Economía
Ver día anteriorMiércoles 12 de diciembre de 2012Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Trasladó a EU por lo menos 881 mdd de cárteles de Sinaloa y Norte del Valle de Colombia

HSBC paga multa, pero evita cargos por lavado de dinero mexicano y de otros países

El subprocurador Breuer dijo está rindiendo cuentas por fallas asombrosas de supervisión

Foto
El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, David Cohen (en el podio), este martes en conferencia de prensa en Brooklyn, Nueva York, informó de la multa que pagará el banco británico HSBC por mil 900 millones de dólaresFoto Ap
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 12 de diciembre de 2012, p. 29

Washington, 11 de diciembre. Un acuerdo entre las autoridades estadunidenses y el gigantesco banco trasnacional británico HSBC que obliga el pago de casi 2 mil millones de dólares para resolver acusaciones de lavado de dinero en México y otros países fue anunciado como un triunfo para el gobierno de Washington, pero el banco también logró evitar cargos criminales formales por su conducta violatoria de varias leyes de Estados Unidos.

HSBC trasladó de México a Estados Unidos por lo menos 7 mil millones de dólares entre 2007 y 2009, lo cual provocó la sospecha de autoridades estadunidenses de que por lo menos una parte tenía que provenir del narcotráfico. De los miles de millones que se acusa al banco de lavar y/o trasladar de manera ilícita entre varios países, por lo menos 881 millones se originaron del cártel de Sinaloa en México y el cártel Norte del Valle de Colombia, reportó el Departamento de Justicia este martes.

El subprocurador general federal Lanny Breuer comentó hoy en conferencia de prensa en Nueva York, donde se anunció la resolución del caso ante un tribunal federal, que con este acuerdo HSBC “está rindiendo cuentas por fallas asombrosas de supervisión –y peor es– que llevó al banco a permitir que narcotraficantes y otros lavaran cientos de millones de dólares a través de subsidiarias de HSBC y facilitar cientos de millones más en transacciones con países sancionados”.

Sin embargo, ningún ejecutivo del banco enfrenta alguna sanción penal, el banco escapó sin tener que responder a una acusación criminal formal y ahora podrá continuar operando de manera normal, aceptando algunas nuevas condiciones.

Las autoridades decidieron no presentar cargos criminales a HSBC por preocupaciones de que eso podría poner en riesgo a uno de los bancos más grandes del mundo y con ello potencialmente desestabilizar el sistema financiero internacional, reportó el New York Times.

Si HSBC hubiera sido acusado con cargos criminales, eso se podría haber llegado a la anulación de su licencia para operar en Estados Unidos, lo cual provocaría otras consecuencias directas e indirectas en su capacidad como negocio, tal vez hasta marcar su fin.

El Departamento de Justicia destacó hoy que el monto que pagará HSBC por sus violaciones es histórico. Sin embargo, el Times reporta que el caso genera preguntas sobre si ciertas instituciones financieras, que han crecido a tal tamaño y tan interconectadas, son demasiado grandes para acusarlas criminalmente.

El acuerdo incluye ceder mil 200 millones en fondos y el pago de 700 millones en multas. Incluye la fiscalización postergada (medida que implica que si el banco repite su comportamiento ilícito en los próximos cinco años, el caso criminal podría resucitarse), nuevas medidas para fortalecer sus controles internos y vigilancia externa.

“Aceptamos responsabilidad por nuestros errores en el pasado… Estamos comprometidos a proteger la integridad del sistema financiero global. Para este fin continuaremos trabajando de cerca con gobiernos y órganos reguladores alrededor del mundo”, declaró Stuart Gulliver, el ejecutivo en jefe de HSBC, al anunciar el acuerdo con las autoridades estadunidenses.

Gulliver señaló que el HSBC de hoy ya no es el HBSC que cometió estos errores, al fortalecer sus controles internos, contratar figuras de alto perfil especializadas en la supervisión de lavado y otras transacciones ilícitas y la inversión de millones en nuevos sistemas para evitar repetir este tipo de conducta.

Es la tercera vez en una década que HSBC ha tenido que admitir errores y prometer cambios internos para fortalecer sus controles sobre negocios ilícitos. No está solo: las investigaciones encabezadas por el Departamento de Justicia y de Tesoro desde 2010 a la fecha ha llevado a multas a bancos por más de 2 mil millones hasta la fecha (sin la anunciada hoy). Por lo menos seis bancos extranjeros, incluidos Credit Suisse, ING, Barclays y los estadunidenses JP Morgan Chase, Wachovia y Citigroup, han sido investigados por faltas en control de lavado de dinero y violaciones de sanciones aplicadas a otros países, incluidos, en el caso de HSBC, traslados de fondos de bancos sauditas vinculados a Al Qaeda.

Una investigación del Senado de Estados Unidos presentada a mediados de este año, lo cual concluyó que HSBC había expuesto al sistema financiero estadunidense a lavado de dinero y riesgos de financiamiento terrorista, fue lo que detonó esta fiscalización actual.

El caso de México

Las investigaciones de autoridades federales y la del Senado revelan que a pesar de repetidas advertencias para fortalecer sus controles internos, entre 2000 y 2009 el banco determinó que México era un país de bajo riesgo en torno al lavado de dinero.

Así, por lo menos 670 mil millones en estas transacciones en México fueron excluidas del sistema de revisión interna del banco, revelan documentos legales presentados ante los tribunales hoy relacionados con el acuerdo anunciado, reportó Reuters. Como reveló la investigación del Senado, algunos narcotraficantes en México explícitamente habían expresado que HSBC era el mejor banco para el lavado de sus negocios. El Departamento de Justicia señaló que diariamente cientos de miles de dólares fueron depositados en cuentas de HSBC por narcotraficantes mexicanos

Castigo sin dolor

Aunque el acuerdo incluye un pago sin precedentes en este tipo de casos, para una empresa del tamaño de HSBC no implica ningún daño o sacrificio monetario real, señalaron analistas. De hecho, los inversionistas tomaron el anuncio con poca preocupación: las acciones de HSBC acabaron hoy más altas en la bolsa de Londres.

El subprocurador general federal Breuer, aparentemente justificando por qué no se procedió con una acusación criminal en el asunto, dijo en la conferencia de prensa que al intentar buscar un resultado imparcial, justo y poderoso, uno también tiene que evaluar las consecuencias colaterales.

El hecho es que la preferencia de las autoridades judiciales en todos estos casos contra empresas financieras acusadas de lavado de dinero y otros traslados lícitos en varios países es resolverlos con este tipo de acuerdos. Ningún banco ni ningún banquero ha enfrentado hasta la fecha acusaciones criminales por este tipo de delitos.