Mundo
Ver día anteriorSábado 7 de julio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Compete a Ecuador, Gran Bretaña y Suecia, dice el embajador Namm

Rechaza Estados Unidos que tenga interés en el caso de Julian Assange
Foto
Defensores de los derechos humanos se manifestaron ayer en Quito, en apoyo del fundador de WikileaksFoto Xinhua
Afp y Notimex
 
Periódico La Jornada
Sábado 7 de julio de 2012, p. 20

Quito, 6 de julio. El embajador de Estados Unidos en Ecuador, Adam Namm, descartó que su país tenga interés en el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, pues es un asunto que incumbe exclusivamente a Ecuador, Gran Bretaña y Suecia, aseguró este viernes en una entrevista con una radiodifusora local.

Es muy sencilla la posición del gobierno estadunidense: este asunto del señor Assange es entre Ecuador, Reino Unido y Suecia. Estados Unidos no tiene nada que ver con ese proceso, aseveró el recién nombrado embajador.

Assange, reclamado por la justicia de Suecia por cuatro cargos de agresión sexual, niega haber cometido los delitos mencionados en la orden de detención europea emitida por las autoridades suecas, aunque admite haber mantenido relaciones consentidas con las dos denunciantes durante una visita a Estocolmo en agosto de 2010 y afirma que la demanda de extradición tiene trasfondo político.

En diversas ocasiones ha señalado que es víctima de un complot de Estados Unidos, que finalmente podría llevarlo a su territorio para ejecutarlo.

Desde el pasado 19 de junio pasado el fundador de Wikileaks se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, en espera de una respuesta del gobierno de Quito sobre su solicitud de asilo político.

Assange ha sido investigado por Estados Unidos por presunto espionaje, tras la filtración de documentos secretos de las guerras de Irak y de Afganistán, y de 250 mil cables diplomáticos confidenciales que pusieron en entredicho a la diplomacia estadunidense.

En uno se acusó al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, de tolerar la corrupción policial, lo cual motivó que Quito y Washington expulsaran a sus respectivos embajadores en abril de 2011.

Ese fue un momento difícil para nuestra relación, pero cada una tiene sus dificultades. Añadió: “Veo que hemos superado este lamentable hecho de Wikileaks y la expulsión de la embajadora (Heather) Hodges”, aseveró Namm en declaraciones para Radio Quito.

El bloqueo diplomático duró cinco meses, hasta que en septiembre de este año ambas naciones anunciaron que nombrarían nuevos diplomáticos para recomponer sus vínculos.

En enero pasado la representante ecuatoriana en Estados Unidos, Natahlie Cely, inició sus funciones. En tanto, el embajador estadunidense presentó sus cartas credenciales a Quito el 21 de junio.

Según datos del gobierno de Ecuador, más de 2 millones de ecuatorianos viven en Estados Unidos y alrededor de 30 mil estadunidenses residen en esa nación sudamericana.

Por la noche, en Caracas, el Foro de Sao Paulo emitió una resolución, en la cual pidió al gobierno de Ecuador que conceda el asilo político a Julian Assange para salvar su vida y libertad.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks