Política
Ver día anteriorSábado 17 de noviembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En San Cristóbal conmemoran el nacimiento del EZLN: 17 de noviembre de 1983

Festejan aniversario de la fundación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

Con los actos culmina una nueva etapa de la campaña Eco mundial en apoyo a los zapatistas

Foto
En imagen de archivo, del 31 de diciembre de 2007, milicianos del EZLN saludan a la bandera en el aniversario del levantamiento armado, el 1º de enero de 1994Foto Víctor Camacho
Hermann Bellinghausen
 
Periódico La Jornada
Sábado 17 de noviembre de 2012, p. 17

Este sábado 17 de noviembre, al cumplirse 29 años de la fundación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), culmina también una nueva etapa de la campaña Eco mundial en apoyo a los zapatistas, a la que en esta ocasión se sumaron colectivos y organizaciones sociales en 24 países y en muchas localidades del país. La semana que concluye se efectuaron acciones de protesta en consulados y embajadas de México en Londres, Amsterdam, Nueva York, Bilbao y Florencia, entre otras.

Un grupo de intelectuales del ámbito latinoamericano ha venido respaldando en los meses recientes estas campañas por los zapatistas de Chiapas con mensajes y análisis que, sin proponérselo, se han convertido en un diálogo público sobre el zapatismo actual. Los más perseverantes han sido Raúl Zibechi, Hugo Blanco, Sylvia Marcos y Gustavo Esteva.

Además, este sábado se realizará en San Cristóbal de las Casas el Festival de la Memoria para conmemorar el inicio de la organización político-militar del EZLN, ocurrido el 17 de noviembre de 1983 en la selva Lacandona, y que a partir de la aparición pública del EZLN, en enero de 1994, se ha convertido en una fecha memorable en muchas partes del mundo.

La terapeuta y feminista Sylvia Marcos expresa para el aniversario: “Trato de imaginar el proceso creativo profundo por el que pasaron esos primeros seres extraordinarios que se comprometieron a encontrarse con las luchas por la justicia ya existentes en la selva chiapaneca. No llegaron a ‘enseñarles’ cómo hacer la revolución. Tampoco a entrenarlos en la toma del poder por las armas. Lograron poner entre paréntesis sus entrenamientos previos, los marcos estrictos de teorías y prácticas de lucha que aprendieron antes de llegar. Allí, con los mayas insumisos y rebeldes, se trataba de aprender otros caminos”.

Como resultado de esa apertura mutua de guerrilleros e indígenas, y su posterior encuentro con la sociedad civil, “la búsqueda de la justicia se tornó más compleja, se volvió pacifica, se expresó en símbolos y expresiones mayas traducidos al español (por el subcomandante Marcos)”, añade. La autora expresa varias preguntas que califica de lacerantes: ¿Por qué tanto miedo a los zapatistas por parte de los poderes tanto gubernamentales como fácticos? ¿Por qué esta concertación entre ellos en la agresión desmedida?

Ante el hecho de que los paramilitares (en Chiapas) están armados con la anuencia de los tres niveles del gobierno, Sylvia Marcos cuestiona: “¿Cuál es el peligro de la propuesta, la resistencia y la supervivencia zapatistas para el orden capitalista? ¿Será porque demuestran positivamente que otras formas de vida en justicia y dignidad son posibles? ¿Que las satisfacciones de la vida y la alegría de ser no tienen que regirse por el consumismo y la mercantilización? ¿Que se puede ‘vivir bien’, como aseguran las comunidades andinas en Sudamérica, con otras formas de organización, gobernanza y producción campesina en las que la mejor forma de vivir no es la acumulación de bienes materiales, sino la solidaridad comunitaria y compartir lo que hay?”

El escritor, periodista y analista uruguayo Raúl Zibechi confió en que las agresiones contra las comunidades zapatistas no conseguirán arrancar su semilla por la firmeza de las comunidades que sostienen su proyecto de vida desde hace décadas, pese a la represión, la muerte, el hambre y el aislamiento.

El pensador Gustavo Esteva a su vez apuntó: “Al celebrar un aniversario más de la fundación del EZLN no debemos olvidar el comportamiento extraordinario de quienes lo crearon. Importa, en particular, destacar un legado central que marca al zapatismo: fue desde el principio una creación intercultural que se construye en la interacción. Los zapatistas han creado una comunidad de aprendizaje, que se transforma continuamente al enlazarse con otras y otros.

En este aniversario, que honra la memoria de quienes perdieron la vida en este empeño, necesitamos destacar que las comunidades zapatistas requieren nuestra solidaridad. A medida que se consolidan sus logros, los malos gobiernos intensifican acciones para socavarlos, desmantelar sus instituciones, cerrarles el paso. Se emplea cada vez más a grupos paramilitares que realizan agresiones directas y respaldan a grupos locales que intentan apoderarse de los bienes de las comunidades zapatistas, incluso de sus tierras. La acción represora de los gobiernos se hace pasar falsamente como conflicto entre comunidades, concluyó Esteva.