Política
Ver día anteriorMiércoles 10 de octubre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Narcoviolencia

Era tercer mando de los Gafes que escoltaban a Osiel Cárdenas; luego se alió al Z-40

Fundador zeta, El Lazca fue entrenado por el Ejército y agentes de EU en combate al crimen

Se le atribuyen asesinatos como los de 72 migrantes en San Fernando; era buscado por la DEA

Foto
Homero Ramos Gloria, procurador de Justicia de Coahuila, informa sobre el robo de dos cuerpos de la funeraria GarcíaFoto Xinhua
Foto
Comunicado emitido ayer por la Marina donde informa de la muerte de dos presuntos delincuentes y de los indicios de que uno era Humberto Lazcano
Gustavo Castillo García
 
Periódico La Jornada
Miércoles 10 de octubre de 2012, p. 3

Los Zetas surgieron en 1999. Arturo Guzmán Decena, El Z-1, fue el responsable de reclutar miembros de los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (Gafes), de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que participaban en operaciones contra el cártel del Golfo en Tamaulipas.

Rogelio González Pizaña, El Kelín, detenido en 2004, era el único civil en el grupo de 40 militares desertores que empezó como escolta personal de Osiel Cárdenas Guillén. El tercero al mando era Heriberto Lazcano Lazcano, El Verdugo o El Lazca, quien alcanzó el grado de cabo de infantería en 1993.

Los Gafes son la fuerza de élite del Ejército creada y capacitada especialmente por agentes de Estados Unidos para combatir al crimen organizado.

Guzmán Decena fue abatido en 2002 en Matamoros. Sin embargo, Los Zetas se convirtieron también en operadores de Osiel Cárdenas Guillén y quedaron como jefes de plaza en entidades como Oaxaca, Veracruz, Tabasco y Quintana Roo.

En el caso de Tamaulipas quedaron a cargo de municipios fronterizos con Estados Unidos, excepto en Matamoros, donde la plaza siguió bajo el control del jefe del cártel del Golfo.

El Lazca quedó a cargo de Nuevo Laredo y Reynosa, dos de los principales puntos de cruce de mercancías y personas entre México y Estados.

En 2003, Osiel Cárdenas Cárdenas fue capturado y encarcelado en el penal de máxima seguridad de La Palma, en Almoloya de Juárez, estado de México, pero desde allí siguió dirigiendo su organización por medio de su hermano Antonio, y El Kelín como brazo ejecutor.

Rogelio González Pizaña fue detenido en 2004 y Osiel Cárdenas extraditado a Estados Unidos en 2007. El cártel del Golfo se dividió; por un lado, la organización inicial quedó con el mismo nombre, pero dirigida por Antonio Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, y Jorge Eduardo Costilla Sánchez, El Coss. Heriberto Lazcano se alió a Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40; dejaron de ser operadores y escoltas y crearon su propio grupo delictivo; tenían los contactos y controlaban plazas.

En dos años, Los Zetas se posicionaron en 15 entidades del país y disputaban regiones al cártel de Sinaloa, que había sufrido una escisión con el surgimiento del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, según información de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo).

A finales de 2010, Los Zetas rompieron la paz que mantenían con el cártel del Golfo debido a la muerte de Sergio Peña Mendoza, El Concord 3, y comenzó la disputa por cada una de las plazas que controlaban El Coss y Tony Tormenta. Los cárteles del Golfo y de Sinaloa se aliaron y Los Zetas se unieron a Beltrán Leyva.

Heriberto Lazcano, quien nació en 1974 (según la DEA) en el municipio de Acatlán, Hidalgo, e ingresó al Ejército en junio de 1991, pidió su baja –según informes oficiales de la Sedena– el 27 de marzo de 1998 para convertirse en uno de los hombres más buscados por autoridades de México y Estados Unidos; ambas naciones ofrecían recompensas de 30 millones de pesos y 5 millones de dólares, por información que llevara a su captura.

Del grupo inicial de Los Zetas sólo quedan libres Rafael Martínez, los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño; el resto han sido detenidos o abatidos. Entre estos últimos se ubica ahora a Heriberto Lazcano, a quien se le atribuyen homicidios como los ocurridos en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, en 2010 y 2011, contra 72 migrantes centroamericanos. La Procuraduría General de la República (PGR) contaba con cuatro órdenes de aprehensión en su contra y se le vinculaba en más de 100 averiguaciones previas, de acuerdo con información del Ministerio Público Federal.

Añadir un comentario