Mundo
Ver día anteriorJueves 21 de junio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El país sudamericano decidirá hoy sobre la petición de asilo

Assange sería detenido si sale de la embajada de Ecuador, dice la policía
Foto
Partidarios de Julian Assange se manifiestan fuera de la embajada de Ecuador en Londres, donde el fundador de Wilileaks solicitó asiloFoto Reuters
Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de junio de 2012, p. 26

Londres, 20 de junio. El fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien pasó su primera noche en la embajada de Ecuador en Londres mientras ese país evalúa su solicitud de asilo político, se expone a una detención si abandona su refugio diplomático, por violar los términos de su libertad condicional, advirtió la policía británica.

A su vez, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, declaró en Río de Janeiro que su país es de libertades y que su gobierno está procesando la solicitud de asilo de Assange.

El viceministro de la cancillería ecuatoriana, Marco Albuja, anunció que la decisión será tomada en 24 horas, ya que el gobierno está considerando su posición y el presidente dará sus instrucciones mañana.

Podemos confirmar que el señor Assange ha infringido su libertad condicional y sigue en la embajada de Ecuador fuera del alcance de la policía. Seguimos en contacto con las autoridades ecuatorianas sobre esta situación, informaron este miércoles tanto un portavoz de Scotland Yard como una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Tras larga batalla judicial de Assange en el Reino Unido para evitar su extradición a Suecia como sospechoso de cuatro supuestos delitos de agresión sexual, que rechaza, la justicia británica le había impuesto varias condiciones para permanecer en libertad. Una de ellas era el cumplimiento de un toque de queda entre las 22 y las 8 horas locales.

Scotland Yard tomó cartas en el asunto luego de que el australiano, de 40 años, se refugió en la embajada ecuatoriana el martes y presentó una solicitud de asilo político.

Assange teme que Suecia, que todavía no lo ha acusado formalmente, no sea más que una etapa antes de su entrega a Estados Unidos, país que lo ha investigado por presunto espionaje tras la difusión en los últimos años en Wikileaks de decenas de miles de cables diplomáticos estadunidenses confidenciales y documentos secretos de las guerras de Irak y de Afganistán.

Washington afirmó este día que el caso de Assange compete exclusivamente a Quito, Londres y Estocolmo.

Estados Unidos no ha sostenido conversaciones con el gobierno de Ecuador sobre este asunto, aseveró la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland. Sólo aspiramos a que haya justicia, pero no estamos involucrados en ninguna de estas discusiones, aseguró.

En una carta enviada a Correa en apoyo a su petición de asilo, Assange señaló: amenazas de muerte, boicot económico y la posibilidad de ser entregado a las autoridades de Estados Unidos, británicas, suecas o australianas hacen que busque en territorio ecuatoriano el asilo y la protección para permitirme continuar con mi misión.

Esfuerzo desesperado

La embajadora de Ecuador en Londres, Ana Albán, sostuvo conversaciones cordiales y constructivas con representantes del gobierno británico sobre la solicitud de asilo de Assange en busca de una solución. Aprovechó para explicar que la solicitud es evaluada por la cancillería de su país, y que cualquier decisión será conforme al derecho internacional y a su política de derechos humanos.

La madre de Assange, Christine, definió la acción de su hijo como el último esfuerzo desesperado porque es un preso político que continúa sin haber sido acusado ni interrogado por un crimen que, si lo explicaran, no tiene absolutamente ningún fundamento. Espero que el tercer mundo pueda defender lo que moralmente es justo, cuando el primer mundo no puede o no quiere hacerlo.

En Suecia, la defensa de las dos mujeres que denunciaron a Assange por los supuestos delitos de agresión sexual, incluida una violación, se mostró convencida de que Ecuador rechazará la solicitud.

Un colectivo de redes sociales lanzó una campaña en Internet para apoyar el pedido de asilo a Ecuador y miembros de ese colectivo se manifestaron frente al palacio presidencial en Quito, mientras otros simpatizantes del australiano le daban su apoyo en Londres.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks