Estados
Ver día anteriorViernes 25 de mayo de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Detienen a siete implicados que participaban en ritual apocalíptico

Madre saca los ojos a su hijo por no cerrarlos para rezar

El niño, de cinco años, se encuentra muy grave en hospital del DF

Rescata la policía a otras tres personas que se encontraban encerradas

Foto
Rescatistas trasladaron al hospital de Tacubaya a un niño de cinco años cuya madre le sacó los ojos, en Nezahualcóyotl, estado de MéxicoFoto Alfredo Domínguez
René Ramón
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 25 de mayo de 2012, p. 34

Nezahualcóyotl, Méx., 24 de mayo. Una mujer le sacó los ojos a su hijo, de sólo cinco años, en represalia porque no los cerró para orar durante un ritual que celebraban siete personas –al menos cinco de la misma familia–, quienes aseguraban que este jueves vendría Dios y se acabaría el mundo.

María del Carmen Ríos García, de 23 años, confesó que su hermana, Lizbeth Ríos García, le ayudó para que, sobre la mesa de la cocina, en casa de su madre, le sacara con las manos los globos oculares a su vástago.

La agresión ocurrió entre las 8 y 8:30 horas en una vivienda de la colonia San Agustín Atlapulco, el barrio más marginado en este municipio del oriente del estado de México.

Un joven de 17 años, quien junto con otros tres menores estaba encerrado en la casa, se asustó cuando su sobrino comenzó a gritar; escapó y pidió auxilio a los vecinos, los que alertaron a oficiales que circulaban en la patrulla PM-O30.

Cuando los agentes llegaron al inmueble marcado como manzana 34, lote 5 de la calle Graciano Sánchez, encontraron a María del Carmen en medio de varias veladoras. Presa de una crisis nerviosa, abrazaba con fuerza al pequeño.

Vieron que el infante tenía sangre en la cara. Al acercarse se percataron de que no tenía globos oculares y de inmediato pidieron ayuda a personal de rescate municipal.

Lo llevaron al hospital general La Perla, pero debido a la gravedad de las lesiones fue trasladado en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Ciudadana estatal al hospital pediátrico de Tacubaya, en el Distrito Federal.

Por la tarde, fuentes de la Secretaría de Salud del Distrito Federal informaron que el pequeño fue trasladado al hospital de Legaria, donde se reporta que su estado es muy grave, pues al parecer sufrió un derrame cerebral. Este viernes será examinado por un neurológo, que determinará si requiere intervención quirúrgica.

El muchacho que pidió ayuda relató a los policías de Nezahualcóyotl que desde el domingo los adultos lo mantenían a él y a otras tres personas (una de 17, otra de 18 y a un bebé de nueve meses) encerrados en una habitación.

Les decían que tenían que rezar porque se iba acabar el mundo, versión que fue confirmada por Martha García Vargas, de 48 años, abuela de la víctima y dueña de la vivienda donde se efectuó el rito religioso.

Samuel Cuevas Monroy, subdirector de la policía de Nezahualcóyotl, aseguró que estas personas profesan la religión cristiana. Explicó que García Vargas narró cómo su hija le sacó los ojos a su nieto porque no quiso cerrarlos. Como no los cerró, se los sacaron para limpiárselos porque presenció la oración, señaló.

La Procuraduría General de Justicia del estado de México (PGJEM), por conducto de su fiscalía en Nezahualcóyotl, presentó a la agresora ante los medios de comunicación.

Elementos de la policía investigadora no permitieron a los reporteros hacer preguntas a la acusada, pero los agentes le formularon cuatro, con el argumento de no afectar la diligencia.

–¿Cómo te llamas?

–María del Carmen Ríos García.

–¿Cómo se llama tu hijo?

–Fernando.

–¿Quién le sacó los ojos?

–Mi hermana Lizbeth y yo.

–¿Dónde lo hicieron?

–En la cocina de la casa de mi mamá.

Durante el interrogatorio Ríos García no mostró remordimiento.

Según efectivos de la PGJEM, la acusada se dedica a labores del hogar. El padre del niño –cuyo nombre no se dio a conocer– no participó en los hechos, pero fue presentado a declarar ante el Ministerio Público.

Sin embargo, el fiscal regional Issac Acevedo Román reveló que hasta las 19 horas el progenitor del niño no había podido hablar pues se encontraba en “estado de shock”.

El jefe policiaco dijo que las siete personas, cinco de las cuales pertenecen a la misma familia (la madre y cuatro hermanos) llevaban cuatro días orando porque, según ellos, la mañana de este jueves iba a venir Dios y se acabaría el mundo.

Fueron aprehendidos los hermanos María del Carmen, Lizbeth, Ruth y Jesús Ríos García, la madre de ellos, Martha García Vargas, así como Joselyn Mayela Maciel, de 20 años, y Ciro Ríos Benítez, de 57.

María del Carmen y Lizbeth serán consignadas por tentativa de homicidio, privación ilegal de la libertad y lesiones.

Añadir un comentario