad que equivale a 27 por ciento del valor de los bienes y servicios producidos por la economía mexicana en un año, según los datos oficiales.

La deuda interna del sector público multiplica por 2.27 el monto que existía al inicio de la actual administración federal, en diciembre de 2006.

Una de las razones del sostenido incremento de la deuda pública interna es que los nuevos créditos se emplean básicamente para el pago de intereses y no para reducir el capital, lo que provoca que el monto de los pasivos siga en aumento, como documentó una investigación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), órgano de fiscalización de la Cámara de Diputados.

El conjunto de la deuda interna del sector público –que incluye los pasivos del gobierno federal y las entidades paraestatales– ha crecido de manera sostenida, especialmente a partir de la segunda mitad del gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), cuando el gobierno federal adoptó la política de sustituir endeudamiento externo por interno. La tendencia se ha mantenido en las dos administraciones federales del Partido Acción Nacional, a partir de 2000 y a la fecha. Sin embargo, las mayores tasas de crecimiento han ocurrido en la parte de la deuda que está colocada entre inversionistas extranjeros, muestran los datos del Banco de México.

En enero de este año la deuda interna del sector público se situó en 4 billones 24 mil 72 millones de pesos. De esa cantidad, 28 por ciento, esto es, un billón 135 mil 700 millones de pesos, estaba en poder de inversionistas extranjeros. El resto, 2 billones 888 mil 372 millones de pesos, 72 por ciento del total, fue colocado entre inversionistas nacionales: empresas privadas y particulares, la banca comercial y de desarrollo, los fondos de pensión y el Banco de México.

Al comienzo del actual gobierno la relación era completamente diferente. En diciembre de 2006 la deuda interna del sector público sumaba un billón 767 mil 910 millones de pesos, de acuerdo con las cifras del banco central. De esa cantidad, 137 mil 905.8 millones de pesos, 7.8 por ciento del total, estaba en poder de inversionistas extranjeros. El resto, un billón 630 mil cuatro millones de pesos, 92.2 por ciento, permanecía colocada entre inversionistas nacionales.

En diciembre de 2011 el saldo de la deuda interna tuvo un crecimiento anual de 22 por ciento. En particular, la que estaba colocada entre inversionistas residentes en México creció a un ritmo anual de 12.7 por ciento; pero la adquirida por inversionistas extranjeros repuntó a una tasa anual de 63.6 por ciento, mencionan los datos oficiales. Esta dinámica se explica por el rendimiento que pagan los bonos emitidos por el gobierno, de entre 4.2 y 4.8 por ciento para los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes), respecto de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que ofrecen un rendimiento de 0.15 por ciento, para los que tienen vencimiento a seis meses y de 2.3 por ciento a 10 años de plazo. Desde el inicio de la actual administración, la deuda interna ha crecido no sólo en monto, sino también respecto del tamaño de la economía. Al cierre de 2006 el endeudamiento interno era equivalente a 18 por ciento del producto interno bruto de ese año. El saldo actual, de 4 billones 24 mil 72 millones de pesos, representa 27 por ciento del PIB calculado para 2012, que según la Secretaría de Hacienda será de 15.1 billones (millones de millones) de pesos.

¿Dónde están?

Poco más de dos de cada tres pesos de nuevo endeudamiento son empleados por el gobierno para pagar intereses de viejas deudas, de acuerdo con un informe de la ASF sobre la revisión de la cuenta pública de 2010. Esta información incluye las deudas externa e interna.

En el periodo de 2006 a 2010, el gobierno federal obtuvo un endeudamiento neto en el periodo por un billón 513 mil 80.6 millones de pesos, dice la ASF. De esa cantidad, 68 por ciento se utilizó para pagar el servicio (comisiones e intereses) de la deuda, en un monto equivalente a un billón 28 mil 764.4 millones de pesos.

Durante 2010, año de la última revisión de cuenta pública, el gobierno federal tuvo un endeudamiento neto de 253 mil 965 millones de pesos, de los cuales 85.1 por ciento se utilizó para pagar el servicio de la deuda equivalente a 216 mil 270.7 millones, lo que significa que los recursos que se obtienen de la deuda se aplican para el pago de los intereses y no para el pago de capital, lo que conlleva a que la deuda continúe aumentando, concluye la ASF.

Añadir un comentario