Opinión
Ver día anteriorDomingo 13 de enero de 2013Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Debemos trazar el camino para Pemex
Antonio Gershenson
L

os funcionarios del gobierno –hemos señalado– no tienen un camino para Pemex. Hablan en lo general de que se abra el camino a las empresas privadas a que tengan una parte en Pemex. No saben en concreto qué hacer. El hecho es que, si nos atenemos a los dichos oficiales, no saben hasta el momento qué hacer.

Lo más reciente, después se había dejado para el año próximo –que ya es el actual–; ahora se habla de dejarse la cuestión de la energía para el segundo semestre. Y una arma importante de los partidarios de que Pemex salga adelante y con sus propios recursos es seguir la discusión y la información sobre Pemex –y también sobre la CFE– sobre el camino correcto, sobre lo que sí hay que hacer.

Vamos a tratar de mostrar de que sí se puede con Pemex, a pesar de todo. Se había dejado de lado a la Región Sur y, después de un máximo en 2010 y 2011, declinó el año pasado en su producción. Pero empieza a haber recuperación, por ejemplo con el pozo Pareto, que empezó a operar en 2011, con 4 mil barriles diarios de crudo superligero, 43 grados API, igualando la calidad de los mejores de Tsimin y Xux.

En la Región Sur, en la Litoral de Tabasco y en especial los pozos Tsimin y Xux, nos hemos encontrado que las nuevas reservas probadas han sido, con mucho, las mayores de cada uno de tres años, dejando muy atrás a las de gas: de Burgos (que es lo que produce) y a sus siete trasnacionales que las tiene consignadas por 15 o 20 años. Empezamos en el año 2008.

En 2008, las reservas probadas nuevas totales fueron de 592 miles de millones de pies cúbicos (mmpc). Sólo Tsimin tuvo 374 de las mismas, 63 por ciento del total nacional. En cambio, todo Burgos tuvo 40.7 mmpc, 7 por ciento del total.

En 2009, las mencionadas probadas reservas totales fueron 566 mmpc. Sólo Xux tuvo 312 mmpc, 55 por ciento del total nacional. Y Burgos tuvo 58.6 mmpc, 10 por ciento del total nacional.

En 2010, esas reservas totales fueron de 455.7 mmpc. Sólo Tsimin, con más reservas, 248 mmpc, son 54 por ciento del total de gas. En este año tiene también una dosis de nuevo crudo, super ligero, 43 grados API. Y Burgos tuvo reservas por 20.2 mmpc, 4 por ciento del total del gas.

En 2011, hay varios nuevos sitios en Litoral de Tabasco, y otro, Pareto, en la Región Sur, con 45.9 mmpc. En el Litoral están Hochki con 9.2, Kinbe (cerca de Tsimin, y conectado con él) con 19.2, y Xanab con 3.4 mmpc. La suma es de 77.7 mmpc. Las reservas totales fueron de 165.4 mmpc, y sumándole Pareto resultan 47 por ciento del total. Las reservas de Burgos fueron de 18.9 mmpc, 11 por ciento del total.

Por otro lado, en dos sitios de la Ku-Maloob-Zaap (KMZ), vecino de Cantarell, hubo nuevos yacimientos, pero súper pesados, 12 grados API ambos. Como referencia, el crudo pesado de Cantarell es 21.3 grados API, lo que se llama crudo pesado normal. Cómo estarán los súper pesados de 12 grados: les deben mezclar crudo ligero o algo así para usarlos.

En cambio, entre los yacimientos mencionados de crudo hay varios altísimos, los mencionados de 43 grados API, y Kinbe con 37 grados API.

En pocas palabras, Burgos cuesta a Pemex un dineral, pero sus aportaciones en reservas probadas de gas natural son mínimas. La áreas del mar cercanas a la orilla de Tabasco, y algunas otras de tierra, son las que más han aportado en reservas probadas, a pesar de que apenas empiezan a producir.

Esto es lo que beneficia a Pemex, no la entrega por 15 o 20 años a trasnacionales como Burgos. No sólo es mucho menos productivo en reservas probadas, sino que su producción, como la de su baja en la producción de gas natural de mil 515 millones de pies cúbicos diarios en 2009 a mil 197 millones a 2012, o sea, una reducción de 21 por ciento en tres años, todo esto en Burgos.

Los siguientes escenarios que presenta en septiembre en un escrito en inglés la dirección de Pemex muestran su propuesta; entre otras, incluye:

Escenarios a continuación:

–Transformar a Pemex en una entidad independiente.

Recuperación financiera.

Gobierno cooperativo.

Pemex excluido del presupuesto.

Bonos a los ciudadanos.

–Transformar a Pemex en una empresa:

Eliminar el control estatal (cambios al artículo 28).

Posibilidad de formar alianzas estratégicas.

–Una industria gobernada por concesión de políticas.

Eliminación de área estratégica (cambios al artículo 27).

Pemex sujeto a las leyes comerciales.

Operación sobre el esquema de concesiones.

Mercado abierto para los productos finales.

Los funcionarios autores de esto dicen al final que eso sería la reforma de la industria del petróleo.

Debemos seguir adelante con el impulso de Pemex en los términos señalados, y no con estos cambios a la Constitución y privatización que tan pésimos resultados ha dado, por ejemplo, en Burgos.