Política
Ver día anteriorLunes 9 de julio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Elecciones 2012

En los comicios para senadores y diputados hubo más problemas entre los ciudadanos

El voto por las coaliciones redundó en más de 6 millones de sufragios nulos

La reforma realizada en la materia en 2008 hizo más compleja la participación en las urnas

Alonso Urrutia
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de julio de 2012, p. 10

Como se auguraba, la complejidad del voto por coaliciones en estos comcios generó confusión entre los electores y repercutió en el comportamiento del voto nulo, particularmente por efecto de la alianza parcial PRI-PVEM.

Si a escala de la elección presidencial el voto nulo fue de 2.47 por ciento, para los comicios de diputados fue de 4.96 por ciento y para el Senado hasta de 5.72 por ciento.

Sin embargo, hubo entidades, en especial donde no hubo coalición entre el PRI y PVEM para el Congreso, donde la recurrencia de votos mal emitidos por los ciudadanos que debieron nulificarse se dispararon aún más.

En los comicios para senadores en San Luis Potosí se alcanzó 10.91 por ciento, cuatro veces más que el promedio nacional de la elección para presidente, o seis veces más que el registro estatal más bajo a nivel presidencial, que fue en Baja California, con 1.78 por ciento.

A nivel distrital, las diferencias fueron aún mayores. En San Luis Potosí, para la elección de senadores –donde no fueron en coalición PRI-PVEM– en el distrito 1, de Matehuala, se alcanzó 12.70 por ciento de votos nulos, ocho veces más que el registro más bajo para la Presidencia, en Tijuana, en el distrito 8 de Baja California, que fue de 1.57 por ciento.

La reforma electoral 2007-2008 determinó que a partir de los comicios de 2009, aun en las coaliciones, los partidos deberían incluirse por separado para que el electorado definiera por qué partido votaría o, en su caso, sufragar por dos o más partidos –lo cual ya no es nulo como antes–, por lo que la autoridad distribuye posteriormente los sufragios.

No obstante, esta reforma hizo más compleja la forma de votar, en especial en coaliciones parciales, como fue el caso de Compromiso por México, que fueron coaligados para la Presidencia, en 199 distritos electorales para diputados federales y en 10 estados para el Senado. En los 101 distritos restantes de diputados y 22 entidades para senadores, lo que supondría un voto válido para la Presidencia (marcar los logos del PRI y PVEM) era inválido para diputados y senadores, lo que se reflejó en votos nulos.

En esta ocasión no hubo campañas de organizaciones sociales promoviendo el voto nulo; fue sólo la confusión del electorado. En total, los cómputos distritales arrojaron la nulidad de 6 millones 569 mil 291 para las tres elecciones.

Si para Presidente se anularon un millón 241 mil 154 votos, para diputados fueron 2 millones 472 mil 614, y para senadores 2 millones 855 mil 523, en total.

El efecto de la coalición parcial PRI-PVEM fue claro, pues en algunas entidades donde hubo coalición para senadores y diputados el PRI-PVEM obtuvo más votos que su candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, como en Colima –6.05 puntos porcentuales más– o en Tabasco, 6.71 puntos.

En contraste, en la mayor parte de los estados sin coalición para el Congreso la votación PRI-PVEM se cayó con respecto a la presidencial.

Para el caso de la elección de senadores, la mayor incidencia de votos nulos se registró en San Luis Potosí, 10.91 por ciento; Michoacán, 10 por ciento; Campeche, 9.51 por ciento; Guanajuato, 9.21 por ciento, y en Chihuahua, 9.01 por ciento, en todas ellas sin coalición PRI-PVEM.

Los porcentajes más bajos de nulidad de votos para el Senado fueron en Tabasco, 3.13; Zacatecas, 3.57; Quintana Roo, 3.33; Distrito Federal, 3.45, y estado de México, 3.05, en todas ellas con coalición PRI-PVEM.

En diputados, las entidades con mayor voto nulo fueron: Chihuahua, 9 por ciento, San Luis Potosí, 8.85; Michoacán, 8.68, y Tlaxcala, 8.43, en todos sin coalición PRI-PVEM.

Las más bajas se dieron en Nuevo León, 2.97 por ciento; Yucatán, 2.60, y Baja California, 2.45, todos con coalición PRI-PVEM.

Añadir un comentario