Mundo
Ver día anteriorMiércoles 10 de octubre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La canciller alemana dice que su presencia es en solidaridad con las reformas de Samaras

Marchan unos 40 mil indignados por la visita de Merkel a Atenas

Manifestantes desafían la prohibición de la protesta y son reprimidos con gas lacrimógeno

El desempleo en Grecia alcanza 24.4 por ciento y afecta a casi a la mitad de los jóvenes

Foto
Policías antimotines someten a un manifestante frente al Parlamento, ayer en AtenasFoto Ap
Foto
Rechazo a la canciller alemana, Angela Merkel, en AtenasFoto Xinhua
Nathalie Savaricas
The Independent
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de octubre de 2012, p. 26

Atenas, 9 de octubre. Desde estudiantes de preparatoria hasta pensionistas, decenas de miles de manifestantes griegos colmaron Atenas este martes para mostrar a la canciller alemana, Angela Merkel, su indignación por las persistentes medidas de austeridad en Grecia.

En desafío a la prohibición gubernamental de realizar protestas, unas 40 mil personas –muchas con carteles en los que Merkel era representada como nazi– descendieron en la plaza Syntagma, cerca del edificio del Parlamento. Jóvenes enmascarados lanzaron piedras a la policía, que respondió con gas lacrimógeno.

Las autoridades desplegaron 7 mil policías, cañones de agua y un helicóptero. Se colocaron francotiradores en las azoteas para dar seguridad a los dirigentes alemanes.

Alemania ha hecho la mayor aportación financiera al fondo de rescate europeo con el que Grecia espera evitar la bancarrota, así que muchos griegos ven en Merkel el rostro de las medidas de austeridad implantadas a cambio del dinero de emergencia, las cuales han golpeado a un país encadenado por las deudas.

El esfuerzo debe llevarse hasta el fin

Merkel, cuya visita a Atenas fue la primera desde que comenzó la crisis, afirmó haber venido como muestra de apoyo al primer ministro Antonis Samaras y a las reformas aplicadas por su gobierno. Todos los días se hacen avances, sostuvo, luego de reunirse con Samaras, y añadió que se requiere mayor esfuerzo para que Grecia se mantenga en la ruta de la recuperación. Es un esfuerzo que debe llevarse hasta el fin, porque de otro modo crearía circunstancias más dramáticas en el futuro.

La agenda de los visitantes incluyó pláticas sobre nuevas medidas de austeridad por un total de 13 mil 500 millones de euros, que Grecia debe imponer en los próximos dos años para estar en condiciones de recibir una nueva remesa de fondos de rescate. Samaras ha dicho que sin esos fondos su gobierno quedará sin liquidez el mes próximo. Es probable que se realice una reunión de emergencia de ministros de finanzas de la zona euro para aprobar ese segundo paquete luego de la cumbre de la UE de la próxima semana en Bruselas, informó este martes el canal de televisión griego NET, de propiedad estatal.

Según fuentes gubernamentales, en la reunión de los dos líderes se abordaron todos los temas, hubo un clima positivo general y un reconocimiento de nuestros avances. Sin embargo, en las calles el cuadro era mucho menos armonioso.

Canciller Merkel, tome sus recortes y láncese por el despeñadero, coreaba un grupo de pensionistas envueltos en banderas griegas, sonando cacerolas y tambores. Más allá, una teniente retirada de la marina, que sólo se identificó como Mary, estaba sentada en el pavimento frente al parlamento, luego de distribuir docenas de banderas hechizas para expresar luto por la visita de la canciller. Merkel es la asesina de Grecia, afirmó. Sus políticas dejan a nuestros hijos y nietos sin empleo y sin ninguna perspectiva para el futuro.

El desempleo actual en Grecia es de 24.4 por ciento; entre los jóvenes la cifra se acerca a 50 por ciento. Mary dijo que ella, su hija, su yerno y su nieto sobrevivían con la pensión de ella, de 900 euros, que fue reducida de los mil 600 anteriores por los recortes del gasto oficial. Su hija y su nieta perdieron sus empleos cuando sus patrones, como muchas pequeñas empresas que formaban gran parte de la economía griega, fueron a la quiebra este año.

No lejos de ahí, en la plaza Syntagma, Paraskevi Kallianou y una amiga sostenían una pancarta que mostraba una suástica y clamaban: ¡No al Cuarto Reich! Kallianou, madre de dos y dueña de una empresa constructora, dijo que sus ingresos se habían reducido 95 por ciento.

Las políticas de Merkel van más allá de la violencia. Estoy aquí porque no quiero ver a mi país ocupado de nuevo por invasores extranjeros, exclamó, en referencia a los dolorosos recuerdos de la Segunda Guerra Mundial y de la ocupación nazi, que duró de 1941 a 1944. Muchos griegos ven en las políticas de Merkel una ocupación económica de su endeudada patria.

La mayoría de los partidos de oposición criticaron la visita de Merkel. Alexis Tsipras, líder de la coalición izquierdista Syriza, asistió al mitin en la plaza Syntagma con Bernd Riexinger, representante del Partido Izquierdista alemán. Tsipras expresó que el pueblo griego no debe ser el conejillo de Indias de la crisis financiera y que el país no debe convertirse en un cementerio social.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya