Opinión
Ver día anteriorViernes 4 de enero de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Ruta Sonora

Los Patita de Perro: rock para el niño introspectivo

Patricia Peñaloza
A

veces, cercano el Día de Reyes, la Ruta Sonora ha hablado de algún tópico musical cercano a los infantes. Hoy lo hace de nuevo, con un tema gozoso: la banda de rock para niños, Los Patita de Perro, poderoso trío de la ciudad de Puebla, que tras 18 años de vida, se consolida como un modelo ejemplar, a la cabeza, con pocos exponentes similares a la redonda, con todo y la existencia de honrosos casos como los históricos Hermanos Rincón o el grupo Cántaro, o bandas como ¡Qué Payasos!, Monedita de Oro o Bandúla.

Y es que el trabajo de Nacho Pata (voz, bajo, letras), Charly Pata (batería) y Pancho Pata (guitarra) ha tomado con los años un rumbo sobresaliente, de multitudinaria y feliz aceptación, entre todo estrato, edad y ámbito cultural, fruto de un trabajo independiente que no es tomado en cuenta en los medios convencionales como emisoras de radio o televisión. A pesar de ello, esta banda ha crecido, como muchos creadores recientes, a la par de Internet y los circuitos públicos, pero sobre todo, gracias al boca en boca, lo cual incrementa su valía. Sus actuaciones suelen ser un divertidísimo suceso escénico, gracias a su energía, su buena ejecución instrumental y su ingenioso humor, apto para toda edad. Una prueba superada fue actuar en el pasado Vive Latino con inusitado éxito, gracias a las sólidas tablas que los sustentan. Sus bromas de crítica social se adecuan a los tiempos, así que nunca les verán un show repetido. Asimismo, han logrado una internacionalización envidiable al actuar en festivales culturales en Estados Unidos, Canadá, Colombia, Chile, Argentina y Francia (para 2013 planean actuar en Italia, España y Australia).

Gracias

Tras siete producciones de autoría propia (700 mil discos vendidos), que suelen venderse como pan caliente al término de cada función (se quedan a tomarse fotos y firmar discos, aun esto les lleve horas extra), 2012 fue marcado por la edición del álbum Gracias (Discos Pueblo), que da un giro respecto de lo que llevaban haciendo. La distorsión grungera de otros tiempos bajó, así como el tempo de las rolas; también bajó el relajo, pero no así la reflexión y la irreverencia. Aunque más acústico, sigue habiendo rock en ellos, con influencias de Gustavo Cerati, los Ramones y algunas pizcas de Pink Floyd, sin dejar de lado detalles jaranescos mexicanos. Sus composiciones siguen siendo sencillas, mas la evolución musical en este disco es notoria.

Asimismo, la inteligencia en las letras los distingue, y esta vez no es excepción. Siguen cantando desde la perspectiva infantil, pero hay un claro propósito de hablar de la igualdad de derechos, así como de la diversidad. En breve entrevista, Nacho Pata lo resume así: Queríamos un disco más intimista; hablar de temas hacia dentro. Muchos niños tienen preguntas sobre sí mismos y su existencia, o sobre ciertas situaciones de la vida. Queríamos un disco menos combativo, sin abandonar la esencia patuna del cuestionamiento.

Así, destacan temas como la punketísima No (que critica a los papás que en vez de tener paciencia a sus hijos y explicarles las cosas, sólo los regañan) y Soy único, que resalta la individualidad del niño, al que se le suele estar comparando con otros. También está el viaje interior con Cerebro, o el tema de la variedad de personalidades con La Gente. Caperuza trata del amor como fuerza que une, aunque haya diferencias (aquí, el lobo y Caperucita se enamoran). Niño invisible plasma la triste vida de un niño en situación de calle; Luis Gerardo estampa la discriminación que vive un chico gay y Delia el desgaste de las rutinas sociales impuestas. La bella Gracias es un canto a la maternidad, con la voz del niño desde el vientre y su reto al nacer; 40 y 20 parodia a José José, para con la misma melodía, volverse una canción de sumas y restas.

Sin duda, Gracias es un paso adelante en el camino de la banda, lejos de la comodidad y cerca de la conciencia educativa, de visión realista, acorde con su tiempo, sin caer en moralinas ni gazmoñerías. Una alegría que exista para niños, un grupo como éste, en tiempos en que dicho sector está muy abandonado.

Durante enero, Los Patita de Perro no ofrecerán funciones, pues hacen preparativos para sus giras. Pero un disco como éste bien puede ser un gran regalo de Reyes. Para darles seguimiento, está la página www.patitadeperro.com (recomendaciones de conciertos para adultos, del 4 al 10 de enero: www.patipenaloza.blogspot.com).

Twitter: patipenaloza