Cultura
Ver día anteriorDomingo 13 de enero de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El recinto cerró 2012 con la renovación de la sala Toltecas y un aumento de visitantes de 20%

El 50 aniversario del MNA, prioridad del ciclo que inicia

Uno de los propósitos de la directiva será propiciar una visión distinta para la exhibición de culturas vivas: conjuntar pasado y presente, expuso la titular Diana Magaloni

Darán a conocer el catálogo en línea de las 17 mil 487 piezas en exposición, adelantó la funcionaria

Foto
En el sexenio que recientemente concluyó se realizaron 82 exposiciones. En la imagen se muestra la entrada a la exhibición La sociedad y el tiempo mayaFoto Carlos Ramos Mamahua
Foto
La sala Toltecas cambió su nombre a Los toltecas y el epiclásico. A esta área corresponden las imágenesFoto Carlos Ramos Mamahua
Ericka Montaño Garfias
 
Periódico La Jornada
Domingo 13 de enero de 2013, p. 2

Con dos exposiciones temporales, la renovación de la sala Toltecas, que cambió su nombre a Los toltecas y el epiclásico, y la planeación de los festejos por su aniversario 50 que se celebrará en 2014, el Museo Nacional de Antropología cerró 2012 con un aumento de 20 por ciento en el número de visitantes. La cifra es de 2 millones 100 mil visitantes, de acuerdo con estimaciones de la directora del recinto Diana Magaloni, quien adelantó a este diario que en breve se dará a conocer el catálogo en línea de las 17 mil 487 piezas en exhibición.

En el Museo Nacional de Antropología (MNA) se pueden ver, además de las exposiciones permanentes, las muestras temporales La sociedad y el tiempo maya y Liturgia de las piedras en los horarios normales del recinto, ubicado en Reforma y Gandhi. Ambas permanecerán hasta febrero.

La primera fue programada para coincidir con el tema de los mayas y el fin del mundo que dominó los meses previos al 21 de diciembre, con el propósito de mostrar lo que significa el tiempo para ese pueblo originario. No el fin del mundo, sino una fecha de celebración. Hasta mediados de diciembre había sido visitada por más de 75 mil personas desde su inauguración el pasado 23 de noviembre.

Liturgia de las piedras es un diálogo entre lo contemporáneo y lo antiguo; son piezas del artista español Alberto Bañuelos, quien tiene obras en muchas ciudades importantes y trabaja la piedra; tiene una relación con el material y las técnicas que de verdad lo acercan con los grandes escultores olmecas o mexicas; trabaja cortando él mismo las piedras, yendo a las canteras y encontrando la forma en el mismo material. Esta sacralización de la forma y del material que hace parte de la tradición, se queda hasta febrero; ha tenido bastante éxito, sí hace que el mundo contemporáneo y el arte mesoamericano se pueda mirar desde el punto de vista artístico, no tiene que tener un contenido antropológico, es artístico, explica Magaloni en entrevista.

La liturgia de las piedras ha recibido más de 66 mil visitantes también desde el 23 de noviembre y hasta mediados de diciembre.

Una vez que terminen, en febrero, tendremos tiempo de arrancar otros proyectos. Como las exposiciones sí son de una administración, ahora se comienzan a planear otras.

En el sexenio que acaba de concluir se realizaron 82 muestras con un total de 10 millones 282 mil visitantes. Tan sólo este año se exhibieron Cuerpo y belleza (que se inició en noviembre de 2011), Jade, Samurai, La sociedad y el tiempo maya, Yumanos y Liturgia de las piedras.

En los ocho años anteriores, el promedio anual de visitantes era de un millón 500 mil, pero a partir de 2009 el plan fue aumentar el número de visitantes, porque ello quiere decir que se está atendiendo a públicos diversos, añadió la funcionaria, quien asumió la dirección del MNA ese año.

Para ello se creó la página de Internet del museo, se emplearon las redes sociales y se involucró a los pueblos originarios que habitan actualmente el país. Un proyecto a futuro debe de ser visualizar de manera distinta la exhibición de culturas vivas; además en el mundo entero se está haciendo diferente. En Nueva Zelanda, por ejemplo, están interpretando su catálogo las comunidades; es decir, hay dos interpretaciones: la de las comunidades y la de los estudiosos.

Este año, además se concluyó el proyecto de catalogación digital de las piezas exhibidas. Todo comienza con el arqueo, “abrir cada vitrina y confirmar que cada pieza tenga un número y que sea igual al que estaba en tu lista. No había fotografías, así que lo más importante que logramos hacer fue el proyecto de digitalización y pasar a un lenguaje digital de alta calidad con 24 tomas por pieza cada obra exhibida en las salas de arqueología.

“Revisamos la lista de cosas, constituimos una base de datos y ya están las piezas fotografiadas, inventariadas, corregidas y no sólo eso: tuvimos una oportunidad importante porque el INAH hizo un esfuerzo titánico de cuatro años para acá de hacer que todos esos números que tienen los museos y zonas arqueológicas se convirtieran en un registro legal. Eso es importantísimo, porque es del Estado mexicano, del pueblo de México.

Eso permite el control de las colecciones; es muy difícil robar una pieza inventariada y descrita así. Eso es lo primero que un Estado debe hacer con sus colecciones. Las piezas están inventariadas, registradas y fotografiadas, y ya están en el Registro Público de la Propiedad.

El siguiente paso es hacer lo mismo con las 126 mil piezas que se encuentran en bodega, “colecciones en buena medida desconocidas, porque tenemos muchas de excavaciones que nos dejan en cajas, o recuperaciones; además tenemos muchas donaciones.

Están inventariadas en una lista de Excel y fotografiadas, pero no es una base de datos. Cada una tiene número, fotografía y un lugar, y se puede buscar cualquier pieza y encontrarla en cualquier momento, pero es muy distinto a hacer una base de datos con el estudio de los curadores, de los contextos arqueológicos.

Será en este mes cuando se convoque a los medios de comunicación para dar a conocer el catálogo en línea, similar al que tienen museos como el Louvre, “en el que puedes ver la Mona Lisa, su historia, su restauración, etcétera. En el del MNA el diseñador hizo un trabajo importante al darle dramatismo, como si estuvieran iluminadas las piezas. El sitio tiene contrastes blanco y negro; cada sala tiene un color, textura.

Otra cosa importante fue subir el nivel de información: si le haces clic tienes puedes desde elegir desde el de estudiante hasta el de investigador.

La inversión en este proyecto fue de 3 millones de pesos, reunidos mediante el patronato y una cena de gala con el cantante Fernando de la Mora.

–¿Qué se tiene preparado para 2013?

–Estamos pensando una exposición importante y una serie de actos por los 50 años del museo, que este año cumplió 48.

“En esta exposición que debemos –en esta nueva visión del museo de atención a los pueblos indígenas– conjuntar el presente y el pasado indígena. Esto sería para 2014; es que las exposiciones se planean con tiempo, tendríamos como una lista de muestras que podrían venir en reciprocidad y que estaría en la Coordinación de Museos; más o menos tenemos cuatro exposiciones, dos pequeñas y dos grandes. Ahorita arranca todo un nuevo ciclo, donde contemplamos la conmemoración por los 50 años del recinto con una importante exposición.”