Mundo
Ver día anteriorJueves 1º de noviembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La monarca asistió a la entrega de premios Jaime I, en Valencia

Indignados por la debacle económica abuchean y silban a la reina Sofía

En los últimos meses, la Casa Real ha sido blanco del malestar social

Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 1º de noviembre de 2012, p. 29

Madrid, 31 de octubre. La reina Sofía fue objeto de abucheos y silbidos en Valencia, cuando acudía a la entrega de los premios Jaime I en compañía de varias autoridades de la región, entre ellas la alcaldesa de la ciudad, la conservadora Rita Barberá. El agudizamiento de la crisis económica, el aumento del desempleo y la pobreza, además de los numerosos escándalos y corruptelas en los que ha estado implicado algún miembro de la Casa Real han despertado una animadversión inédita contra la familia Borbón.

En los últimos meses, cualquier acto público al que asisten se convierte en escenario idóneo para que la ciudadanía española indignada exprese su repulsa a la jefatura del Estado –detentada por el rey Juan Carlos. El malestar ciudadano crece a diario, al mismo ritmo que aumentan el desempleo, la pobreza y la desesperación ante la falta de oportunidades y las medidas gubernamentales para paliar la crisis, que desde la llegada al poder del conservador Mariano Rajoy se ha traducido en más impuestos y leyes más duras con los trabajadores y más flexibles con los empresarios.

A la entrada de la Lonja de Valencia, varias decenas de personas pertenecientes a los colectivos que luchan a diario contra los lanzamientos de familias por los bancos silbaron a la reina Sofía, hasta hace pocos años un personaje querido y respetado por la mayoría de la sociedad española. Las principales acusaciones las dirigieron también a la delegada del gobierno en Valencia, la conservadora Paula Sánchez de León, a quien señalan como la que ordenó la violenta represión contra estudiantes, en la primavera pasada.

A las puertas del inmueble, los indignados desplegaron un cartel que decía : Reforma laboral a la Casa Real, en referencia a la legislación aprobada por el gobierno del derechista Partido Popular (PP), que desde su entrada en vigor, hace 10 meses, ha disparado los despidos masivos en las grandes y medianas empresas.

La familia real vive el momento de mayor desprestigio e impopularidad desde hace varios meses, sobre todo a raíz de dos hechos concretos: la imputación del yerno de los reyes y duque de Palma de Mallorca, Iñaki Urdangarin, por su participación en una turbia red de tráfico de influencia para desfalcar al erario, y el viaje a Botwana del monarca español para cazar elefantes, en un momento de mayor inestabilidad de la economía y cuando estaba al borde del rescate.