Capital
Ver día anteriorLunes 22 de octubre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Acusan a la dependencia de tolerar un tiradero de cascajo en la carretera Picacho-Ajusco

Ejidatarios de Tlalpan y Contreras exigen a Medio Ambiente que atienda daño ecológico

En el kilómetro 14 de la vialidad se depositaron desechos de la supervía y del rescate de dos ríos

Josefina Quintero M.
 
Periódico La Jornada
Lunes 22 de octubre de 2012, p. 39

Mediante la Dirección General de Asuntos Agrarios del Gobierno del Distrito Federal, ejidatarios de la zona limítrofe de las delegaciones Tlalpan y Magdalena Contreras exigieron a la secretaria del Medio Ambiente, Martha Delgado, que atienda el severo daño ecológico que origina el tiradero de tierra y escombros en la zona ecológica localizada entre los kilómetros del 10 al 14 de la carretera Picacho-Ajusco.

Los pobladores de San Nicolás, San Miguel y Santo Tomás Ajusco lamentaron que por dos obras que lleva a cabo el Gobierno del Distrito Federal –la supervía poniente y el rescate de los ríos Magdalena y Eslava–, se ponga en riesgo una importante área verde de la capital del país.

Las empresas Controladora Vía Rápida Poetas conformada por Copri-OHL que construye la vía de cuota y la contratada por la secretaria de Medio Ambiente para el rescate de los ríos, tiraron más de 105 mil metros cúbicos de tierra y escombros en áreas ecológicas importantes y hasta el momento ni siquiera han tenido una llamada de atención, señalaron los pobladores.

Tenemos las valoraciones de la Corena y sólo en una extensión de tres hectáreas y media se hizo una cuantificación de 105 mil metros cúbicos y nosotros hemos detectado una profundidad de tiro de 15 metros, pues fueron 8 mil camiones con cargas de 16 metros cúbicos, apuntaron los afectados.

Expusieron que desde hace dos meses empezaron las negociaciones para tratar de revertir la afectación, pero sólo nos han atendido funcionarios de bajo nivel, ninguno con toma de decisiones. De acuerdo con la minuta de trabajo del 11 de septiembre del año en curso, los ejidatarios de San Nicolás detallaron a las autoridades la situación que prevalece en los parajes Los Resumideros y Tierra Colorada.

En el documento que resultó de la cuarta reunión, efectuada el pasado 2 de octubre, exigieron que se fincaran responsabilidades a quienes ocasionaron el daño por el tiro de residuos de construcción, es decir, que el gobierno debió sancionar a las empresas que construyen la supervía poniente y la encargada del rescate de los ríos.

Ante lo que han calificado de omisión de medio ambiente, pues el tirado de cascajo es un delito grave en la capital, los pobladores hicieron el referido llamado y advirtieron que en caso de no tener respuesta de las autoridades en los próximos días recurrirán a movilizaciones.