Política
Ver día anteriorLunes 23 de abril de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Corrupción trasnacional

Provoca la quiebra de pequeños negocios, como tiendas de abarrotes o panaderías

Ejerce prácticas comerciales depredatorias al imponer precios bajos a proveedores, acusan

La cadena recibirá 5.5 millones de pesos de la SE para capacitar a microempresas

Foto
Muchas tiendas de abarrotes han tenido que cerrar sus puertas ante el comercio desleal de las grandes cadenas de autoservicioFoto José Carlo González
Susana González G.
 
Periódico La Jornada
Lunes 23 de abril de 2012, p. 4

El año pasado Wal-Mart inauguró una tienda por día en México, la mayoría en su modalidad de bodegas, y ofreció precios más bajos que su competencia. Por ambos factores, organizaciones de comerciantes acusan al corporativo trasnacional de competencia desleal y de provocar la quiebra de pequeños negocios, como misceláneas, estanquillos, tiendas de abarrotes, tortillerías, recauderías, panaderías, ferreterías, carnicerías y hasta zapaterías o tiendas de ropa, entre otros giros.

Durante 2011 inauguramos 365 unidades operativas en México: 42 Bodegas Aurrerá, 60 Mi Bodega Aurrerá, 208 Bodegas Aurrerá Express, 21 WalMart, 16 Sams Club, 13 Superamas, cuatro Suburbia y un restaurante Vips, detalla Scot Rank, presidente ejecutivo y director comercial de la cadena, en informes financieros enviados a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Las sucursales que Wal-Mart inauguró en México el año pasado cuadriplican las 76 que abrió para toda Centroamérica, ya que la firma conjunta las operaciones que tiene aquí con las de cinco países más.

Con tal incremento de sucursales, la cadena ya alcanzó las 2 mil 87 tiendas de distinto tipo en todo el territorio nacional, de las cuales 57 por ciento fueron bodegas y sólo 17 por ciento el supermercado tradicional de Wal-Mart.

Así, prácticamente por cada supermercado la empresa abrió cinco bodegas en el país y logró incrementar sus ventas en 13 por ciento durante 2011, al llegar a 379 mil millones de pesos, mientras su utilidad neta fue de 22 mil 258 millones de pesos, según sus reportes financieros.

Wal-Mart se ufana de ser una de las empresas que más empleo generan en México (tiene 238 mil asociados, como llama a sus trabajadores), y de comprar 300 mil millones de pesos al año a 28 mil proveedores, de los cuales la mitad son pequeñas y medianas empresas, pero frente a ello se han multiplicado en los años recientes las acusaciones de que ejerce prácticas depredatorias en el comercio.

Desde 2005, por ejemplo, la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (Conacca) trató de impulsar en el Congreso de la Unión una iniciativa para que se regulara la penetración de Wal-Mart en territorio nacional, similar a las que existen en países de Europa para proteger los pequeños negocios, ya que, sostuvo, por cada empleo que creaba la cadena destruía varios en distintas ramas económicas, desde el sector primario hasta la industria, el comercio y los servicios, por imponer precios bajos a sus proveedores.

Hace unos meses, la misma organización denunció que las ventas del comercio tradicional en México, conformado por negocios en pequeños mercados y tianguis, cayeron 6 por ciento frente a la competencia de supermercados como los de Wal-Mart, que en conjunto incrementaron sus ventas 10 por ciento el año pasado.

Las críticas y protestas contra la cadena también han provenido de cámaras regionales de comercio en distintos estados y ciudades de la República, particularmente aquellas que agrupan a comerciantes en pequeño, y que se han multiplicado en la medida que proliferan las Bodegas Aurrerá, pues acusan que han provocado desplome hasta de 40 por ciento en sus ventas .

En reiteradas ocasiones, Wal-Mart ha negado las acusaciones de sus competidores de que distorsiona el mercado con prácticas depradatorias, al imponer bajos precios a sus proveedores. A finales de marzo Luis Gómez, vicepresidente de asuntos corporativos de la cadena comercial para México y Centroamérica, justificó que su modelo de negocios es llevar el mejor precio a los consumidores y puede hacerlo al comprar un volumen importante de artículos.

Mal haríamos si pensamos que debemos comprar productos y revenderlos los más caro posible. Al revés, se trata de darle el mayor beneficio al consumidor, y eso nos ha distinguido, dijo Gómez entonces.

No obstante las reiteradas peticiones de pequeños comerciantes para que las autoridades municipales, estatales o federales actuén al respecto, Wal-Mart se convirtió el 29 de marzo en la única cadena comercial que recibirá apoyo de la Secretaría de Economía mediante la aportación de 5.5 millones de pesos para capacitar a 115 pequeñas y medianas empresas con el fin de que se conviertan en nuevas proveedoras de la cadena, según anunció entonces el subsecretario de Economía, Miguel Marón.

El corporativo no aportará nada de dinero, pero Luis Gómez ponderó que las pequeñas empresas que se convierten en sus proveedoras se desarrollan tanto que luego podrán vender a otros supermercados e incluso exportar.