Mundo
Ver día anteriorMiércoles 11 de julio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La demanda, muy compleja; no se pedirá permiso a nadie, dice el presidente ecuatoriano

Ecuador aún estudia solicitud de asilo de Assange; será decisión soberana: Correa

Descarta represalias de Estados Unidos en caso de que su país acoja al fundador de Wikileaks

Dpa y Afp
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de julio de 2012, p. 26

Quito, 10 de julio. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo hoy que su gobierno aún analiza el pedido de asilo político del fundador del portal Wikileaks, el australiano Julian Assange, pero señaló que su país tomará una decisión soberana al respecto.

Correa agregó que mientras se evalúan las causales de la solicitud no habrá pronunciamiento, pero insistió en que, respetando muchísimo a Gran Bretaña, Suecia y Estados Unidos, se tomará una decisión soberana. Ecuador no va a pedir permiso a nadie, enfatizó.

El mandatario ecuatoriano calificó el pedido de muy complejo, y comentó que “si es que corre el riesgo la vida de Assange, ésa es una causal para otorgar el asilo político.

Tenemos que ver si todo lo que se está haciendo en el caso de Assange es compatible con la visión, la constitución y nuestra percepción de los derechos humanos y políticos, apuntó.

Consultaremos con quien se tenga que hacer, pero no vamos a pedir permiso a nadie para tomar la decisión soberana de otorgar o no asilo al ciudadano australiano, dijo Correa.

El ex hacker, de 41 años, se refugió el 19 de junio en la embajada de Ecuador en Londres, ante el temor de ser extraditado a Suecia, donde es acusado de cuatro delitos de agresión sexual.

Assange teme que Suecia sea sólo una etapa antes de su entrega a Estados Unidos, país que lo ha investigado por presunto espionaje tras la difusión de cientos de miles de cables diplomáticos estadunidenses confidenciales y documentos secretos de las guerras de Irak y Afganistán.

El australiano afirma que ya existe una acusación en su contra en Estados Unidos, pero que se mantiene en secreto. Muchos expertos legales dicen que no está claro por qué sería más fácil extraditar a Assange de Suecia que de Gran Bretaña.

El mandatario desestimó eventuales represalias de Estados Unidos en caso de que Quito decida acoger al fundador de Wikileaks. Recordó que en ese país permanecen dos ex banqueros prófugos de la justicia ecuatoriana.

El martes, el embajador estadunidense en Ecuador, Adam Namm, declaró que Assange no tiene cargos pendientes en Estados Unidos, aunque reconoció que el caso de Wikileaks fue un momento muy difícil para su nación.

En el hipotético caso de que el gobierno de Rafael Correa acepte la petición de asilo de Assange no habría forma legal de trasladarlo a Ecuador.

Esto sitúa la situación jurídica del fundador de Wikileaks en una especie de limbo legal.

Así lo afirmó el catedrático alemán Wolf-Dieter Just, especialista en temas de asilo político.

En caso de que Ecuador le ofreciera asilo político a Julian Assange, este señor estaría sólo bajo la protección de este país, recalcó el catedrático, según la edición digital del canal alemán Deutsche Welle.

Así, puesto que Assange tiene una orden de arresto internacional, no podría moverse libremente fuera de Ecuador. No va a poder eludir la justicia, apuntó Just.

Para que Julian Assange fuera considerado perseguido político debería demostrar fehacientemente que Suecia tiene la firme intención de extraditarlo a Estados Unidos, lo cual no es seguro de ninguna manera. Pero en primer lugar, a Assange se le acusa de haber cometido delitos sexuales, y éstos deben ser dirimidos en los tribunales de Suecia, apuntó.