Opinión
Ver día anteriorDomingo 22 de julio de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
El despertar

Transfiguración del sistema político

José Agustín Ortiz Pinchetti
L

a discusión sobre si el PRI puede cambiar resulta superflua. El gran tema es cómo se está reciclando el sistema político mexicano. Admirado en una época, desprestigiado, dañado, decrépito en las últimas décadas sobrevive y se transforma. Hace 40 años Daniel Cosío Villegas describió sus piezas fundamentales y lo definió como una monarquía absoluta, hereditaria por línea transversal. También señaló con perspicacia que ya entonces los beneficiarios del sistema eran los empresarios más ricos y que la oligarquía como grupo de presión intentaría distorsionar el Estado mexicano.

Hoy el fenómeno a estudiar es la transferencia de la toma de decisiones a los poderes fácticos. Es evidente cómo están interfiriendo en los procesos políticos, cómo orientan la opinión pública a través de los medios electrónicos, cómo influyen en la política económica e impiden las reformas modernizadoras. México es el país de peor desempeño en materia de monopolios. Una docena de grandes familias logra eludir la competencia efectiva. Restringe el acceso a los mercados, no paga impuestos e impone precios por encima del mercado internacional. Las elites políticas dependen cada vez más de ellos. La oligarquía impuso en 2000 la alternancia panista y 12 años después decidió el regreso del PRI. Los politólogos tendrán dificultades para identificar cómo intervienen y operan. Conspiran sin dar la cara.

El sistema político ya no beneficia a la oligarquía; ahora depende de ella. Para mantener su control, mientras pueda, impedirá las elecciones libres y justas. En eso se parece al sistema cuando lo controlaba el PRI clásico. En el porfiriato la estructura política servía para garantizar el dominio de los intereses oligárquicos. Hoy la construcción de una economía social de mercado capaz de volver a crecer y desarrollar al país tiene a estos grupos como el mayor obstáculo. También la competencia democrática se nulifica por su activismo.

A partir de 1982 los poderes fácticos han crecido. Salinas les permitió consolidarse. Zedillo los favoreció con el Fobaproa y pactó con ellos la alternancia. Vicente Fox ha sido su agente y los obedeció cuando le pidieron que frenara la alternancia hacia la izquierda en 2006. En 2012 las aportaciones ilegales en la campaña priísta y los abusos en la compra de votos, las ventajas mediáticas y el rebase de los topes de campaña hacen evidente una estructura paralela. El objetivo de la imposición de Peña es recuperar las inversiones y mantener y ampliar los privilegios y perpetuarse en el poder: una democracia simulada controlada desde la penumbra por una oligarquía antipatriota.

Un alivio para mis lectores: les doy vacaciones por dos semanas.