Opinión
Ver día anteriorMartes 26 de junio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
La estatura de Enrique Peña Nieto
Luis Hernández Navarro
E

nrique Peña Nieto no es especialmente alto. Aunque su estatura real es un misterio oculto en un mar de cifras contradictorias, quienes han coincidido con él en persona saben que es pequeño. Sin embargo, en las fotografías que su partido publica como parte de su propaganda parece un gigante que camina sobre multitudes que lo aclaman.

La iconografía actual de su campaña se basa en planos contrapicados, es decir, en imágenes captadas de abajo arriba que buscan engrandecer la figura del personaje. Orson Welles utilizó este recurso en la filmación de su película El ciudadano Kane, para enaltecer al protagonista y dotarlo de un poder extraordinario.

La persistencia del contrapicado en El ciudadano Kane, explica el crítico André Bazin, consigue que dejemos de tener clara conciencia del personaje y nos quedemos inmersos en su fascinación. Su intención estética es imponernos determinada visión sobre el relato.

La difusión masiva de las fotografías en las que Peña Nieto aparece desplazándose por arriba de sus seguidores, como si fuera el gran timonel que conduce al país a puerto seguro, coincide con el surgimiento de un amplio y combativo movimiento apartidista de jóvenes que lo repudian y le niegan toda legitimidad. Pareciera ser una maniobra para contrarrestar la masiva expresión del rechazo a su persona. Mientras los ciudadanos de carne y hueso lo minimizan, el encuadre fotográfico lo magnifica.

La impostura fotográfica sobre la estatura real del candidato no es un hecho aislado, sino parte de una amplia operación de mercadotecnia política. Toda la campaña presidencial del muñeco telegénico ha sido diseñada para vender a los ciudadanos el cuento de un político joven al que las masas ven como rockstar, adorado por las mujeres, desligado del pasado autoritario y corrupto de su partido y capaz de encabezar las grandes reformas que el país necesita.

El diseño y la producción de esta puesta en escena es obra de Televisa. El canal de las estrellas y sus patrocinadores han querido hacer de los comicios presidenciales de este 1º de julio una telenovela, y a Peña Nieto una estrella más de su firmamento artístico. Los jóvenes universitarios del #YoSoy132, lejos de tragarse el embute mediático, están indignados con el intento de imposición. Sus reclamos en favor de democratizar los medios de comunicación no cesan. Por eso, en su plan de acción, convocaron a formar una cadena humana para protestar contra el duopolio televisivo este jueves 28 de junio a las 12 del día.

En el seno del #YoSoy132 no hay duda de que el mexiquense representa el retorno del viejo autoritarismo tricolor. Con él –dicen a propósito del ex gobernador– las cosas no están cambiando, se están disfrazando. Los intelectuales mediáticos pro peñistas pueden jurar que el regreso del dinosaurio es imposible, pero los jóvenes saben que en realidad el reptil fósil nunca se ha ido. El autoritarismo forma parte del ADN del equipo de Atlacomulco.

Las evidencias abundan. Casi cada día, grupos de golpeadores priístas agreden violentamente a los estudiantes que se manifiestan contra el candidato tricolor en diversas ciudades. El mismo ex gobernador del estado de México confesó su verdadero talante al reivindicar, en la Universidad Iberoamericana, su responsabilidad personal en la represión de Atenco. Y, por si fuera poco, sus asesores confirman su vocación excluyente al anunciar que entre septiembre y diciembre piensan sacar adelante, fast-track, un paquete de reformas estructurales que, entre otras cosas, privatizará Pemex e incrementará el IVA. Los lobos se han vestido con pieles de cordero, pero se les ve el plumero.

La protesta juvenil ha desnudado la ilegitimidad de la candidatura de Peña Nieto. Sin que tengan alguna filiación partidaria, miles de estudiantes le están diciendo al país que el proceso electoral está viciado de origen. Para ellos, en caso de que el abanderado del PRI gane en las urnas, su victoria será no el producto de un proceso democrático que hay que aceptar, sino resultado de la imposición de un poder fáctico no regulado: el de las televisoras y los intereses que se articulan a su alrededor. No hay para esos jóvenes razón alguna para acatar los resultados electorales y, por el contrario, sí una fuerte convicción para desconocerlos.

Los jóvenes ven a Televisa como un poder fáctico que hace negocios y política al amparo de una concesión que le otorga el Estado. Saben que su influencia en las decisiones nacionales trascendentales no guarda relación con su peso en la economía nacional. Están convencidos de que su comportamiento frena la democratización del país. Intuyen que a su alrededor se aglutinan otros poderes fácticos. Les enervan sus contenidos informativos. Pero lo que ha colmado su paciencia es la pretensión de la empresa y el mundo de los intereses de fabricar un candidato e imponerlo a la sociedad mexicana. Eso les parece inadmisible.

Al descontento actual de los universitarios habrá que sumar el de quienes aspiran a serlo. Cerca de 125 mil jóvenes se encontrarán, a mediados de julio, con la novedad de que no hay lugar para ellos en la UNAM. No se quedarán con los brazos cruzados. Exigirán ser admitidos. Los movimientos de rechazados de escuelas de educación superior no son una novedad, sólo que ahora su dinámica será diferente, ya que tendrán como aliado a #YoSoy132.

Los jóvenes universitarios no se han ido con la finta de los efectos estéticos con los que se pretende maquillar a Enrique Peña Nieto y a los intereses que representa. Conocen su verdadera estatura política. Por eso, independientemente de la votación que obtenga, no le reconocen legitimidad política alguna; su ilegitimidad se da de origen. Eso no cambiará sean cuales fueren los resultados electorales que obtenga. Ellos han trazado una ruta más allá del 1º de julio: la exigencia de una profunda reforma de los medios de comunicación electrónicos ¡ya!

Añadir un comentario