Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 27 de agosto de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sigue la alerta alimentaria y se prevé una cosecha insuficiente, advierten Consejos Indígenas

No entregó el gobierno a tarahumaras 100 mil toneladas de maíz y frijol, acusan

Deja sin despensas a 60% de las 500 comunidades

Se multiplican plagas en el bosque

Matilde Pérez U.
 
Periódico La Jornada
Lunes 27 de agosto de 2012, p. 45

El gobierno no entregó 100 mil toneladas de maíz y frijol comprometidas a los tarahumaras, quienes en el ciclo primavera verano sólo sembraron 4 mil de las 40 mil hectáreas que regularmente destinan para la producción de granos básicos debido a la escasez de semilla y a la sequía, dijo Tomás Ruiz, representante de los Consejos Supremos Indígenas de Chihuahua.

Sostuvo que más de 60 por ciento de los habitantes de las 500 comunidades de la Tarahumara se quedaron sin ayuda de despensas. A las autoridades se les dijo que se requerían al menos mil toneladas de alimentos, pero la ayuda fue simbólica.

Explicó que los indígenas que se atrevieron a sembrar lo hicieron en seco, es decir, sin la suficiente humedad que requiere el cultivo; únicamente se sembró en algunas zonas de Bocoyna, Guachochi, Urique, Guerrero, Batopilas con semilla nativa: ojo de cabra, apachito rojo y blanco, perla blanco y amarillo, entre otras razas de la región.

Las semillas que entregaron, provenientes de Namiquipa y de zonas de la Alta Babícora, no germinaron.

La situación de alerta alimentaria en la Tarahumara continúa y se prevé que la cosecha del ciclo primavera verano –el más importante para los indígenas, ya que de ella extraen la semilla y el alimento para subsistir– resulte insuficiente.

Además, las plagas se multiplicaron en los bosques; en menos de tres meses cientos de pinos, encinos y madroños se han perdido en Urique, Batopilas, Guachochi, Bocoina y Guerrero. Es una plaga que enrojece la hoja y después se va al tallo. La Comisión Nacional Forestal fumigó con avionetas, pero el resultado no ha sido satisfactorio. Los bosques de la Tarahumara se están perdiendo y con ellos los mantos freáticos, advirtió.

Insistió en que las autoridades deben esforzarse para ayudar a los pueblos indígenas. En la tarahumara los menores de edad siguen con altos niveles de desnutrición, al igual que las mujeres. Basta ya de que entreguen sólo ayudas simbólicas, los pueblos tienen que ser escuchados y ser incluidos en la toma de decisiones.

Añadir un comentario