Deportes
Ver día anteriorSábado 29 de septiembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Ocupará la plaza del británico Lewis Hamilton; el sacrificado es Michael Schumacher

El contrato de Checo Pérez con la escudería McLaren será multianual

Es una de las más grandes en la historia de la F-1

“Sergio ha sido un matagigantes; está preparado para aspirar al Campeonato Mundial”: Whitmarsh

Su mánager será Adrián Fernández

Foto
Sergio Pérez tuvo que lidiar con la etiqueta de pay driver para dar el salto a la escudería McLarenFoto Ap
Agencias
 
Periódico La Jornada
Sábado 29 de septiembre de 2012, p. a13

Londres, 28 de septiembre. Tuvo que luchar contra la etiqueta de pay driver (piloto pagado), pero apenas dos años en la Fórmula Uno han bastado al mexicano Sergio Pérez para dar el salto a un equipo como McLaren, nada menos que la escudería en la que Ayrton Senna ganó todos sus títulos.

El brasileño tenía 28 años cuando, en su temporada de debut con McLaren (1988), conquistó el primero de sus tres campeonatos en la máxima categoría del automovilismo. En el caso del Checo, habrá cumplido 23 cuando se ponga por primera vez bajo las órdenes de su nuevo bólido en un Gran Premio.

Estoy emocionado y encantado de convertirme en piloto de McLaren Mercedes. Este nombre es uno de los más grandes en la historia de la F-1. Por más de 40 años ha sido uno de los equipos al que cualquier piloto aspira. Estoy perfectamente consciente de que es un gran paso, pero estoy preparado, asentó el piloto jaliesciense en un comunicado de la escudería británica.

Pérez firmó un contrato multianual –la escudería no reveló tiempo ni monto– a partir de la próxima temporada, en sustitución del ex campeón mundial británico Lewis Hamilton, quien abandonó el equipo para emigrar a Mercedes, en el que el sacrificado será el veterano Michael Schumacher.

Checo debutó en 2011 en la Fórmula Uno al volante de un Sauber. Su primer año estuvo marcado por su grave accidente en el Gran Premio de Mónaco, que lo obligó a perderse la competencia de Canadá.

Puntal en la escudería Telmex

Puntal en el proyecto de pilotos respaldados por la escudería Telmex, propiedad de Carlos Slim, hijo del multimillonario mexicano del mismo nombre, el piloto mexicano tuvo que convivir entonces con las miradas escépticas de quienes sospechaban que su presencia en la competición era fruto del dinero.

Este 2012 se encargó de despejar cualquier duda. Su segundo puesto en el GP de Malasia, en marzo, bajo un diluvio, le reportó todo tipo de elogios, incluidas las comparaciones con Senna, quien también dominaba como pocos el pilotar sobre agua.

Me hace sentir orgulloso que la gente me compare con Ayrton, pero aún tengo mucho que hacer en mi carrera, había dicho Checo.

Volvió a subir al podio en junio pasado, en Canadá, cuando terminó en el tercer escalón pese a haber salido de la posición 15 de la parrilla, y en septiembre, en Monza, donde terminó detrás de Lewis Hamilton.

Al tiempo que Ferrari descartó contratarlo para el año siguiente, argumentando falta de experiencia del mexicano, McLaren decidió darle la oportunidad de demostrar de qué es capaz a bordo de un bólido de primera línea.

Pérez, el primer piloto mexicano que corre en la Fórmula Uno en 30 años, debutó muy joven en el deporte del motor en las carreras de karts, y en 2004 empezó a competir en la Fórmula Skip Barber, convirtiéndose en el conductor de menor edad en subir al podio.

Su ascenso fue meteórico, puesto que en 2005, con sólo 15 años de edad, dejó a su familia para correr en la Fórmula BMW alemana. Dos años más tarde pasó a la Fórmula Tres británica y en 2008 a la GP2, donde el segundo puesto de la general logrado en 2010 le permitió dar el salto a la F-1.

He trabajado muy duro para llegar hasta este punto de mi carrera y tengo muchas ganas de alcanzar esta etapa todavía más fascinante. Es fantástico que todos los sacrificios que he hecho han valido la pena, señaló un entusiasmado Pérez, sin olvidarse de agradecer a su familia y a México por todo el apoyo.

Seguro de sí mismo, poco amigo de las entrevistas y hombre de familia, Checo llegó al automovilismo de la mano de su padre, Antonio, quien también fue piloto profesional. En su hogar siempre se respiró olor a gasolina. Su hermano, que lleva el nombre del progenitor, también es piloto en la Nascar mexicana.

Recuerdo claramente el primer día que dejé a mi familia, cuando tenía 15 años, para vivir en Alemania. Fue duro para mí. Entonces dormía en un restaurante, pero el sueño de ser un día piloto de Fórmula Uno me empujó en aquellos días difíciles, explicó.

Tras dos años en la GP2 –en el segundo quedó subcampeón tras el venezolano Pastor Maldonado– dio el salto a la elite comprometiéndose con el equipo del suizo Peter Sauber, un histórico de la Fórmula Uno, pero con modestos recursos financieros.

Siempre pensamos que llegar es el inicio de un proyecto, no la conclusión, explicó entonces Slim Domit. Al igual que Checo, el hijo del magnate mexicano tenía en mente el título mundial y para eso hacía falta un equipo grande.

Quiero dar las gracias a Carlos, quien me ha ayudado desde que tengo 14 años. Sin él no estaría hoy aquí, aseguró Pérez, y adelantó que su otro verdadero mentor, Adrián Fernández, será su mánager.

Deseo agradecer a mi tío y amigo Fernández por su gran trabajo para lograr este gran sueño y presentarlo oficialmente como mi mánager, escribió Pérez en su cuenta de la red social Twitter.

McLaren precisó que el equipo que formará Pérez con el británico Jenson Button –campeón mundial de 2009– a partir de la temporada 2013, que comenzará en Australia con el Gran Premio de Melbourne, será una mezcla perfecta de juventud y experiencia.

Sergio está perfectamente preparado para convertirse en aspirante al Campeonato Mundial. Su incorporación al equipo Vodafone McLaren Mercedes nos proporciona la alineación perfecta para la nueva temporada, afirmó Martin Whitmarsh, director general del equipo.

“Fue una cadena de carreras en la que fue un matagigantes. Tres podios y una brillante vuelta más rápida en Mónaco nos enseñaron que a Sergio no le falta nada en términos de velocidad y compromiso”, agregó.

Checo Pérez es el quinto mexicano en la Fórmula Uno. Sigue los pasos de Ricardo Rodríguez (1961-1962), Moisés Solana (1963-1968), Pedro Rodríguez (1963-1968) y Héctor Alonso Rebaque (1977-1979).

Añadir un comentario