Economía
Ver día anteriorMiércoles 31 de octubre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Podría estar afectando salarios, señala el gobernador del BdeM

Inflación, preocupación pública, alerta Carstens

De continuar las presiones el banco central elevaría tasas de interés

Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Miércoles 31 de octubre de 2012, p. 25

La persistencia de la inflación por arriba del techo máximo fijado por el Banco de México se ha prolongado bastante y ya es un tema de preocupación pública porque existe evidencia de que podría estar afectando los salarios, afirmó este martes Agustín Carstens Carstens, gobernador del banco central. Adelantó que de mantenerse el nivel general de precios arriba de la meta, el organismo hará uso de sus herramientas de política monetaria –principalmente la fijación de una tasa de interés de referencia en el mercado de crédito en el país– para revertir ese incremento.

Hasta septiembre pasado, último dato disponible, la inflación anual fue de 4.77 por ciento, un nivel que rebasa la meta fijada por el banco central para este año, que es de 3 por ciento con un intervalo de variación de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo de ese nivel.

El repunte de la inflación en los meses recientes obedece a choques transitorios sobre un número limitado de precios, explicó Carstens Carstens, al hablar en un seminario organizado por la firma calificadora de valores Fitch Ratings. Entre ellos mencionó las alteraciones de precios en granos básicos, que obedecen a fenómenos climatológicos que afectan las cotizaciones internacionales; o, internamente, la epidemia de gripe aviar el trimestre pasado, que elevó los costos al público de productos como el huevo o el pollo.

Más que nada han sido choques transitorios sobre un número limitado de precios, son cambios en precios relativos que cuando son transitorios no es óptimo combatirlos a través de política monetaria, expuso Carstens, al explicar las causas que, a juicio del banco central, han propiciado que la inflación se aleje de la meta fijada por el organismo.

Añadió: sin embargo, cuando esos choques se vuelven perdurables, se vuelven repetitivos, empiezan a afectar la opinión pública y afectar las expectativas de inflación, se corre el riesgo de que haya un contagio hacia otros precios en la economía y cuando este peligro aumenta sí es oportuno que el banco central mande una señal. Y, bueno, realmente nos estamos acercando a ese punto, a menos que empiece nuevamente la inflación a reducirse.

Foto
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, este martes durante su participación en el seminario Finanzas Nacionales y Subnacionales en México, organizado por Fitch RatingFoto Roberto García Ortiz

Una de las funciones más importantes que otorga la Constitución al Banco de México es controlar la inflación. Para lograrlo, el banco central utiliza la política monetaria, que consiste básicamente en influir en las tasas de interés. Un incremento en la tasa de interés de referencia del banco central –que se ha mantenido en 4.50 por ciento anual desde mediados de junio de 2009– eleva el costo de financiamiento para empresas y personas, lo que inhíbe la demanda de crédito o genera un incentivo para que quienes dispongan de recursos lo ahorren en vez de gastarlo. Ello genera una menor demanda de bienes y servicios y, por tanto, contiene el crecimiento general de precios.

Aunque por ahora no hay evidencia para sustentar que haya un contagio de aumento de precios, Carstens expuso este martes en la reunión organizada por Fitch Ratings que las últimas negociaciones de salarios contractuales se saldaron con incrementos mayores a la inflación anual, lo que a su juicio es alto y podría estar reflejando presiones inflacionarias.

Recientemente hemos visto aumentos en las negociaciones contractuales, que cubren un porcentaje pequeño de la fuerza laboral, de 5 por ciento, lo que a nuestro punto de vista es alto y podría estar reflejando ciertas presiones inflacionarias. No es un tema generalizado. El salario base de cotización al IMSS (al que están afiliados los trabajadores formales del sector privado) está creciendo alrededor de 4.6 por ciento. Pero sí son cifras que han venido aumentando y es posible que eso refleje ciertos temores inflacionarios, expuso.

La dinámica inflacionaria de los últimos meses, aseguró el gobernador del banco central, está siendo conducida fundamentalmente por cambios en precios relativos (el costo de un producto respecto de otro).