Política
Ver día anteriorDomingo 8 de abril de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Bajo la Lupa

Desconfianza estratégica entre EU y China, según Brookings Institution

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
Policías chinos durante una ceremonia para honrar a los mártires de la revolución comunista, el pasado lunes, en el cementerio Fushouyuan, en ShanghaiFoto Reuters
L

a primera semana de abril, China Center, del think tank Brookings Institution, publicó la relevante monografía Abordando la desconfianza estratégica de EU y China de dos connotados académicos: el estadunidense Kenneth Lieberthal, director del China Center y anterior miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Clinton, y Wang Jisi, director del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales y decano de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Pekín. Ambos aducen que tal desconfianza ha alcanzado niveles corrosivos.

Más allá del análisis de Jane Perlez (The New York Times, NYT, 2/4/12) –que sintetiza el creciente sentimiento del liderazgo chino de que el poder de EU se encuentra en una declinación de largo plazo–, el editorialista indio Ananth Krishnan (The Hindu, 5/4/12) evalúa oportunamente la relevante monografía.

Es fundamental conocer la percepción de los estrategas de India, miembro cada vez más suelto de los BRICS (ver Bajo la Lupa, 1/4/12), sobre la dinámica de las relaciones bilaterales entre EU y China, debido a sus implicaciones en el océano Índico.

Krishnan asimila que China ha dejado atrás su diplomacia de “bajo perfil (taoguangyanghui)” durante dos décadas formulada por su líder Deng Xiaoping.

Wang identifica cuatro cambios estructurales mayores en el sistema internacional desde 2008 que tendrán un impacto profundo (sic) en la relación de China con EU y el resto del mundo. Primer cambio (el más significativo): tras haber sorteado las dos crisis financieras de 1997/98 y 2008/09, China emergió como poder global (sic) de primer orden.

Segundo cambio: EU, pese a su gran poderío, se encamina a su declinación. Tercer cambio: emergencia de los BRICS.

A juicio de Wang, los BRICS desafían el dominio occidental mediante su coordinación de políticas económicas y su diplomacia que sirven como contrapeso, con el G-20 sustituyendo al G-8 como mecanismo internacional más efectivo.¿Pero quién, a estas alturas, se acuerda todavía del G-8, cuando el mismo G-20 deja mucho que desear?

Krishnan es muy escéptico de los BRICS, pero admite que las economías emergentes y las potencias asiáticas han sido atrapadas en medio de las dos más probables arenas de la rivalidad entre China y EU: la competencia para influir en las instituciones multilaterales globales y en la región India (sic)/Pacífico.

Cuarto cambio: el modelo de desarrollo chino (consenso de Pekín), emergió como una alternativa viable a las democracias neoliberales de Occidente.

Los lectores pueden descargar gratis el libro Beijing consensus, del kissingeriano Joshua Cooper Ramo, del Foreing Policy Centre (http://fpc.org.uk/fsblob/244.pdf).

Hasta el economista John Williamson, autor del decálogo neoliberal consenso de Washington, lo había sepultado hace casi una década, de lo cual los teólogos del fundamentalismo neoliberal en México aún no se actualizan enternecidamente. No deseo hacer leña del árbol caído y arrojado al basurero del ridículo sobre el hilarante consenso de Monterrey (¡supersic!) de la dupla Fox/Castañeda Gutman.

Las elites chinas consideran que EU se encuentra en el lado equivocado de la historia. Nadie niega la superioridad militar estadunidense pero, a juicio de Wang, EU es una potencia declinante a largo plazo, debido a su desorden financiero, déficit alarmante y tasa de desempleo, recuperación económica lenta y una polarización política doméstica –opinión compartida por Lieberthal, quien arguye que los servicios de espionaje de EU y otras fuentes oficiales han llegado a creer que el liderazgo chino piensa en términos de un juego de suma-cero a largo plazo. Ambos dicen lo mismo que Zheng Bijian y Zbigniew Brzezinski (Bajo la Lupa, 8/2 y 11/3/12).

Según Wang, “hay tres fuentes de desconfianza: diferentes tradiciones políticas y sistemas de valores; insuficiente comprensión de los procesos políticos, y disminución de la brecha del poder.

Los dos académicos de EU y China prescriben varias medidas para crear un puente sobre la brecha de desconfianza y así evitar una confrontación inevitable: una relación comercial más íntima y medidas para profundizar la comunicación en temas militares.

Al analista indio le impactó la idea de establecer dos mecanismos trilaterales de diálogo: China/Japón/EU y China/India/EU. Llama la atención que no aparezca Rusia y que coloquen a Japón e India. Con todo mi respeto, Japón se ha vuelto irrelevante y su lugar debe ser ocupado por Rusia (con excelentes relaciones con India).

Perlez (del NYT) pone de relieve que China se considera el vencedor en el largo plazo si el sistema económico y político doméstico estadunidense persiste en sus desequilibrios. Los chinos juzgan, no obstante, que EU tratará de contratacar (sic) para socavar y aun desbaratar (sic) el poderío económico y militar chino. La elite china ya no ve a EU con asombro y lo considera poco digno de confianza (¡supersic!), por lo que no toma en serio sus reprimendas.

Wang toma como punto de inflexión 2003 (fecha de la invasión de la dupla anglosajona a Irak) cuando el PIB de EU era ocho veces mayor que el de China (hoy es tres veces menor).

Los analistas de Brooking Institution y un servidor, dicho sea con humildad de rigor, coincidimos en señalar que el inicio de la decadencia de EU se manifestó en 2004, cuando se supo la humillante derrota de la dupla anglosajona en Irak.

El epitafio de Wang es cruel: ahora es una cuestión de en cuántos años, más que en cuántas décadas, China sustituirá a EU como la mayor economía del mundo. No hay que ser tan sabios, ya que tanto las tendencias como la prospectiva del FMI asientan que China rebasará a EU en 2016. Insisto: la gran vulnerabilidad de China y, por extensión, de los BRICS, son las geofinanzas cuando al renminbi le tomará por lo menos 10 años equipararse al dólar como divisa de reserva global (aunque HSBC pregona que ello pueda ocurrir en los próximos tres años).

La monografía expone los agravios de ambas partes: EU espiando con sus aviones, porta-aviones, barcos y submarinos a China, lo cual irrita sobremanera a su ejército, además de la promoción de los derechos humanos por ONG patrocinadas por EU que significan una forma de occidentalizar a China y desestabilizar al Partido Comunista. En EU están alarmados por el incremento del contraespionaje chino y sus ciberataques que son manejados por las autoridades de Pekín para colectar información de interés nacional.

El estadunidense Lieberthal comentó en un seminario en la Universidad Tsinghua que existe la creencia creciente de ambas partes de que los dos países serían antagonistas en 15 años, lo cual significará mayor gasto militar obligando a otros países a optar por uno de ellos, cuando el peor caso es que todo esto pudiera desembocar en un conflicto armado, aunque no sea una necesaria consecuencia del antagonismo mutuo.

Perturba que ninguno de estos análisis considere el posicionamiento de Rusia, lo cual, a mi juicio, será determinante en la fractura tectónica global de la nueva bipolaridad transregional entre el decadente G-7 y los resplandecientes BRICS.

Añadir un comentario