Política
Ver día anteriorViernes 17 de agosto de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Wikileaks en la mira
EU dificulta las negociaciones, acusan defensores del australiano

Washington responde que es un asunto entre ecuatorianos, británicos y suecos

Foto
El gobierno de Rafael Correa concedió asilo a Julian Assange. En la imagen, el mandatario (centro) se dispone a abordar un avión en el aeropuerto de Quito, ayerFoto Ap /Presidencia de Ecuador
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 17 de agosto de 2012, p. 3

Nueva York, 16 de agosto. El gobierno de Estados Unidos pretendió estar al margen de la disputa diplomática ante el anuncio de Ecuador de otorgar asilo a Julian Assange para protegerlo de la persecución estadunidense, mientras abogados del australiano festejaron la decisión del gobierno de Rafael Correa, la cual consideraron un acto humanitario consagrado en los principios del derecho internacional.

Es un asunto entre los ecuatorianos, los británicos y los suecos. No tengo nada en particular que agregar, fue la respuesta de la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, cuando periodistas le preguntaron la reacción de Estados Unidos ante la decisión de Ecuador. Rechazó versiones de que Washington estaba presionando a Londres con el fin de que ingrese a la embajada de Ecuador para detener a Assange: mi información es que no nos hemos involucrado en esto.

Cuando periodistas insistieron sobre si Estados Unidos está actuando en esta disputa, Nuland reiteró: es un asunto entre los países involucrados y no tenemos planes de interponernos, no en torno a su ubicación actual o sobre adónde podría ir. Evadió responder a preguntas sobre derecho internacional, asilo, soberanía de las embajadas y más. Rechazó que Washington estuviera persiguiendo a Assange, aunque no descartó la existencia de un proceso judicial estadunidense en torno a Wikileaks.

Para los defensores del australiano aquí, la decisión de Ecuador fue un triunfo en defensa de los derechos humanos y la libertad de la prensa y un acto valiente para detener la persecución estadunidense a Assange.

Vincent Warren, director ejecutivo del Centro de Derechos Constitucionales (CCR) en Nueva York, organización que representa a Assange y forma parte de su equipo de defensa legal internacional, declaró: aplaudimos a Ecuador por otorgar asilo... una acción que correctamente ofrece protección a un periodista que enfrenta persecución por parte de Estados Unidos. La decisión, agregó, fortalece el compromiso global con los derechos humanos, incluyendo el rendimiento de cuentas de los gobiernos y la libertad de prensa.

Señaló que el asilo es un acto humanitario por parte de Ecuador, un principio que los mismos Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia han adoptado y reiterado en otras ocasiones.

Tanto el gobierno de Ecuador como el equipo de abogados de Assange en Europa y Estados Unidos consideran que el punto clave en esta disputa es el papel de Washington y su persecución del fundador de Wikileaks.

En entrevista con La Jornada, Warren afirmó que existe información de que un proceso legal se ha iniciado, si no concluido, en Estados Unidos para elaborar una acusación secreta contra Assange.

Por otro lado, recordó que, entre otras indicaciones del interés de Washington en proceder contra Assange, están las declaraciones –desde que se filtraron documentos oficiales a través de Wikileaks– de varios funcionarios y políticos denostando a Assange en lugar de considerarlo un periodista, y calificándolo como alguien parecido a un terrorista.

Más allá de esto, Warren indicó que es muy significativo que las negociaciones de Assange con las autoridades suecas, en las que aceptaba ser entrevistado, pero con garantías de que no sería extraditado a Estados Unidos, además de las noticias recientes de que Ecuador intentó negociar tanto con el Reino Unido como con Suecia para solicitar garantías de que Assange no sería extraditado a Estados Unidos, ambos países rehusaron ofrecerlas. Y creo que eso apunta a la influencia de Estados Unidos.

Subrayó que el jugador principal en esta pugna, el que está dificultando estas negociaciones, es Estados Unidos.

Aunque no hay comprobación pública de un proceso legal estadunidense contra Assange –el cual puede mantenerse de manera secreta hasta anunciarse la formulación de cargos–, Warren señaló que a estas alturas es razonable esperar que Estados Unidos, en algún momento en este proceso, hará público o formalizará algún tipo de solicitud de extradición y/o presentará una acusación criminal formal contra Assange. Por ahora, afirmó que la tarea es trabajar para que se respete la decisión soberana de Ecuador, así como impedir que el Reino Unido y Suecia hagan el trabajo sucio de Estados Unidos.

Michael Ratner, presidente de CCR e integrante del equipo de abogados de Assange, comentó que hoy “es un día muy importante para Julian, Wikileaks y la prensa libre”.

Entrevistado por Amy Goodman, de Democracy Now, Ratner subrayó que Ecuador, un pequeño país, acaba de enfrentar, lo tenemos que entender bien, a dos de los países más poderosos del mundo: el Reino Unido y Estados Unidos. Esperemos que los británicos respeten el imperio de la ley.

Para Ratner y los otros abogados y defensores de Assange, la mano de Estados Unidos es la clave en toda esta disputa, donde, según denuncian, hay una persecución de un hombre que, en función del periodismo, reveló documentos que más bien implican a Washington en una serie de posibles violaciones de ley. Pero en lugar de investigar esas violaciones, las autoridades persiguen a quienes difunden esas prácticas y acciones ocultas al público.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks