Mundo
Ver día anteriorDomingo 15 de abril de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Cumbre de las Américas
Barack Obama reitera su rechazo a la legalización de las drogas

El presidente de Colombia exige discusión abierta y sin sesgos ideológicos

José Antonio Román
Enviado
Periódico La Jornada
Domingo 15 de abril de 2012, p. 25

Cartagena de Indias, 14 de abril. Además de Cuba, el tema de las drogas y la propuesta de analizar su despenalización fue otra de las divergencias entre los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Juan Manuel Santos, de Colombia, durante la sexta Cumbre de las Américas.

Mientras Obama señaló que la despenalización no es la solución para hacer más efectiva la lucha contra las drogas y que la cooperación de su país con otras naciones ha dejado saldo positivo, Santos, al hacerse eco de una postura creciente en la región, pidió hacer un alto en el camino para saber dónde vamos en esta lucha y analizar nuevas opciones que permitan mayor efectividad en este combate.

En el discurso inaugural de esta cita que reúne a prácticamente todos los mandatarios del continente, el presidente colombiano propuso un debate abierto, sin sesgos ideológicos, políticos; una discusión rigurosa basada en los hechos, sobre los costos y los beneficios de cualquiera de las alternativas.

Poco antes, al participar en una mesa redonda con la que concluyó la Cumbre Empresarial de las Américas, y que dio paso al encuentro de los jefes de Estado y de gobierno de América, Obama reiteró su postura y defendió la cooperación de su país particularmente con Colombia y México para lograr resultados positivos en la lucha contra el narcotráfico.

Esos resultados son la razón por la que seguimos invirtiendo en temas como el Plan Colombia, apuntó Obama, quien reconoció que el problema de las drogas es de ambos lados, con la producción en países sudamericanos y el consumo en Estados Unidos.

Estamos conscientes de nuestras responsabilidades en el tema. Creo que es legítimo tener una discusión al respecto. Personalmente creo que la legalización no es la respuesta, y esa es la perspectiva de mi administración, insistió.

En la mesa redonda en la que participó, acompañado por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el mismo Santos, el mandatario estadunidense consideró que la mejor respuesta a los cárteles de la droga es contar con sociedades que tengan economías fuertes, estado de derecho y una sólida estructura del orden público. Pero los países de destino también deben reducir su demanda.

Foto
El presidente estadunidense, Barack Obama, y el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, se saludan en Cartagena de Indias, ColombiaFoto Ap

A su vez, el presidente de Colombia señaló que a pesar de todos los esfuerzos, inmensos esfuerzos, inmensos costos, tenemos que reconocerlo: el negocio de las drogas ilícitas sigue pujante.

Afirmó que la drogadicción en la inmensa mayoría de los países es un problema grave de salud pública.

El narcotráfico sigue siendo el principal financiador de la violencia, del terrorismo. Colombia y muchos países de la región creemos que es necesario iniciar una discusión, un análisis sobre este tema, que sin prejuicios y sin dogmas contemple los diferentes escenarios y las posibles alternativas para enfrentar este desafío con mayor efectividad.

De aceptarse, esta discusión sería abierta, sin sesgos ideológicos o políticos; sería un debate basado en la evidencia sobre los costos y los beneficios de cualquier opción. Aclaró que una discusión así no puede servir de excusa para dejar de hacer lo que todos sabemos que es indispensable: combatir el crimen organizado con toda firmeza, con toda contundencia y sin ningún descanso.

Agregó que debe ser una discusión centrada en los seres humanos, en las víctimas, entre quienes están los consumidores, los que sufren la violencia que el narcotráfico estimula, los millones de presos en las cárceles del mundo, las personas que sufren los efectos de la corrupción y, desde luego, las muertos por causa de este negocio ilícito y su combate.

Esta cumbre no va a resolver este tema, lo doy por hecho. Pero puede ser el punto de partida para que se inicie una discusión que llevamos aplazando demasiado tiempo, agregó.

Añadir un comentario