Política
Ver día anteriorJueves 15 de marzo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se compromete a combatir la corrupción y terminar con la impunidad

Ofrece López Obrador parar la guerra antinarco con la creación de empleos

Se aplicará la ley considerando la reinserción social y la presunción de inocencia: Bátiz

Foto
Bernardo Bátiz y Andrés Manuel López Obrador al llegar al encuentro de análisis para la elaboración del propuestas. Al término de la reunión, el precandidato de la izquierda dijo que, si gana la Presidencia, el ex procurador del Distrito Federal encabezará la Procuraduría General de la RepúblicaFoto Cristina Rodríguez
Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Jueves 15 de marzo de 2012, p. 14

En caso de llegar a la Presidencia de la República nosotros vamos a parar la guerra (contra el crimen organizado) y va a haber procuración de justicia. No vamos a usar esa estrategia, porque no da resultados. Habrá trabajo, vamos a combatir la corrupción y a serenar al país, sabemos cómo hacerlo, estoy seguro, señaló ayer Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia de prensa al término de un foro privado con especialistas en la materia y defensores de derechos humanos, organizado por Bernardo Bátiz, a quien presentó como futuro titular de la la Procuraduría General de la República si gana la elección, el precandidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista se comprometió a terminar con la impunidad.

Vamos a hacerlo distinto, convocando a todos sin imponer nada, sin actuar con autoritarismo. Llamamos a la reconciliación. No queremos venganza, queremos justicia, añadió.

Justicia que, explicó Bátiz, se aplicaría con sentido humano y sin utilizarla con fines políticos ni publicitarios.

López Obrador sostuvo que los gobernantes que quieren resolver todo de manera mediática son los responsables de la inseguridad y de la violencia, porque no han procurado que haya justicia, empleo y bienestar.

Y “cuando hay inseguridad y violencia –agregó–, lo único que hacen es ponerse frente a la cámara, endurecer el rostro y decir: ‘no me va a temblar la mano, va a haber mano dura’. ¿Eso qué, si no se atienden las causas?”

El precandidato de las izquierdas cuestionó que frente a ello se hagan “de la vista gorda y, aplicando una política para producir pobreza, resentimientos, odios, rencores, inseguridad y violencia, quieran resolver con guerras, con amenazas de mano dura, con publicidad.

¡Cómo van a garantizar justicia quienes no tienen autoridad moral, quienes son deshonestos, corruptos! ¡Con qué autoridad moral les van a pedir a otros que tengan un recto proceder si el que está ejerciendo no la tiene!, y además dejan que los grupos de intereses creados decidan, como ha venido pasando en el país.

Cuando se le preguntó sobre el caso Florence Cassez, la ciudadana francesa sentenciada a 60 años de prisión por secuestro, ofreció un cambio para no estar en una situación bochornosa. El maestro Bátiz sería incapaz de montar un espectáculo con fines publicitarios y de falsificar pruebas para condenar a una persona o enjuiciar a un presunto delincuente.

Por su parte, el ex procurador capitalino manifestó que el proyecto de López Obrador apunta a serenar el país y respetar los derechos humanos de víctimas, testigos y presuntos delincuentes. Proponemos pasar de una guerra donde hay enemigos a una procuración de justicia con sentido humano, sin “michoacanazos”.

Aplicar la ley con rigor a quienes cometan delitos, considerando que el principio constitucional de la reinserción social está vigente, al igual que el de la presunción de inocencia, porque el uso de la arbitrariedad y de la fuerza nos va a llevar a mayores problemas, a mayor costo social en vidas y en disolución de la colectividad, agregó.

Bernardo Bátiz prometió que no habría leyes más severas, ni más cárceles ni soldados en las calles. Tampoco complicidad con nadie, ni trato excepcional cuando se trate de delincuentes.

Si se piensa que la procuración de justicia es para la televisión, si se trata para los medios de comunicación y se convierte una acción que debe ser apegada a la ley en un espectáculo, vamos por mal camino, resaltó.

Añadir un comentario