Mundo
Ver día anteriorMiércoles 13 de junio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Redobla el Estado crecimiento e inclusión social: Cristina Fernández

Anuncia el gobierno de Argentina 100 mil créditos para viviendas
Foto
La presidenta de Argentina informa sobre el ambicioso programa habitacional para los trabajadoresFoto Ap
Stella Calloni
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 13 de junio de 2012, p. 37

Buenos Aires, 12 de junio. El gobierno de Argentina anunció esta noche una línea de 100 mil créditos para la construcción de viviendas únicas conformando el plan Pro Crear Bicentenario con el objetivo de redoblar la apuesta del Estado a un modelo de crecimiento y de inclusión social, dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La mandataria firmó el decreto para crear este plan, y explicó que uno de los objetivos de este nuevo proceso es seguir profundizando en sintonía fina lo que habíamos hecho a trazo más grueso.

Los solicitantes de los créditos podrán o no tener terrenos para construir y hay posibilidades en ambos casos.

También Fernández de Kirchner criticó la falta de política hipotecaria por parte de la banca privada, a la vez que destacó que el nuevo plan surge de las necesidades de las propias políticas activas desarrolladas durante estos años , además de que existe una gama de oportunidades en materia de viviendas de acuerdo a las posibilidades de cada argentino.

El viceministro de Economía, Axel Kicillof, por su parte, sostuvo que el plan de viviendas oficial está destinado a un sector de la población cuyos ingresos han aumentado más de 500 por ciento en los últimos nueve años gracias al modelo económico vigente.

Señaló además que se proponen construir 400 mil viviendas en los próximos cuatro años, dentro del nuevo esquema que calificó como un plan “sustancial con la participación del Estado en la construcción de viviendas.

Se continuarán ejecutando proyectos anteriores. De hecho hay una serie de nuevos barrios en esta capital, el Gran buenos Aires, las provincias, en otros planes de vivienda, y barrios para los sectores más empobrecido de la población.

Los préstamos podrán llegar hasta 350 mil pesos y podrán acceder personas entre 18 y 65 años, sin un tope mínimo de ingresos, y los plazos serán largos –de entre 20 y 30 años– con tasas desde 2 a 14 por ciento, y adecuándose a las posibilidades de cada uno.

Habrá cinco escalas de créditos y se prevé una inversión a cuatro años de más de 20 mil millones de pesos, que se financiarán con recursos de la Administración Nacional de Seguridad Social y el Tesoro Nacional. Los créditos se harán en base a los ingresos familiares netos mensuales y serán para viviendas nuevas.

Todos los que tengan terreno podrán construir de inmediato y el que no lo tenga podrá hacerlo dentro de unas mil 800 hectáreas que el gobierno tiene diseminadas en el país, La mandataria ordenó a la Organización Nacional de Administración de Bienes del Estado buscar todos los terrenos ocioso que tengan condiciones para construir viviendas y nuevos barrios.

El gobierno envió ayer al Parlamento el texto que propone unificar los códigos Civil y Comercial. Ese proyecto fue elaborado por una comisión en la que participaron más de 100 juristas. El gobierno introdujo algunos cambios, entre ellos el artículo 765, que establece la posibilidad de pagar en pesos las deudas en dólares.

Aunque se interpretó en algunos medios como una pesificación, quedó en claro que la posibilidad de pagar en pesos al cambio oficial lo que se acordó en dólares es sólo para los casos en los que un contrato –un alquiler o un boleto de compraventa– no especifica que la deuda deba cancelarse en dólares. Se le está dando una opción al comprador o al inquilino para los casos en que las partes no lo han incluido expresamente, aseveró.

También desmintió el gobierno que se propongan intervenir en los plazos fijos y no prohíbe depósitos en moneda extranjera ni contratos de compraventa ni alquileres en moneda extranjera.

El ministro de Justicia, Julio Alak, relativizó la pesificación de los contratos que establece el texto del proyecto y aseguró que se trata de dar una opción –de pagar en pesos– a los compradores e inquilinos, aunque sólo en ciertos casos, pero los contratos que se firmen en dólares y establezcan en su texto que deben ser cancelados en dólares deberán ser pagados en dólares.

Con este proyecto Argentina ha retomado el espíritu de la plena vigencia de una moneda nacional, como el peso, como tienen todos los países del mundo, excepto Ecuador o Panamá, pero no prohíbe de manera alguna depósitos, contratos de compraventa ni alquileres de inmuebles en moneda extranjera. Se adelantó de esta manera a una campaña que esta mañana comenzó con la falsa interpretación de los artículos para crear incertidumbre y confusión.

Añadir un comentario