Política
Ver día anteriorJueves 3 de mayo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Dos militares y un policía, entre los caídos; reporteros denuncian agresión de federales

Supuestos sicarios enfrentan a Ejército y PF en Sinaloa y Zacatecas; 18 muertos

Agentes de Guasave paran labores; siempre que fallecen soldados la agarran contra nosotros

De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de mayo de 2012, p. 16

Un total de 18 personas murieron este miércoles en Sinaloa y Zacatecas como resultado de enfrentamientos entre presuntos delincuentes con efectivos del Ejército, en la primera entidad, y contra policías federales en la segunda.

En Sinaloa hubo 12 fallecidos, entre ellos dos soldados, en las cercanías de la comunidad Estación Bamoa, municipio de Guasave. La balacera empezó ayer alrededor de las 7:30 horas, cuando militares llegaron a un hotel, pretendieron rodear el inmueble y fueron agredidos a tiros por sujetos desconocidos.

El combate, que duró casi hora y media, en el que se utilizaron granadas y armas de alto poder, obligó a suspender clases de nivel básico y actividades laborales en Estación Bamoa, así como en poblados cercanos de los municipios de Sinaloa y Guasave. Luego de la refriega, una camioneta propiedad de los presuntos delincuentes quedó incinerada.

Carlos Enrique Olguín, director de averiguaciones previas de la Procuraduría de Sinaloa, informó que se incautaron cuatro vehículos, 15 armas largas y alrededor de 2 mil 600 cartuchos.

Luego del enfrentamiento, elementos militares detuvieron a 13 policías municipales de Guasave, lo que provocó que otros agentes pararan labores durante la tarde del miércoles y se quejaran de que cuando hay hechos violentos en los que mueren soldados la agarran contra nosotros. Los policías arrestados fueron trasladados a Culiacán, aparentemente acusados de nexos con el crimen organizado.

En tanto, cinco presuntos delincuentes y un policía federal murieron tras un enfrentamiento ocurrido al mediodía de este miércoles en la comunidad La Laborcita, municipio de Saín Alto, unos 170 kilómetros al noroeste de la capital de Zacatecas, cuando integrantes de la Policía Federal patrullaban la cabecera municipal y sujetos a bordo de varios vehículos los atacaron a tiros. Entonces empezó una persecución hasta una carretera interestatal que comunica con el municipio de Río Grande.

Pistoleros a bordo de un Tiida color gris y una camioneta Ford Escape negra intentaron parapetarse en un vado ubicado a la altura de La Laborcita. Ahí combatieron contra policías federales con fusiles AR-15 y granadas de fragmentación. Cinco pistoleros de la camioneta Ford Escape murieron y al menos otros dos que viajaban en el Tiida escaparon a pie entre las nopaleras de la zona. Un policía gravemente herido fue trasladado vía aérea a la ciudad de Zacatecas, donde se le internó en una clínica del Issste.

Policías federales golpearon al reportero Ángel Martínez, de El Diario NTR, y a Margarito Juárez, del periódico Página 24, quienes fueron los primeros en llegar a cubrir la nota. Los agentes les arrebataron sus cámaras, los arrojaron al suelo y los patearon. Nos trataron peor que a delincuentes, dijo Juárez.

Deja otras 20 víctimas la ola violenta de ayer en el país

Carlos Rodolfo Güereque, director de seguridad pública de Valle de Zaragoza, municipio ubicado a unos 200 kilómetros de la capital de Chihuahua, fue asesinado el martes junto con otro hombre, cuando un comando los atacó con armas de grueso calibre afuera de su domicilio.

Asimismo, ayer por la mañana, el comandante de la policía municipal de Rosales, Chihua- hua, Darío Orzúa, fue baleado en la cabecera municipal de Delicias. El funcionario fue trasladado en condición crítica a la capital del estado, donde se le intervino quirúrgicamente y es reportado como grave.

En tanto, el secretario de Seguridad Ciudadana del estado de México, Salvador Neme, informó que se detuvo a ocho sujetos que estarían relacionados con el ataque con un artefacto explosivo a las instalaciones de la policía estatal en Villa Victoria, perpetrado la noche del lunes pasado, entre ellos el comandante de la policía mexiquense Gerardo Lamas, quien presuntamente brindaba protección y daba información sobre operativos a la organización criminal La Familia, que se adjudicó la agresión al inmueble.

En este contexto, además del deceso del jefe policiaco chihuahuense y su acompañante, este miércoles se documentaron 20 muertes que tendrían relación con la delincuencia organizada en cinco entidades, 12 de ellas en Chihuahua, tres en Sinaloa, tres en Morelos, una en Sonora y una en Guerrero.

Añadir un comentario