Mundo
Ver día anteriorLunes 27 de agosto de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Reprocha a GB querer extraditar al ex hacker y negarse a hacerlo con Pinochet

Correa opina que los cargos contra Assange en Suecia no serían delito en 95% del planeta

Activistas expresan ante la embajada británica en Ecuador su apoyo al fundador de Wikileaks

Afp
 
Periódico La Jornada
Lunes 27 de agosto de 2012, p. 33

Londres, 26 de agosto. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, puso en duda que las acusaciones de violación y agresión sexual contra Julian Assange en Suecia constituyan un delito habida cuenta de la descripción de los hechos, en una entrevista al periódico británico The Sunday Times.

El rotativo detalló las acusaciones hechas por dos mujeres contra el ex pirata informático de 41 años sobre abuso y agresión sexual.

Al preguntar al presidente si no era delito usar la fuerza para tener una relación sexual, éste contestó: ¿Con una mujer con la que estaba? ¿Durmiendo juntos en la misma cama? Dejemos esto al sistema judicial sueco. Pero, por ejemplo, no usar condón en un acto en pareja no es delito en América Latina.

Ante estas circunstancias, los cargos de los que está acusado Assange no serían delito en 90 o 95 por ciento del planeta, dijo Correa al Sunday Times.

En la entrevista, el mandatario preguntó por qué tras una relación supuestamente forzada Assange siguió varias horas en compañía de una de las denunciantes.

Si la forzó, ¿por qué ella no lo abandonó, por qué no lo denunció? Pero no quiero extenderme más sobre esto, porque ha sido irrelevante en cuanto a la decisión tomada por Ecuador de concederle asilo hace 10 días.

Según el diario británico, Correa dijo también que su país está dispuesto a dejar que Assange responda ante la justicia sueca, pero sólo si recibe garantías de que no será entregado a un tercer país.

El pasado 19 de junio, el fundador de Wikileaks se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres después de agotar sus recursos legales contra la extradición a Suecia. El 16 de agosto Quito decidió concederle asilo político.

Foto
Rafael Correa, presidente de Ecuador, dijo que Julian Assange podrá responder ante la justicia sueca, siempre y cuando se garantice que no será entregado a un tercer país. La imagen es del pasado viernes, en QuitoFoto Xinhua

Assange teme que en caso de ser extraditado a Suecia sea entregado a Estados Unidos, país al que enfureció por publicar en 2010 cables diplomáticos sobre las guerras en Afganistán e Irak, así como cientos de miles de documentos del Departamento de Estado.

Tras la concesión de asilo, el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, advirtió a Quito de la existencia de una ley de 1987 que permitiría a la policía entrar en la legación diplomática ecuatoriana y detener a Assange para cumplir la orden de extradición.

Según Correa, el premier británico, David Cameron, debe estar muy enojado con su canciller, porque, además de la grosería y la intolerable amenaza que fue esto, fue un error diplomático garrafal. Finalmente, también reprochó al gobierno británico sus contradicciones al querer extraditar a Assange a Suecia y no haberlo hecho con el ex dictador chileno Augusto Pinochet después de su arresto, en 1998.

En Quito, unos 50 activistas de los Comités de la Revolución Ciudadana, promovidos por el movimiento oficialista Alianza País, y de otros colectivos sociales y políticos protagonizaron un cacerolazo frente a la embajada de Gran Bretaña para apoyar al australiano y exigir la entrega de un salvoconducto.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks