Sociedad y Justicia
Ver día anteriorJueves 19 de abril de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Con el neoliberalismo, México enfrenta la peor crisis de su historia, destacan universitarios

En el sector informal, 55.3% de empleos creados con Calderón

Eran 26.4 millones de trabajadores los que laboraban ahí hasta 2011: estudio de la UNAM

Foto
Integrantes del movimieto Okupa-DF se manifestaron ayer frente a Palacio Nacional “en apoyo al pueblo argentino luego de que la presidenta Cristina Ferández anunció la expropiación de la petrolera YPF, y contra las declaraciones a modo de Felipe Calderón en respaldo a la española Repsol”Foto María Meléndrez Parada
Juan Carlos Miranda
 
Periódico La Jornada
Jueves 19 de abril de 2012, p. 43

Al cierre del año pasado, 26.4 millones de mexicanos se empleaban en el sector informal de la economía (55.3 por ciento de la población ocupada), no 14 millones, como reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), sostiene el reporte de investigación número 95 del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dado a conocer formalmente ayer, y del cual La Jornada adelantó fragmentos la semana pasada.

De acuerdo con el análisis, lo que el Inegi reporta como subsector informal de los hogares incluye solamente a los productores de bienes para uso final en sus casas y a los trabajadores domésticos remunerados, pero deja de lado al universo de negocios no constituidos en sociedad, por lo que no es correcto tomar sólo al subsector informal de los hogares como una medida general de la economía informal, y por tanto, del empleo informal.

Precisa que la economía informal ha sido la razón principal del crecimiento del empleo en lo que va de este sexenio, periodo en el cual 3 millones 281 mil 441 mexicanos se sumaron a sus filas, según cálculos del CAM.

Asimismo, señala que el Inegi cuenta como subsector informal únicamente las actividades económicas de mercado que operan a partir de los recursos de los hogares, pero sin constituirse como empresas, con una situación identificable e independiente de los mismos.

No obstante, afirma que esa definición cumple sólo parcialmente con la aprobada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que establece que el subsector informal está integrado por todas aquellas empresas no constituidas en sociedad que forman parte de los hogares, dedicadas a la producción de bienes o servicios, con la finalidad primordial de generar empleo e ingreso para las personas implicadas.

Esta definición no sólo se refiere al ambulantaje, sino a aquellas unidades no constituidas en sociedad pero que además se encuentran en el sector de los hogares, precisa el CAM.

Expone que para que la medición fuera válida se tendría que incluir, entre otros, a trabajadores familiares auxiliares sin contrato laboral ni protección jurídica o social que se derive del propio puesto en empresas formales o informales, así como a empleados con puestos informales, ya sea en empresas formales o informales, así como trabajadores independientes y empleadores que poseen sus propias empresas informales.

No obstante, señala que a partir de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Enoe) se puede realizar una aproximación a lo que la OIT llama economía informal, contando tanto a la población ocupada en el subsector de los hogares como a la que trabaja en empresas bajo el rubro de negocios no constituidos en sociedad (informales).

A partir de esta metodología, el CAM encontró que en términos generales, durante el presente sexenio el sector informal ha empleado a más de la mitad de la población ocupada.

Agrega que en términos absolutos, la población que labora en los negocios no constituidos en sociedad es aproximadamente de la misma magnitud que la ocupada en el subsector informal de los hogares.

Cuando el gobierno informa utilizando las series del Inegi oculta 50 por ciento de los niveles de empleo informal.

La población ocupada en los negocios no constituidos en sociedad (parte del empleo informal) creció en 6.1 por ciento, mientras que la del subsector informal de los hogares lo hizo en 22.5 por ciento de diciembre de 2006 al cierre de 2011.

Además, destaca que, en conjunto, el empleo informal creció 14.2 por ciento, en comparación con el 11.6 que reportó de avance la población ocupada total.

Es decir, la economía informal fue la principal razón de crecimiento del empleo en este sexenio. De las 4 millones 989 mil 915 personas que se incorporaron a la población laboral, 3 millones 281 mil 441 fueron ocupadas en dicha área, y 65.8 por ciento de los nuevos empleos de este sexenio fueron en la economía informal, indicó el CAM.

Requiere el país un cambio radical en su política económica y social, advierten

Laura Poy Solano

Con el modelo neoliberal, México enfrenta la segunda peor crisis de su historia, sólo comparable a la pérdida de la mitad de territorio, advirtieron especialistas e investigadores, quienes afirmaron que tras incrementarse en casi 20 millones el número de pobres y acumular una pérdida del poder adquisitivo de 63.7 por ciento en casi tres décadas, lo que el país requiere no sólo es un cambio de partido político en el poder, sino una transformación del proyecto nacional y de su estrategia de desarrollo.

Al encabezar la presentación de 18 volúmenes elaborados por el Consejo Nacional de Universitarios, que agrupa a especialistas de diversas disciplinas en casi 60 instituciones, públicas y privadas del país, José Luis Calva, profesor del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador general del proyecto, señaló que la idea fue crear una hoja de ruta en todos los campos de las políticas públicas para salir de un modelo de desarrollo que fracasó, pues en 28 años de neoliberalismo, el crecimiento per cápita del producto interno bruto fue de 14 por ciento, cuando de 1935 a 1982 alcanzó 349 por ciento.

Por ello, informó que buscará sostener una reunión con los cuatro aspirantes a la Presidencia de la República, pues se trata de un conjunto de instrumentos de política económica, social, financiera y ambiental que nos permitan sacar a México adelante, aunque ésta es una responsabilidad que nos corresponde a todos, por lo que si bien buscaremos el acercamiento con la clase política, nuestro interlocutor central es la sociedad.

Los investigadores Julio Boltvinik, John Ackerman, José Antonio Crespo y José Luis de la Cruz, entre otros, destacaron los principales retos que enfrenta la nación en materia de combate a la pobreza y acceso a la equidad social, desarrollo económico, política energética, fiscal e industrial. Advirtieron que México necesita un cambio radical en su política económica y social, lo cual no sucederá desde arriba. El rescate del país demanda la movilización de la sociedad.

Calva subrayó que la clave para la transformación nacional está en que la ciudadanía tenga conciencia de que durante casi tres décadas de experimentación de la estrategia neoliberal, México empeoró y cada vez está peor. Hubo un cambio de partido político en el gobierno, pero no en el grupo de tecnócratas que controlan el país. Sigue siendo el mismo desde Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, incluso con el PAN. Lo que requerimos no es sólo un cambio de partido en el gobierno, sino de estrategia de desarrollo. José Antonio Crespo destacó que la obra presenta un diagnóstico de la reforma electoral de 2007, la cual –aseguró– ha hecho más difícil su aplicación, pues parece elaborada para favorecer al candidato puntero en las encuestas de opinión y tampoco establece mecanismos para contender con un resultado de empate técnico en la elección presidencial.