Cultura
Ver día anteriorMiércoles 12 de septiembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Los usuarios pueden descargar fragmentos de obras con el celular

Comenzó el programa Libropuertos Digitales en la línea 3 del Metro
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Miércoles 12 de septiembre de 2012, p. 6

Ayer comenzó a operar en las 21 estaciones de la línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo Metro el programa Libropuertos Digitales, el cual permite a los usuarios descargar fragmentos de textos en formato electrónico con el teléfono celular.

La iniciativa se debe a la Secretaría de Cultura del Gobierno del DF, en colaboración con el Metro y el grupo editorial Santillana, que ha puesto a disposición, de forma gratuita, los primeros capítulos de diversos títulos de su catálogo para ser descargados vía código QR.

Durante la inauguración del programa, efectuada en la estación División del Norte, la titular de la Secretaría de Cultura, Nina Serratos, aclaró que este esfuerzo forma parte del programa de fomento a la lectura del gobierno capitalino.

Tres son los objetivos para fomentar ese hábito, según explicó: crear conciencia social sobre la importancia de la lectura, facilitar el acceso a los libros y fortalecer la industria editorial mexicana.

Los libropuertos digitales, a los cuales puede accederse mediante carteles ubicados en las entradas y salidas de todas las estaciones de la línea 3, arrancan con una oferta de 50 títulos, los cuales se proyecta incrementar a 100 a finales de septiembre y a 400 en diciembre.

Los textos provienen sólo del grupo Santillana (Alfaguara, Aguilar, Suma y Taurus, entre otros sellos), aunque la titular de la Secretaría de Cultura aclaró que se trata de sumar a otros grupos y casas editoriales del país, para lo cual la instancia se encuentra en pláticas con la Cámara Nacional de la Industria Editorial.

Aunque el acceso a la versión electrónica de los libros está restringido sólo al primer capítulo, la idea es que pueda descargarse hasta 30 por ciento. Si el lector desea terminar de leer cualquiera de los títulos tendrá que comprarlo en su formato de papel.

Este esquema –similar al empleado en supermercados o tianguis, donde los vendedores dan la prueba de algún producto con el ánimo de que el potencial consumidor lo adquiera– fue objeto de varias preguntas a Nina Serratos durante una rueda de prensa, en la que reporteros le cuestionaron si no era una forma de publicidad encubierta.

La funcionaria aceptó que uno de los propósitos del programa es que el usuario del Metro pueda verse motivado por la compra del libro, lo cual es una manera de impulsar a la industria editorial. Pero lo más importante es el fomento a la lectura.